Versiones encontradas marcan inicio de juicio por caso Hernández Huentecol

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

[Radio U. de Chile] Inconsistencias en las versiones marcaron la primera jornada del juicio oral en contra del carabinero Cristián Rivera, por haber disparado en contra del menor Brandon Hernández en diciembre de 2016. Las versiones de los abogados defensores no calzan con las del acusado. En Santiago, mientras tanto, organizaciones sociales se reunieron para prestar apoyo a la familia del joven de 17 años.

Este miércoles, en el Tribunal Oral de la comuna de Collipulli, se dio inicio al juicio en contra del sargento segundo de Carabineros, Cristián Rivera Silva, formalizado por haber disparado por la espalda al joven de 17 años, Brandon Hernández Huentecol, quien fue baleado con más de 150 perdigones en la comunidad de Curaco, en la región de La Araucanía.

La audiencia comenzó este miércoles a las 10.30 de la mañana con los alegatos de apertura de las partes involucradas, entre los que están como querellantes, el Ministerio Público, el Instituto Nacional de Derechos Humanos y los abogados de la familia. Fueron éstos últimos quienes se percataron de una inconsistencia entre las versiones de los abogados defensores y la versión de Rivera Silva. Sergio Millaman, abogado de la familia Hernández Huentecol, explicó esta contradicción entre las versiones.

“Su abogado defensor, en su alegato, habla de que justamente esto fue un accidente, pero que no fue negligencia, que la herida fue producto de un contacto. Dice que había un procedimiento policial y que previamente había sido agredido por el hermano de Brandon. Dice que se le había soltado la correa y que mientras arreglaba la correa, la pistola se disparó sola. Entonces, se desliga de la responsabilidad, pero asume que la escopeta que se disparó es la suya”, dijo el abogado de la familia Hernández.

Además, agregó que la versión del acusado no calzaba con ésta. “Pero, el imputado cuando hace uso de su derecho a hablar, explica otro elemento. Empieza a hablar de un tercer funcionario y señala que nunca sintió que su escopeta se disparó, que no sintió el ruido ni la vibración”, explicó Millaman.

En paralelo a la realización del juicio, organizaciones sociales se manifestaron en el frontis del Palacio de Tribunales de Santiago, exigiendo justicia para el joven mapuche y cárcel para el sargento segundo, el que está acusado del delito de apremios ilegítimos y cuasidelito de lesiones graves. Es esto último lo que las organizaciones esperan cambiar. Francisca Fernández, vocera de la coordinadora Justicia para Brandon, comentó los motivos de esta exigencia.

“Nosotras y nosotros no lo vemos como un caso de negligencia. Lo vemos claramente como una respuesta institucional constante que se tiene, de criminalización y hostigamiento, hacia las comunidades mapuche en Wallmapu. Nosotras y nosotros queremos ser muy enfáticos con eso. A Brandon Hernández Huentecol se le atacó en tanto habitante de una comunidad mapuche”, sostuvo Fernández.

A la manifestación también acudieron otras organizaciones a prestar su apoyo, como la Coordinadora Feminista 8 de Marzo. Su vocera, Alondra Carrillo, explicó de qué manera se hacen presentes en esta protesta.

“Nosotras estamos acá en un gesto de solidaridad con el llamado de Justicia Para Brandon y también porque sabemos que la institución de Carabineros de Chile es una que protege a los agresores cuando están en sus filas. Es una institución que está dispuesta a disponer de recursos para esa protección y así lo hemos visto también como feministas en otros casos”, dijo la vocera de la coordinadora feminista.

Recordemos que este hecho ocurrió el 18 de diciembre de 2016, tras un operativo realizado por Carabineros en la comunidad de Curaco, en el que el sargento segundo Cristian Rivera redujo al joven y le disparó con su escopeta por la espalda. Por esto, estuvo 45 días hospitalizado en Temuco y a la fecha, le han hecho 17 intervenciones quirúrgicas. Hoy todavía se mantienen alojados en su cuerpo alrededor de 80 perdigones, pero eso no impedirá que hoy se presente en el Tribunal Oral a dar su versión de los hechos.