Diez razones contra los cambios a la Ley Indígena. La tierra Mapuche no se vende

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Este 22 de mayo el gobierno dará inicio al proceso de consulta indìgena orientado a modificar la actual Ley Indígena 19.253.

La reforma a este cuerpo legal es parte de la agenda legislativa que en materia de pueblos originarios propuso el gobierno de Piñera en el marco del Plan Impulso Araucanìa presentado en Temuco en septiembre de 2018. Es en este contexto que el gobierno busca modificar la Ley 19.253, argumentando que requiere ser “mejorada y actualizada”, pero la trampa que hay detrás es que busca que las tierras indígenas puedan ser vendidas y arrendadas a las grandes empresas capitalistas y así cumplir con los objetivos económicos extractivistas que esconde el Plan Impulso Araucanía.

Este es un informe preparado por la organización Aukin

1.Porque los mapucheluchan por recuperar las tierras

Los últimos 25 años el movimiento mapuche ha desarrollado una política propia, autónoma, alejada de los partidos convencionales, que ha puesto como eje central de sus reivindicaciones la lucha por la tierra y avanzar en el control del territorio.

Tras el crimen de Camilo Catrillanca, en las provincias de Arauco y Malleco, hubo más de 70 recuperaciones territoriales que demuestran el sentir y la finalidad estratégica del pueblo mapuche.

Coherentes a este principio, no se puede permitir la venta o el arriendo de las tierras.

2.Porque los mapuche son gente de la tierra

El contacto con la tierra es cosa de existencia. Porque en la tierra conviven los ngen (dueños) y los espíritus de quienes habitan el territorio y de sus ancestros.

Los ngen permanecen en estos espacios territoriales (ríos, bosques, menokos), pero cuando estos lugares son destruidos por las grandes empresas, llámese forestales y/o hidroeléctricas, los ngen huyen o arrancan, destruyendo nuestra coexistencia.

3.Porque van a rematar los derechos de agua

El Gobierno, mediante el Plan Impulso, piensa rematar 3,5 millones de litros de agua “disponibles” en derechos que aún no han sido adquiridos, lo que supone continuar privatizando el recurso, vulnerando el derecho al agua de los pueblos.

4.Porque el proyecto de ley y la consulta indígena del gobierno vulneran el Convenio 169

El proceso ha fracasado a la hora de entregar la información de la consulta y de acordar una metodología adecuada, por lo que los pueblos no han podido analizar bien los temas consultados ni tomar decisiones informadas.

La consulta indígena en Chile no es vinculante ni considera instituciones representativas de los pueblos, tal como exige el Convenio 169 de la OIT ratificado por Chile.

De este modo, la consulta indígena es un simple acto formal, sin condiciones básicas de transparencia, por lo que resulta ilegítima.

5.Porque se ha presentado de manera engañosa ante las comunidades

El proceso de consulta se legitimó ante la prensa chilena destacando la participación de algunas organizaciones y dirigentes que no son representativos del mundo mapuche, creando una falsa sensación de participación inclusiva.

Para ello el gobierno ha mostrado el apoyo del Encuentro Nacional Mapuche (ENAMA), la fundación Aniceto Norin y la Confederación Económica Mapuche, engañando a la opinión pública al señalar que cuenta con el respaldo del pueblo mapuche. Pero eso es falso.

El rechazo al Plan Impulso y a la modificación de la Ley Indígena es mayoritaria en el pueblo mapuche.

6.Porque atenta contra la propiedad comunitaria de la tierra

El proyecto de ley indígena del Gobierno rompe con el principio de propiedad comunitaria del territorio, mercantilizando las tierras indígenas, porque permite arrendar por 25 años a las grandes empresas, permitiendo la subdivisión y loteo de las tierras indígenas.

7.Porque forma parte del Plan Impulso Araucanía

El Plan Impulso busca la reconversión económica de Wallmapu hacia el turismo, la energía y la agroindustria antes de 2026, para satisfacer los mercados asiáticos, considerando que la demanda de alimentos se duplicará de aquí al 2050.

Para ello, el Plan Impulso apunta a la modificación de la Ley Indígena 19.253 para que los mapuche, contrarios a su cosmovisión, puedan arrendar y/o enajenar sus tierras para los fines económicos neoliberales dictados desde la administración Piñera.

Además, considera la construcción de embalses para riego industrial y múltiples centrales hidroeléctricas, destruyendo el territorio donde se emplazan, lo que provocará la destrucción del territorio y la huida de los gnen.

8.Porque el Plan Impulso es IIRSA

IIRSA es una serie de proyectos de infraestructura que busca facilitar la extracción de recursos desde América Latina y el territorio mapuche, para ello considera la construcción de puentes, caminos, líneas de tren y represas con el objetivo de profundizar el saqueo de los recursos naturales desde el océano Atlántico y el Pacífico a los principales mercados del mundo.

Existen proyectos que se presentan como parte de la agenda del Plan Impulso y que a su vez, pertenecen a infraestructuras IIRSA como el desarrollo del corredor bioceánico entre Bahía Blanca (Argentina) y Lebu.

9.Porque traerá más represión a los territorios

No olvidemos que el Plan Impulso trajo consigo la creación del Comando Jungla que asesinó a Camilo Catrillanca en Temucuicui. Semanas antes, en Lautaro el mismo grupo atacó a Jorge Cayupan, dejándolo gravemente herido.

Cada vez que el estado chileno elabora políticas públicas para el Wallmapu, estas contemplan un incremento de las acciones orientadas a eliminar cualquier foco de resistencia para intentar asegurar las actividades productivas y extractivistas.

10.Porque no podemos permanecer indiferentes, el llamado es a movilizarse en todos los territorios y a participar en las convocatorias del 20 de mayo