Coordinadora Ni Una Menos Temuko: ¡Reivindiquemos nuestro 8 de Marzo Compañeras!

Comunicado 8 De Marzo

Coordinadora Ni Una Menos Temuko

La Coordinadora NI UNA MENOS de Temuco, convoca a una manifestación para conmemorar un nuevo 8 de marzo a las 18 hs. en la Plaza Teodoro Schmidt de nuestra ciudad y se suma al paro internacional de mujeres.

¡Reivindiquemos nuestro 8 de Marzo Compañeras!

Hoy, nos reunimos para conmemorar y recordar la muerte de 129 mujeres trabajadoras textiles en huelga, asesinadas un 8 de marzo de 1857 en Nueva York, por el patrón que de la manera más brutal, provocando un incendio, quiso acabar con su justa lucha. Además de esta conmemoración, nos reconocemos también enfrentando un contexto distinto en nuestro país y el mundo. La violencia contra las mujeres ha marcado la pauta a nivel local y latinoamericano, los asesinatos, violaciones, golpes y un sinfín de formas de violentarnos, se han hecho hoy más evidentes y han estado en la palestra comunicacional, que impulsa a un histórico llamado a PARO internacional de mujeres que sucederá en más de 30 países alrededor del mundo. En Temuco no nos restamos dicho proceso, y convocamos a una pausa laboral reflexiva en todos nuestros centros de trabajo, teniendo como horizonte poder concretar en un futuro próximo, una paralización de mujeres total y masiva.

Este día 8 de marzo, recordamos a Florencia, recordamos a Nabila, recordamos a Antonia, Recordamos a la mujer violada por un carabinero dentro de una comisaría en La Serena, recordamos a todas las compañeras, víctimas de violencia en su trabajo, de discriminación salarial y en las pensiones, en los planes de isapre y salud, solo por ser mujeres, por ser madres, por ser pobres, por ser mapuche, por ser trabajadoras,

Recordamos que el modelo patriarcal capitalista violenta doble o triplemente a las mujeres que viven en este territorio, desvalorizando el trabajo de la mujer indígena, persiguiendo y encarcelando a quienes lo defienden, como ha ocurrido con la machi Francisca Linconao y Lorenza Cayuan, o afectando duramente las vidas de muchas mujeres mapuche que deben sacar adelante sus familias mientras sus compañeros son encarcelados como presos políticos. Recordamos también a Macarena Valdés, reconocido caso de femicidio empresarial, cuyos detalles y culpables de se encuentran aún sin dilucidar.

A la fecha en nuestro país se registran 11 femicidios consumados y  17 femicidios frustrados y un suicidio femicida, de la mano de la incompetencia y pasividad, de un gobierno, dirigido por una mujer que no representa los intereses de la mayoría de las mujeres de nuestro país, sino más bien de los y las poderosos.

Recordamos y gritamos que el trabajo doméstico es trabajo, aunque no remunerado, y que las “dueñas de casa” no somos sino trabajadoras del hogar, encargadas de reproducir la vida, muchas veces bajo una maternidad obligatoria, criar nuevos hijos, alimentar a compañeros que salen a trabajar, como un rol casi natural y exclusivo de las mujeres, cuando dichas tareas pueden y deben ser compartidas y colectivizadas. Queremos y podemos salir a trabajar fuera de la casa, pero con los mismos derechos que nuestros compañeros, con mismos sueldos, las mismas pensiones y sin ser víctimas de una forzada doble jornada laboral, teniendo que cargar con las tareas de la casa y crianza obligatoriamente.

Conmemoramos este día de la mujer, pero particularmente de las mujeres trabajadoras, dentro o fuera de casa, de las mujeres pobres, de las cuidadoras de hijos o familiares enfermos. Porque representamos alrededor del 45 % de la fuerza de trabajo en nuestro país, el 56% en el sector público y en la salud alrededor del 73%.

Reconocemos entre nuestras demandas: – Fin a todos los tipos de violencia en el trabajo y fuera de él, al acoso laboral y sexual. – El fin a la discriminación salarial y cualquier tipo de discriminación laboral. – La creación de un nuevo sistema de pensiones, solidario, que deje de discriminar a las mujeres. – El acceso a educación sexual y reproductiva, al derecho a abortar en el hospital o en casa, pero sin temor a ser perseguidas moralmente o encarceladas por decidir acerca de nuestros cuerpos.

Sabemos que mejorar nuestro futuro depende de nuestra organización y acción; dentro de nuestros espacios laborales, sindicatos, juntas de vecinos, organizaciones de mujeres, etc. Creemos en nuestra capacidad de generar un movimiento de mujeres que construya un futuro mejor para nuestras hijas, libre de todo tipo de violencias.

Es por esto que las mujeres damos inicio a las movilizaciones del año diciendo claramente que solo es nuestro primer paso, seguiremos atentas movilizadas y en lucha,  por una sociedad donde mujeres y hombres seamos libres e iguales en derechos.

¡Si nuestra vida no vale, produzcan sin nosotras! Temuko Marzo 2017