¿Chile es el único País con mega incendios forestales a causa de monocultivos de plantaciones de árboles?

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Quito, Ecuador,  anualmente vive el drama a causa de los eucaliptus. En Oakland, Estados Unidos, debieron sustituir monocultivos de árboles por biodiversidad de especies nativas.

Similares tragedias se han vivido en otros países, temiéndose que en Chile vayan en aumento a causa del cambio climático y de no existir cambios profundos. En California (Estados Unidos), donde también se encuentran amplias zonas de monocultivo de eucalipto, pino y acacia han existido devastadores incendios. En Oakland,  en el año 1991 un mega incendio destruyó más de 3 mil casas, con 25 vidas perdidas, en el presente han puesto en marcha un programa para remover los monocultivos con la idea de reemplazarlas por especies nativas y restaurar el cosistema y la biodiversidad. El costo del programa fue de 5.6 millones de dólares versus los 1.5 billones de dólares (1.5 mil millones) del daño físico causado por el incendio.

 

En Quito,  Ecuador, anualmente las partes periféricas son consumidas por incendios donde predominan las plantaciones monocultivo de eucaliptus. A modo de ejemplo, la organización Acción Ecológica publicaba en septiembre del 2015: “En Quito, ha desaparecido consumida por las llamas, una parte importante del “cinturón verde” que rodea el núcleo urbano de la ciudad y los valles aledaños. Este “cinturón verde” está constituido en su mayoría por 5.242 ha de plantaciones de eucaliptos, que predominan en las laderas del Pichincha, en Píntag, Nono, Conocoto, Alangasí, Amaguaña, La Merced, Pifo, Calacalí, El Quinche y Yaruquí”. Agrega la organización: “La flora y la fauna se ve gravemente afectada por los incendios forestales, su restauración podría tomar  mucho tiempo. Además, un incendio forestal desencadena otros impactos como la emisión de gases y humo con contenido de ozono, dióxido de carbono, monóxido de carbono, hidrocarburos policíclicos aromáticos, dióxido de azufre, material particulado, y otros, que causan daños en la salud de la población expuesta”.

 

En Chile, organizaciones exigen al estado chileno, particularmente ante el gobierno y el Congreso de la República que se termine  todo tipo de subsidios, aportes y bonificaciones del Fisco a favor de los intereses de las empresas que sostienen los monocultivos de plantaciones forestales “en todo orden y escala, como medida  urgente a favor del interés y bienestar colectivo, como freno a la devastación de territorios, principalmente de  la zona centro sur de Chile, y como medida para terminar con los saqueos y actos de corrupción – colusión entre sectores empresariales y políticos”.  La Red por la defensa de los territorios ha hecho un llamado  a que es ahora cuando se debe liquidar definitivamente el Decreto Ley 701 que sigue amenazante al interior del Congreso de la República, que si bien no está vigente, sigue la intención de prorrogarlo y se sigue anualmente asignando recursos. “El modelo forestal está causando graves estragos a cientos de miles de personas en todo el País. Es urgente poner freno y exigir medidas de reparación a los territorios, como son la revitalización de ecosistemas y bosques nativos, siendo asimismo fundamental resguardar las últimas reservas naturales que quedan y las fuentes de agua que progresivamente vienen disminuyendo y que para más, están amenazadas por múltiples proyectos de energía, particularmente hidroeléctricas”, señaló recientemente la RED.

En Chile se estima que hay tres millones de hectáreas de plantaciones forestales en el centro sur, de las cuales unas setecientas cincuenta mil hectáreas (750.000) corresponden al holding CMPC  cuya empresa principal es Forestal Mininco, controlada por el grupo Matte con una fortuna que supera los 11.500 millones de dólares. La otra, concentra más de un millón doscientas mil hectáreas (1.200.000) que corresponde al Holding Copec – Antar Chile cuya principal empresa del rubro forestal es Celco – Arauco de Angelini, con una fortuna que supera los 6 mil millones de dólares.

quito