[Comunicado público] Comunidades Pewenche de Icalma rechazan Plan Araucanía

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

El lago Icalma es uno de los pocos lugares no intervenidos por el supuesto “avance y progreso” que quiere el estado para los pueblos indígenas y que no necesariamente representa la visión que tiene nuestro pueblo Mapuche Pewenche como progreso, por lo cual defenderemos nuestro territorio, nuestros recursos naturales y toda la biodiversidad que habita el territorio, tanto de las personas, como espíritus que habitan el mismo.

COMUNICADO PÚBLICO TERRITORIO ICALMA

A la opinión pública Al pueblo Mapuche, Al pueblo Chileno,

A los defensores de la naturaleza y espacios sagrados.

Ante la vulneración de nuestros derechos ancestrales y de nuestro territorio por parte del Estado de Chile a través de la ejecución del Plan

Impulso Araucanía, liderado por el Ministerio de Obras Públicas, el cual se ha realizado sin la consulta previa dispuesta para tal efecto en el Convenio 169 de la OIT, amenazando con esto nuestro borde costero y centro ceremonial y cultural mapuche, los miembros de las comunidades y organizaciones del territorio Pewenche de Icalma declaramos lo siguiente:

KIÑE: Que ante la amenaza y desinformación por parte del estado Chileno y su institucionalidad respecto a proyectos que pretenden emplazarse en nuestro ancestral territorio pewenche, nos hemos reunido desde distintas comunidades y organizaciones a fin de conocer en profundidad el Plan Impulso Araucanía, el cual contempla intervenir el borde costero del Lago Icalma, a fin de potenciar el turismo en la zona.

EPU: Que dicho proyecto desde el año 2015 liderado por el ministerio de obras públicas a través de la dirección de obras portuarias, ha tomado la atribución absolutamente arbitraria y contraria a derecho de realizar obras para un supuesto progreso, a fin de potenciar el turismo y comercio, sin contemplar que dichas obras atravesaran el único espacio utilizado para fines ceremoniales, comerciales y culturales, esto es nuestro nguillatuwe y paliwe.

KÜLA: Que esta vulneración en nuestros derechos ha consistido en no consultar la opinión y voz de todos los miembros de las 14 comunidades y organizaciones del territorio de Icalma, como también de sus Longkos y Machis del territorio, transgrediendo con este actuar el respeto de nuestras máximas autoridades ancestrales. La dirección de obras portuarias solo realizó una serie de reuniones lideradas por la dirección de obras portuarias, con un estándar de participación que en nada se asemeja a los estándares de consulta que debiesen imperar hoy para nosotros como Pewenche, según dispone el convenio 169 de la OIT.

MELI: Que por lo anterior, como pewenches y protectores de este patrimonio natural, lucharemos porque nuestro territorio, nuestros pewen y espíritus de la naturaleza no sean intervenidos con el cemento del progreso y maquinarias que el estado Chileno quiere imponernos en el borde costero de nuestro lafken Icalma, a fin de hacer de nuestro hogar un lugar supuestamente más desarrollado.

KECHU: Que el día de hoy hacemos un llamado a nuestros hermanos Pewenche y Mapuche de los distintos territorios, a nuestros hermanos del pueblo Chileno y grupos de solidaridad internacional a unirse y a estar atentos a la defensa que emprendimos como pewenche por nuestro lago, nuestras araucarias, nuestros lawen y recursos naturales.

KAYU: No permitiremos que 1.300 metros del borde costero de nuestro lago, que ha sido protegido y custodiado por nuestros ancestros desde tiempos inmemorables sea intervenido solo para fines turísticos y comerciales, sin considerar la voz de nuestros Longkos y de nuestras máximas autoridades tradicionales presentes en nuestro territorio.

El lago Icalma es uno de los pocos lugares no intervenidos por el supuesto “avance y progreso” que quiere el estado para los pueblos indígenas y que no necesariamente representa la visión que tiene nuestro pueblo Mapuche Pewenche como progreso, por lo cual defenderemos nuestro territorio, nuestros recursos naturales y toda la biodiversidad que habita el territorio, tanto de las personas, como espíritus que habitan el mismo.

¡PETU  INKAIÑ  TAIÑ   LAFKEN!

Fuente: SIC Noticias