Repercusión mundial: 50 años demostraron que el aislamiento entre Cuba e EEUU no funciona

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Estados Unidos ha defendido lo que considera “mayores libertades individuales y reformas democráticas” en la isla. En lo que compete al Parlamento de Estados Unidos, todavía no hay perspectivas para que medidas complementarias contribuyan al vínculo entre las partes, lo que también podrá cambiar en un futuro próximo”.

 


 

 

Marcela Belchior

 

 

Después de anunciar el reinicio de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, los dos países van a adoptar una serie de medidas para ampliar el comercio y el flujo de personas entre los dos países. En los próximos meses, los estadounidenses van a instalar una Embajada en La Habana, como parte de las acciones que ponen fin a la ausencia oficial del país en la isla. “Estos 50 años demostraron que el aislamiento no funciona”, dijo el presidente estadounidense Barack Obama. “Es hora de tener una nueva estrategia”, agregó el mandatario de Estados Unidos. “Debemos aprender el arte de convivir, en forma civilizada, con nuestras diferencias”, afirmó el presidente cubano Raúl Castro.

 

Reprodução
Mandatarios de Cuba y EEUU anunciaron reanudación de la diplomacía en discursos en la televisión

 

 

En un discurso oficial de anuncio del reinicio de relaciones, transmitido por la televisión por cadena nacional, Castro afirmó que el proceso se dio a partir de un “diálogo respetuoso”, basado en la “igualdad soberana”, para tratar los más diversos temas en forma recíproca. “Con el planteamiento de discutir y resolver las diferencias mediante negociaciones, sin renunciar a uno solo de nuestros principios”, dijo. “El heroico pueblo cubano ha demostrado, frente a grandes peligros, agresiones, adversidades y sacrificios, que es y será fiel a sus ideales de independencia y justicia social”, destacó el socialista.

 

Para Obama, la política practicada entre los dos países desde hace casi 53 años está anticuada y no contribuye para avanzar hacia los intereses de ambos países. “A través de estos cambios, tenemos la pretensión de crear más oportunidades para el pueblo estadounidense y cubano, y comenzar un nuevo capítulo entre las naciones de las Américas”, afirmó en discurso oficial también divulgado por la televisión. “Estamos separados por poco más de 90 kilómetros, pero año tras año, una barrera ideológica y económica se fortaleció entre nuestros países. Sin embargo, la comunidad cubana exiliada en Estados Unidos hizo enormes contribuciones a nuestro país –en la política, en los negocios, en la cultura y en los deportes”, reconoció el capitalista.

 

El Papa Francisco fue crucial en la mediación entre Cuba y Estados Unidos, funcionando como personaje clave en el diálogo entre las dos naciones. Según el Vaticano, el Sumo Pontífice escribió durante los últimos meses a Obama y a Castro, “invitándolos a resolver cuestiones humanitarias de interés común, como la situación de algunos detenidos”. Además, el Vaticano recibió en octubre pasado a delegaciones de ambos gobiernos.

 

En nota divulgada por la Santa Sede, Francisco dijo sentir alegría por el restablecimiento de las relaciones, “a fin de superar, por el interés de los respectivos ciudadanos, las dificultades que marcaron su historia”. Ambos presidentes, en sus discursos de anuncio de reinicio de las relaciones, agradecieron el involucramiento del Santo Padre en la facilitación del diálogo.

 

Reprodução
Papa Francisco ha sido el único líder extranjero a participar de las negociaciones

 

 

Principales medidas político-económicas

 

Un extenso conjunto de cambios para normalizar las relaciones entre los dos países ya se inició con la permuta de presos políticos de ambas naciones. Ayer mismo ya se produjo la liberación de Antonio Guerrero Rodríguez, Gerardo Hernández Nordelo y Ramón Labañino Salazar, tres de los cinco cubanos que todavía se encontraban presos en territorio estadounidense. Los tres ya se encuentran en suelo cubano. El gobierno de Cuba, a su vez, liberó al estadounidense Alan Gross, sentenciado a 15 años de prisión, acusado de planear instalar una red ilegal de telecomunicaciones en la isla socialista.

 

Granma
Raúl Castro recibe agentes cubanos detenidos que regresan al país. Foto: Granma

 

 

Los pasos del reacercamiento serán graduales. De aquí en adelante, el gobierno de Estados Unidos va a retirar el nombre de Cuba de la lista de países que apoyan a grupos terroristas e, inclusive, aunque esté en vigencia la ley de 1995 que impone estrictas sanciones a la isla, se encaminará hacia la flexibilización de las restricciones de viaje y comercio. Están previstas también acciones para que empresas de tecnología estadounidenses realicen negocios para actuar en la infraestructura de internet de la isla.

 

Estados Unidos ha defendido lo que considera “mayores libertades individuales y reformas democráticas” en la isla. En lo que compete al Parlamento de Estados Unidos, todavía no hay perspectivas para que medidas complementarias contribuyan al vínculo entre las partes, lo que también podrá cambiar en un futuro próximo.

 

Reprodução
Alan Gross desembarca en EEUU tras 5 años detenido en Cuba

 

 

Repercusión y expectativas

 

El diario The New York Times(NYT), diario de mayor prestigio de los medios de comunicación comercial en Estados Unidos, publicó este miércoles, 17 de diciembre, que el reinicio de relaciones es “un paso significativo que marca el fin de uno de los capítulos más desacertados de la política exterior estadounidense”. Por su parte, el diario Granma, periódico oficial del Partido Comunista de Cuba, evaluó la reapertura de la diplomacia como una medida de justicia.

 

Tapa del periódico del Partido Comunista de Cuba, edición de 17 de diciembre del 2014

 

 

“Fidel [Castro, ex-presidente de Cuba] dijo ‘volverán’ y así sucedió. Ésta ha sido una batalla de millones. El pueblo cubano siente una gran alegría porque se hayan restablecido las relaciones diplomáticas con Estados Unidos sobre la base del respeto mutuo y sin sacrificar ningún principio soberano”, destacó Yolanda Ferrer, presidente de la Comisión de Relaciones Internacionales del Parlamento cubano, refiriéndose al retorno de los tres presos cubanos al país natal.

 

“Esta noticia es el resultado de la unidad que hemos logrado (…). Esta decisión deberá repercutir en el mundo y marcará un antes y un después en Cuba y en América Latina”, analizó el ministro de Industrias cubano, Salvador Cruz. “Es la forma en que Estados Unidos ha tenido que reconocer una serie de errores de su política hacia Cuba y por tanto la necesidad de iniciar un nuevo tipo de política y para nosotros eso es un reto también, porque cambian las reglas de juego, pero no cambia el juego”, resaltó el historiador cubano Eduardo Cuevas.

 

Durante evento en Argentina, el presidente venezolano Nicolás Maduro, uno de los más importantes parceiros políticos de Cuba, destacó que ahora se inicia una nueva etapa en la historia del país caribeño. “Es una nueva historia de la moral, de la ética, de la resistencia, de la lealtad a los valores. Es la historia de Fidel, del pueblo cubano”, dijo. “El presidente Obama que no puede seguir insistiendo en una política de tratar de llevar al colapso a Cuba, es una rectificación histórica”, agregó Maduro.

 

En declaración a la prensa, la presidente reelecta de Brasil, Dilma Rousseff, afirmó que jamás imaginó vivir este momento histórico. “Nosotros, luchadores sociales, jamás imaginamos vivir este momento histórico. Quero felicitar al presidente Raúl Castro, al presidente Barack Obama y también al Papa Francisco”, dijo la mandataria.

 

Entienda el conflicto histórico

 

El embargo económico, comercial y financiero impuesto a Cuba por Estados Unidos se inició el 07 de febrero de 1962, siendo convertido en ley en 1992 y 1995, además de ampliado en 1999 por el entonces presidente estadounidense Bill Clinton, prohibiendo a las filiales extranjeras de compañías estadounidenses comerciar con Cuba. La medida, en vigencia por casi 53 años, funcionó como uno de los más duraderos bloqueos económicos de la historia contemporánea. El embargo estaba formalmente condenado por las Naciones Unidas, que en los últimos años aumentaba la presión mundial por el fin del bloqueo.

 

El proceso de ruptura entre los países estuvo marcado inicialmente en mayo de 1958, cuando Estados Unidos suspendió la ayuda militar oficial al gobierno del entonces mandatario cubano Fulgencio Batista, en episodio que quedó conocido como “embargo militar a Cuba”. En aquella época, la guerrilla entre las fuerzas del dictador y los revolucionarios de Fidel Castro ya había comenzado.

 

Reprodução
Fidel con el presidente soviético Nikita Khrushchov, que gobernó la URSS de 1953 a 1964

 

 

En julio de 1960, en respuesta a las nacionalizaciones, se redujo la cuota de importación de azúcar cubano por Estados Unidos, que pasó a ser comprado por la antigua Unión Soviética. En respuesta a este alineamiento de Cuba con los soviéticos en plena Guerra Fría, el presidente John F. Kennedy amplió las restricciones comerciales el 7 de febrero y nuevamente el 23 de marzo de 1962.

 

Vea al anuncio oficial de cada uno de los presidentes:

 

 

 

Lea también:

Cuba y Estados Unidos reinician relaciones diplomáticas y los antiterroristas cubanos son liberados

Permuta de presos sugerida por New York Times calienta debate sobre diplomacia entre Cuba y Estados Unidos

Crece presión mundial para que Estados Unidos ponga fin al bloqueo contra Cuba

 

Traducción: Daniel Barrantes – barrantes.daniel@gmail.com

 
 
 

Marcela Belchior

Periodista de Adital
 
 
 
Link permanente: