Artista Mapuche lleva a la Justicia a Minviu y Serviu por construir escultura sin permiso y violar derechos de autor

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
La construcción de esta escultura se realiza dentro del marco de mejoramiento de la plaza de la localidad de Icalma. Pero ni servicios públicos ni la constructora de “brocha gorda” informaron al artista que ya construyeron una especie de bodrio que en nada se ajusta al arte, la estética, el espíritu ni el sentir del artista ni menos de la comunidad Mapuche-pehuenche.
rapiman-witran-wenu

Temuco, 14 de julio de 2016. (radiodelmar.cl)— Con “modificaciones degradantes, inoportunas e innecesarias al modelo original” y violando los derechos de propiedad intelectual, entre otros, se comenzó a construir en Icalma, una vergonzosa réplica de una escultura del reconocido artista mapuche Eduardo Rapiman, luego que el Servicio de Vivienda y Urbanismo y el Ministerio que  lo acoge, contratarán directamente a una empresa constructora para erigir esta obra sin informarle ni obtener los permisos del autor.

Ante esto Rapimán recurrió de protección a los tribunales de Temuco donde entregó los antecedentes de esta horrorosa violación a su trabajo intelectual y artístico y a las graves irregularidades cometidas por las oficinas estatales.

La obra en cuestión llamada “Witran Wenu” fue concebida en un proceso creativo que involucra además investigación, estudios y antecedentes gráficos que el autor fue recopilando desde el año 2011 en relación a la cultura Mapuche, Pehuenche.

Rapiman afirma que “dentro de este mismo proceso se concibe también el año 2014 la obra ‘Nampülkafe’, escultura ‘hermana’ de ‘Witran  Wenu’, que fue normada y financiada por la Comisión Nemecio Antúnez del MOP, y se encuentra actualmente instalada en el Aeropuerto de la Araucanía”.

LOS HECHOS

La construcción o montaje de esta escultura se realiza dentro del marco de mejoramiento de la plaza de la localidad de Icalma, proyecto denominado “Wenu Mapu”, que contempla una inversión de recursos públicos por aproximadamente 869 millones de pesos, licitados por el Serviu, Región de la Araucanía, mediante Resolución Exenta No71 de 03 de junio de 2015.

El Serviu además licita la ejecución de esta plaza incluyendo la obra de Rapiman, por encargo de la Secretaría Regional Ministerial de Vivienda y Urbanismo, que había mandatado al Instituto de Estudios del Hábitat de la Universidad Autónoma de Chile para proyectar una esculturas.

El Minviu propuso que los estudios de la obra artística deberían “considerar la identidad pehuenche de la comunidad. Debe ser un elemento figurativo, que dé cuenta de las actividades, historia o personajes relevantes de la comunidad”, lo que en definitiva se traduce en la inclusión de una obra escultórica con pertinencia cultural.

Para esto, el año 2013 el Instituto de Estudios del Hábitat contacta a Eduardo Rapiman para invitarlo a participar en la visualización y proyección que se ubicaría en la plaza de Icalma.

Para llevar adelante dicha actividad se contempló la participación de líderes Pehuenche y la comunidad local a través de ejercicios de participación ciudadana.

Rapiman afirma que “a fin de recabar las inquietudes, historia y representatividad del pueblo pehuenche, proyecté dos esculturas que expresan con mucha fuerza dicha cultura. La visualización de ambas se realizó considerando que debería ser la ‘imagen país’ pues estaban destinadas a ser la puerta de entrada del acceso internacional y de aduana” en Icalma.

El autor además consideró el arraigo cultural y el significativo sentido patrimonial que genera para los pueblos indígenas del sector. Se realizaron las maquetas respectivas, estudios, bosquejos y emplazamientos y se presentaron a la Comunidad, siendo elegida la obra “Witran Wenu”.


rapiman-witran-serviu


EL DESCARO Y LA FALTA DE RESPETO

Luego de esto, Rapiman firmó un contrato en el cual las especificaciones técnicas de la construcción de la obra advierten expresamente en su página 86, la salvaguarda de la participación y asesoría del autor en la ejecución y construcción de la escultura.

En junio de 2015 finalmente la empresa constructora se adjudica el proyecto en un trato directo con el SERVIU y construye la obra sin que medie autorización alguna del artista.

Rapiman afirma que “no existe ningún documento en el cual yo ceda alguno de mis derechos sobre mi obra, no existe consentimiento ni autorización tampoco para que libremente terceros puedan disponer de ella alterándola y modificándola en los términos que se realizó, por último no existe ni media contacto alguno por parte de los recurridos, con este autor, para proceder a su construcción y edición”.

Para más descaro la empresa Constructora RICHARD FIGUEROA BURGOS, cuando ya ha avanzado en el bodrio que está construyendo, contacta vía e-mail a Rapiman señalando que la obra está terminada y lo invitan a hacer sugerencias a esta construcción que en nada atiende al arte, la estética, el espíritu ni el sentir del artista ni menos de la comunidad Mapuche-pehuenche.

En tanto la respuesta dada por los funcionarios del SERVIU es que se judicialice el caso.

rapiman-bodrio-construcion La constructora ya avanzo no respetando el arte, la estética, el espíritu ni el sentir del artista ni menos de la comunidad Mapuche-pehuenche.