Solidaridad con Comunidad Williche de Quellón amenazados por madereros ilegales

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

La Coordinadora de comunidades mapuche williche, Willi Lafken Weichán, formada por comunidades de las provincias de Chiloé, Llanquihue, Palena y Aysén, vienen en presentar la siguiente Declaración Pública ante los graves hechos ocurridos recientemente en el Territorio de Weketrumao en Quellón, y que han afectado al Lonko Fidel Raín, su familia y comunidad en general, hechos que constituyen delitos graves que deben ser esclarecidos.

Por lo anterior manifestamos nuestro más profundo rechazo e indignación por las graves agresiones y amenazas de muerte que sufrió al Lonko Fidel Raín del territorio Weketrumao, junto a su familia, el lunes 29 recién pasado.

Los hechos de violencia ocurridos ese 29 de julio, donde el Lonko junto a su esposa y dos comuneros más fueron cobardemente emboscados, retenidos y amenazados de muerte, por parte de un grupo de encapuchados, fue solo el detonante de un conflicto que se arrastra desde hace tiempo y donde la institucionalidad del Estado ha jugado un papel relevante, particularmente a través de CONADI, que ha orquestado un problema mayor, que se viene denunciando desde hace más de un año en Chiloé. Se trata de la devastación de miles de hectáreas de bosque nativo al amparo de comunidades indígenas serviles a los gobiernos de turno, y que por lo mismo gozan de entregas de tierras realizadas de manera irregular e inadecuada, y de la vista gorda por parte de los organismos fiscalizadores de la actividad maderera, como es el caso puntual de CONAF.

Acusamos la gestión negligente y clientelista de CONADI, que ha entregado tierras reivindicadas por varias comunidades solo a unas pocas, como en el caso de la comunidad Coihuin de Compu; y el de las tierras reivindicadas por la comunidad de Weketrumao, entregadas a la comunidad de Guaipulli, la que además no tenía ni posición ni derecho a esa parte del territorio, generando las bases de un conflicto que puede llegar a ser interminable. Estas dos comunidades, Coihuin de Compu y Guaipulli, forman parte del Consejo Mayor de Caciques y Comunidades de Chiloé, organización cuyos dirigentes en repetidas ocasiones han traicionado los ideales de defensa del territorio que defendieron los antiguos caciques y lonkos de Chiloé.

Denunciamos también el apoyo que el tanto el Ministerio de Desarrollo Social, a través de la SEREMI de Los Lagos, así como algunos políticos como la diputada local Jenny Álvarez (P.S), han dado a esta organización, en su iniciativa de ser reconocidos como pueblo ajeno a la nación mapuche, sin haber de por medio una consulta a las otras comunidades, que mayoritariamente rechazan esta idea que solo busca la división y el debilitamiento de nuestra fuerza como pueblo.

Por último, queremos denunciar el actuar negligente de CONAF, quien ha permitido la destrucción de miles de hectáreas de bosque nativo a vista y paciencia de todo Chiloé, cuestión que no se explica más que por tener estas comunidades manipuladas por el Estado, algún tipo de protección política que les permite pasar por encima de las normativas vigentes, normativas que con tanta fuerza les son aplicadas a otros campesinos y principalmente a comunidades indígenas que sí utilizan el bosque de manera racional y sostenible.

Expresamos todo nuestro apoyo al Lonko Raín y la Comunidad Autónoma del Fundo Weketrumao en su lucha por la defensa de su territorio y hábitat,  e instamos al gobierno a resolver la deuda histórica con la comunidades mapuche-hulliche de Chiloé de devolver las tierras usurpadas por el estado el año 1901, proteger la naturaleza y los bosques de Chiloé  y fomentar el desarrollo económico local de las comunidades en base a la diversificación de actividades económicas y el apoyo en el manejo de recursos naturales en tierra y mar.