La pesadilla de Til Til: afectados por industrias contaminantes

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

En 653 kilómetros cuadrados de superficie, los habitantes de la comuna viven rodeados de vertederos, dos relaves mineros, industrias contaminantes, una planta de cerdos, la cárcel de Punta Peuco y, como si fuera poco, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana aprobó por unanimidad la instalación de una planta de tratamiento de residuos industriales, que sería uno de los más grande de Chile.

Esta es una comuna de cerca de 16 mil habitantes, ubicada al norte de la Región Metropolitana. Fue en esas tierras, en un sector llamado la Cancha del Gato a orillas del río Lampa, que el revolucionario Manuel Rodríguez murió en mayo de 1818. A cuatro kilómetros del centro de Til Til, se encuentra el monumento a este prócer chileno.

Conocida por la producción de tunas, aceitunas, uvas y duraznos, esta comuna es integrada por las localidades de Rungue, Montenegro, Huertos Familiares, Polpaico, Caleu, Punta Peuco y Til Til.

En diciembre pasado, la Comisión de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana aprobó por unanimidad la instalación de una planta de tratamiento de residuos industriales, que sería uno de los más grande de Chile. Y esto viene a sumarse a los ya molestos vertederos, dos relaves mineros, industrias contaminantes, una planta de cerdos y la cárcel de Punta Peuco. 

El alcalde de Til Til, Nelson Orellana demuestra su oposición ante la aprobación del nuevo recinto.

“Es una decepción tremenda con las autoridades regionales y con la intendencia, ya que el compromiso de generar un “Plan Til Til” nace desde el gobierno regional, desde la intendencia para compensar y mitigar todos los daños ambientales que tenía Til Til históricamente y más que un plan de mitigación nos encontramos con la aprobación de una planta que va a complicar más que todas las que tenemos anteriormente en la comuna”.

La planta de residuos estaría ubicado a tres kilómetros del pueblo de Rungue y a un kilómetro hacia el interior desde la carretera 5 norte. Además, tendría una superficie de 43 hectáreas, una vida útil de 30 años y una capacidad de almacenamiento de tres millones de metros cúbicos.

“En Montenegro y Rungue, hay malos olores y muchas moscas. En Til Til centro no tenemos los problemas de los olores, hay harta moscas pero aún no tenemos eso del olor. Tenemos miedo de que eso pase y de que se nos contaminen las aguas. Si ya lo están, no hay nada que hacer. Eso no tiene remedio y hay que esperar no se cuantos años para que se limpie”.

Esta es la realidad que viven los habitantes según cuenta Gonzalo Herrera, vecino y agricultor de la comuna.

“Nosotros tenemos vientos fuertes en las tardes por una cuestión de geografía con la pre cordillera de la costa y con los relaves mineros se levantan la polución que no sabemos si estamos respirando arsénico, plomo o qué materiales pesados están en el aire y el Estado de este país no se ha preocupado de levantar un estudio científico frente a esto”, explica el alcalde.

La sequía ha golpeado sin tregua al sector y a la agricultura en los últimos años.

Diariamente pasan más de 20 ferrocarriles con basura. Se calcula que son cerca de mil toneladas que se lleva al día a los vertederos del sector. “Toda esta basura que va llegando va afectando no solo en la calidad de vida sino afecta en el tema de las aguas”, comenta el agricultor.

“La gente tiene una percepción muy depresiva del tema. Sienten que las acciones que se emprenden no tienen resultados. Eso va dañando el autoestima de las personas y finalmente la salud mental de las personas. Genera una ‘depre’ general. La gente está muy molesta, llevamos 20 años con puras malas noticias”.

Ante las posibles consecuencias que pueda tener en la población, el edil de Til Til señala que si hay un registro científico que demuestre que no tiene ningún niño enfermo por temas respiratorios va a creer porque “hay un papel que me lo está diciendo”.

“Creo que muchos niños están enfermos, que muchos adultos mayores mueren producto de enfermedades de tema ambientales”.

“Los vecinos me dicen ‘¿qué más alcalde? ¿qué más esperamos?’. Han perdido la esperanza en todo”, concluye.

Fuente: La Tercera