Declaración de la Coordinación de Naciones Originarias de la Región Metropolitana (CONORM): NUESTRAS DEMANDAS Y NUESTRO QUÉ HACER.

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

“También aspiramos a radicalizar, profundizar y contribuir a la democracia en Chile mediante el instrumento de la autodeterminación política de los pueblos, derecho reconocido a nivel internacional y que no implica secesión, todo esto en el marco de un Estado Plurinacional. Porque entendemos que esta demanda es un camino democratizador, para que todos los territorios puedan influir y participar en la gestación de su propio devenir. Autodeterminación de los pueblos, como autodeterminación territorial.”

 
EFE/Felipe Trueba

Santiago, 27 de octubre de 2019

Los pueblos indígenas durante la última semana hemos estado movilizados, hemos estado en las calles, solidarizando y caminando en conjunto con el pueblo chileno. Compartimos sus demandas, y también compartimos sus dolores. Adscribimos al fin de un sistema económico injusto y a la profundización de la democracia. Además, exigimos que las violaciones de Derechos Humanos perpetrados por Carabineros y Fuerzas Armadas no queden en la impunidad.

En este marco, las organizaciones indígenas de diversos pueblos originarios presentes en la capital del país nos hemos dado reunión para gestar la Coordinación de Naciones Originarias de la Región Metropolitana (CONORM). Las grandes movilizaciones de los últimos días, de las que hemos participado activamente, y los escenarios políticos que de ellas se desprenden, nos han convencido de adoptar la voluntad de unidad. En nuestra coordinación participan miembros y organizaciones de distintos pueblos, somos Aymaras, Quechuas y Mapuche con apertura a integrar a otros pueblos, que hemos concluido que solo la movilización unificada nos permitirá avanzar en la conquista de nuestros anhelos colectivos.

ASÍ, DEMANDAMOS:

1. Recuperación Territorial. 

2. Autodeterminación Política de los Pueblos.

3. Derechos de la Madre Tierra. 

4. Derechos Lingüísticos, Educativos, de Salud y Culturales. 

5. Desmilitarización Inmediata del Territorio Mapuche y Libertad a los Presos Políticos Mapuche. 

6. Juicio y Castigo a los Violadores de Derechos Humanos en Chile y Wallmapu.

Cada uno de nosotros y nosotras se reconoce como parte de una historia de movilización de larga data, somos miembros de diferentes organizaciones y colectivos que trabajamos a diario por los derechos colectivos de nuestros pueblos. Como miembros de Naciones Originarias hemos estado en múltiples luchas y organizaciones, desde donde hemos gestado críticas y prefiguraciones políticas contra el neoliberalismo y la democracia autoritaria presente en Chile que nos excluye a los pueblos. Desde allí hablamos y hablaremos, con la intención de profundizar nuestros derechos colectivos, recuperar nuestros territorios, y avanzar en la autodeterminación de los pueblos. 

Partimos de la noción de que el neoliberalismo es una reformulación del colonialismo histórico, donde actualmente se combinan el extractivismo de nuestros territorios, la opresión a nuestros pueblos, a la naturaleza, a la mujer y la folclorización multicultural. Ello implica un modelo de gobernanza que saquea la naturaleza y bloquea la capacidad política de los pueblos. Contra este modelo nos rebelamos, hacia la construcción de una vida digna y de un buen vivir.

También aspiramos a radicalizar, profundizar y contribuir a la democracia en Chile mediante el instrumento de la autodeterminación política de los pueblos, derecho reconocido a nivel internacional y que no implica secesión, todo esto en el marco de un Estado Plurinacional. Porque entendemos que esta demanda es un camino democratizador, para que todos los territorios puedan influir y participar en la gestación de su propio devenir. Autodeterminación de los pueblos, como autodeterminación territorial.

Por supuesto, como pueblos indígenas demandamos la recuperación de nuestros territorios y los derechos de la madre tierra, al agua, al río, a la montaña, al aire, porque ellos para nosotros tienen vida, son nuestros hermanos y debemos respetarles tal cual nosotros pedimos respeto. Hemos sido pueblos discriminados, despojados, empobrecidos, es vital entonces que la sociedad que emerge al calor de la movilización  reconozca y repare aquel atropello tan trascendental en la vida de nuestros pueblos y también aprenda de nuestra filosofía. La recuperación territorial es un piso mínimo que exigimos como pueblos. Vinculado con ello, estamos convencidos que debemos avanzar a formas de vinculación con la naturaleza que impidan su destrucción. Para nosotros la protección de la madre tierra es un elemento vital, los pueblos indígenas hemos sido defensores de ella, aún a costa de muchas vidas de hermanos y hermanas, cuestión que en momentos de crisis socio-climática se vuelve urgente para toda la humanidad.

Tomando en cuenta las formas de identificación colectiva de la juventud en las movilizaciones, creemos que la sociedad en Chile ha avanzado de facto a gestar una sociedad plurinacional. Las banderas de nuestros pueblos han estado presentes en cada marcha, barricada y concentración. Estamos convencidos entonces que es tiempo de rebalsar las políticas interculturales, no como adorno de la política neoliberal como hasta ahora, sino basada en el reconocimiento de nuestros derechos como pueblos indígenas, e impulsar la protección de nuestros Derechos Lingüísticos, Educativos, de Salud y Culturales, para expandir nuestras culturas por toda la sociedad. A no temer que se “indigenize”la vida, para que nuestras lenguas sean habladas por todos y todas, a plurinacionalizar la vida entera

¿CÓMO LOGRAR NUESTRAS DEMANDAS Y OBJETIVOS?

En este momento histórico que vive Chile y sus pueblos es que hemos iniciado de facto un proceso constituyente. Hemos logrado con movilización y lucha gestar un proceso destituyente en ciernes del neoliberalismo y de la democracia pactada. Lo destituyente y lo constituyente hoy se encuentran en tensión, no termina de morir lo viejo antes que nazca lo nuevo, esa conflictividad estamos habitando hoy, y como pueblos debemos empujar este proceso histórico en aras de una refundación de Chile, desatar la constitución de un país plurinacional y que reconozca la autodeterminación de los pueblos.

Esta lectura nos obliga a tomar posición. Así las cosas, estamos convencidos de que una ASAMBLEA CONSTITUYENTE PLURINACIONAL es el mejor camino para todos los pueblos. Comenzaremos a trabajar en ello con distintos movimientos sociales, feministas, medioambientales, sindicales y populares. Hay que desatar el proceso constituyente de los pueblos, utilizando las formas de organización ya existentes, con miras a fortalecer por abajo el poder y la creatividad de los pueblos.

Este proceso, lo sabemos, será prolongado y espinoso, pero como pueblos debemos estar presentes en los debates, nuestra exclusión sólo acrecentaría nuestra condición colonial. Además, como movimientos nos hemos dado profundas reflexiones durante las últimas décadas, estamos preparados para la tarea.

Por último, este camino debe articularse con las luchas de nuestros pueblos. Seguiremos exigiendo entonces la desmilitarización de nuestros territorios, la defensa de la niñez indígena, el apoyo a la recuperación territorial, la libertad de los presos políticos mapuche, la destitución de Sebastián Piñera y la persecución de sus responsabilidades políticas en la violación de los derechos humanos durante las últimas semanas, entre otras demandas de nuestros pueblos.

Adelante hermanos y hermanas, a fortalecer y multiplicar nuestras organizaciones, hacia el Fütra Trawun de las Naciones Originarias de la Región Metropolitana.

A DESMILITARIZAR CHILE Y WALLMAPU!! TERRITORIO Y AUTODETERMINACIÓN!! ASAMBLEA CONSTITUYENTE PLURINACIONAL!!