Avanzando hacia la recuperación del agua y los territorios para los Pueblos de Chile

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

Con una marcha multidudinaria y un profundo proceso participativo se desarrolló el V Encuentro por la Defensa del Agua y los Territorios en Concepción el 22 y 23 de abril. La Región del Biobío fue sede este año del Movimiento por el Agua y los Territorios buscando visibilizar las problemáticas que atraviesan las comunidades territoriales de lazona donde toman especial relevancia los incendios y el modelo forestal, además de megaproyectos energéticos como Octopus dentro los conflictos más contingentes.

Por Comité Bulnes sin termoeléctrica

Día Mundial de la Tierra y delegaciones a lo largo y ancho de Chile confluyen representando alrededor de doscientas organizaciones que como una sola corriente convergen en Concepción a través del Movimiento por el Agua y los Territorios (MAT). Tras la participación grupal en la Universidad de Concepción, una marea de gente inundó las calles del centro de la capital de la Región del Biobío con alrededor 5 mil personas que marcharon pasado el mediodía del 22 de abril.

La manifestación culminó en Tribunales de Justicia con una feria de organizaciones sociales y acto cultural que coronó lo que fue el primer día del hito organizacional que fue el V Encuentro y Marcha Plurinacional por la Defensa del Agua y los Territorios. Edinson Neira, vocero de la Coordinadora Penco-Lirquén que se opone al proyecto conocido en la comunidad como Octopus, que se ha transformado en una de los conflictos relevantes de la región. El dirigente considera que más importante que la marcha “es la oportunidad de encontrarnos y articularnos como movimientos territoriales, como movimientos ambientales y así generar un programa común, una orgánica común” recalca Neira, que también fue responsable de alojar una delegación de dirigentes en Lirquén de las organizaciones del MAT que participaron en las actividades del día siguiente.

En la Escuela Patricio Lynch de Lirquén, y a pocos kilómetros de donde pretende instalarse el Terminal GNL Penco-Lirquén, continuaron las discusiones que apuntaban a afinar la orgánica, los principios, la agenda y el programa que articula el MAT. Posteriormente, fue momento de rogar a la Ñuke Mapu (Madre Tierra en mapudungún) y recargarse del newen (fuerza y energía) en la playa La Cata, a través de una ceremonia en el rewe (sitio ceremonial y sagrado) de la comunidad lafkenche Koñintu Lakfen Mapu, que se vería directamente afectada ya que el gasoducto del proyecto pasaría por el sitio sagrado.

Las lamgen (hermanas en mapudungún) oraron en compañía de Jorge Hueque delParlamento Koz Koz, que lleva diez años convergiendo junto a comunidades mapuches en defensa del territorio de Panguipulli y el Wallmapu (nación mapuche). Asimismo, Alfredo Seguel del colectivo comunicacional mapuche Mapuexpress, hizo un llamado a integrar dentro del vocabulario del movimiento el mapudungún para la defensa no sólo material sino que también espiritual del territorio.

Mientras tanto en la escuela, el espacio de síntesis participativa decantó en una agenda que busca posicionar las demandas y problemáticas de las comunidades en conflicto a a nivel nacional.

Para concluir el diálogo y proceso de retroalimentación de las organizaciones es que se compartieron mariscos preparados por trabajadores de Barrio Chino de Lirquén, unos de los polos gastronómicos que se vería afectado de instalarse el puerto de GNL que afectaría todo el ecosistema de la que subsisten los pobladores del barrio. Todo esto fue acompañado del teatro callejero del colectivo La Intrusa, mientras el artista Luis Henríquez, más conocido como Mico, finalizaba un mural en la plaza de Lirquén contra el Terminal GNL Penco-Lirquén. “La idea de pintar este mural es justamente que entre todos de manera colectiva y participativa podamos dejar un testimonio también a la comunidad de nuestras luchas y demandas” destacó Mico que vino de Santiago a aportar con su arte a este punto de inflexión del movimiento que no fue cubierto por ningún medio de comunicación tradicional.

Por ahora sólo queda esperar la próxima jornada a realizarse en agosto además del impulso que se le va a dar a la agenda nacional del MAT que gota a gota acumula la fuerza del caudal que chorrea la esperanza de un mejor horizonte para las comunidades del país que actualmente se ven amenazadas por el despojo territorial.

VER TAMBIÉN