Puelmapu: Ivana Huenelaf se refiere a la violencia estatal – empresarial contra el Pueblo Mapuche

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Ivana Huenelaf ha vivido en carne propia la violencia estatal – empresarial en Puelmapu, Argentina. Asimismo,  ha conocido de cerca la situación de violencia y persecución en Chile contra personas mapuche.

A continuación, video entrevista de Huerquen, comunicación en Colectivo, registro realizado recientemente en Buenos Aires y en seguida, nota que acompaña el registro.

VER VIDEO

https://youtu.be/LzbYGYCoNiU

Ivana Hunelaf, madre de 6 hijos, abuela de 5 nietos.

Se gana la vida haciendo alfajores y panes caseros que vende orgullosa en el Bolsón. Dice que le gusta vivir allí, que hay gente linda por todos lados, que la vida es muy comunitaria, que sobrevive el principio primordial de la solidaridad para establecer vínculos y amistades.

A veces lo veía pasar a Santiago Maldonado, cruzando la calle, pasando por la puerta de su casa, a escasos metros del río.

En los ojos de Ivana vibra la felicidad de saberse buena, justa, digna y luchadora.

El 10 de Enero de 2017 tras el allanamiento al Lof en Resistencia Cushamen, decidió solidarizarse con sus hermanas y hermanos ¿cómo no hacerlo? Las niñas y niños quedaron abandonadxs en el territorio. Tanto ella, como muchas otras personas decidieron ayudar. Hasta organizaron una colecta para llevar cosas de utilidad.

Es incríble cuando el amor vence al miedo, como quedó demostrado entre los días 1 y 4 de marzo, cuando Ivana se acercó a la Ciudad de Buenos Aires, ese bicho raro y gigante. Fue invitada para dar testimonio de su caso en el Encuentro de Mujeres Feministas del Abya Yala, motivado por los dos años del asesinato de Bérta Cáceres y por el 8 de marzo.

En la calle se hace saber que la injusticia no tiene lugar en la gente de la tierra. Quedó demostrado en el día de ayer, con las miles de compañeras que pararon para ejercer el derecho a la libertad.

El caso de Ivana es un ejemplo más de la institucionalización de la violencia total: es patriarcado, es racismo, es capitalismo. Ivana también es peligrosa porque es libre.

Ojalá este testimonio nos ayude a abrirnos más a lo que está en juego. Somos muchxs quienes queremos un mejor habitat para vivir. Mientras tanto, el enemigo: de acá y del otro lado de la cordillera, el mismo andamiaje de montajes y calumnias.

Es hermoso cuando el amor se sobrepone a la mentira cómplice del poder.

A Ivana la inculpan de terrorista y de cabecilla del RAM. No sabe armar molotov, no sabe cargar una ithaca. Ella hace alfajores y panes caceros.

Cruzó del otro lado de la cordillera para solidarizarse con la Machi Francisca Linconao, injustamente presa por un caso del que no tuvo nada que ver, al igual que otros 10 comuneros mapuche. A la Machi no la encarcelaron por terrorista, la encarcelaron por haber ganado un jucio a las forestales que despojan el territorio, matan la biodiversidad, envenenan las aguas y los suelos. La encarcelaron por mujer, indígena, líder espiritual y por haber ganado con las reglas del juego leguleyo (a esto últimio le tienen particular miedo). El juicio que realizó Linconao generó jurisprudencia y ganó por la aplicación del convenio 169 de la OIT. Un año después de ganado el juicio, la incriminan por terrorista, tomando como fundamento al testimonio de un joven que fue amenazado para declarar contra Linconao. El 25 de octubre pasado la Machi y los diez comuneros fueron absultos por flata de pruebas.

Hay muchos casos como el anterior en manos del estado chileno. Recientemente, el caso de la Operación Huracán (rápidamente desmontado por lo trucho del montaje) se agrega a la lista. Prisiones preventivas que duran años, juicios aletargados, pruebas adulteradas. Ante los ojos de todas y todos, no es casual lo que estamos viviendo. En argentina y en chile, la violencia y la injusticia se hermanan para defender intereses extractivistas. Pretenden debilitarnos atacando a quienes corporizan con mayor intensidad la reinvidicación y la evidencia de una alternativa diferente: las mujeres.

Arriba las que luchan!

Absolución para Ivana Huenelaf!