Repudio internacional por asesinato en Brasil de Marielle Franco

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Conmoción y repudio internacional ha causado el asesinato de la concejala brasileña y activista de los derechos humanos Marielle Franco, lo que ha generado la movilización de  miles de manifestantes en las principales ciudades de Brasil y actos de protestas en numerosos países.

Marielle Franco (38 años ) estaba en el asiento de atrás de un coche cuando recibió cuatro tiros en la cabeza la noche del miércoles. La mujer  murió en el acto al igual que el conductor del vehículo que recibió tres disparos en la espalda. La asesora de prensa de la concejal fue la única superviviente del ataque.

El asesinato selectivo de Marielle Franco, conocida por denunciar los abusos y las ejecuciones extrajudiciales de la policía, es un hecho repugnante, que debe ser investigado exhaustivamente, ha manifestado Amnistía Internacional hoy.

“Este hecho espeluznante es un ejemplo más de los peligros a que se enfrentan las defensoras y los defensores de los derechos humanos en Brasil. Como miembro de la Comisión de Derechos Humanos del estado de Río de Janeiro, Marielle se esforzaba sin descanso por defender los derechos de las mujeres negras y de la juventud de la favelas y otras comunidades marginadas”, ha explicado Jurema Werneck, directora de Amnistía Internacional para Brasil.

“Las autoridades brasileñas deben garantizar con prontitud una investigación exhaustiva e imparcial sobre este trágico homicidio. El Estado debe proteger a los testigos y supervivientes, determinar el motivo del asesinato de Marielle y poner a los culpables a disposición judicial. El gobierno no puede cruzarse de brazos y dejar que se mate a las defensoras y defensores de los derechos humanos con impunidad.”

En 2016, Marielle fue elegida concejala de la ciudad de Río de Janeiro. Hace dos semanas la nombraron relatora de una comisión especial creada por el ayuntamiento para hacer seguimiento de la constante intervención federal en Río de Janeiro y de la militarización de la seguridad pública.