El “efecto Peralino” que ronda al caso Luchsinger

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Publicado el 17 de febrero de 2017 por La Tercera

Decisión de la Corte Suprema, de continuar con la investigación por supuestos apremios contra el imputado “clave”, abre interrogantes en la causa.

El “efecto Peralino” que ronda al caso Luchsinger
 

Tras la decisión de la Corte Suprema, el lunes pasado, de reabrir la investigación por supuestos apremios ilegítimos en contra de José Peralino, uno de los 11 imputados por la muerte del matrimonio Luchsinger-Mackay, que habrían sido cometidos por funcionarios de la Policía de Investigaciones (PDI), una serie de dudas surgieron respecto de cómo esta causa podría influir en la indagatoria por la muerte del matrimonio de agricultores, ocurrida en Vilcún, en enero de 2013.

En su fallo, el máximo tribunal argumentó que las pericias que había hasta el momento no justificaban el sobreseimiento de la causa, dictado por la Corte de Apelaciones. Una de las pesquisas faltantes es la que debe ser efectuada por el Servicio Médico Legal, y corresponde a un examen para determinar la credibilidad del relato de Peralino. Su testimonio, de hecho, fue clave, pues permitió formalizar a los otros diez imputados.

“Hasta este momento, y en eso quiero ser claro, no existen antecedentes que permitan acreditar la existencia de apremios ilegítimos en contra de este imputado, José Peralino. Y en el mismo sentido lo entendió la Corte de Apelaciones de Temuco. Por eso, en su momento, decretó el sobreseimiento definitivo de estos antecedentes”, sostuvo el vocero (s) de la Fiscalía Regional de La Araucanía, Luis Torres.

Agregó que “hay diligencias que están pendientes, que deben ser evacuadas, principalmente el informe psicológico del imputado, pero, hasta este momento, en la carpeta investigativa no existen antecedentes que permitan establecer la existencia de apremios”.

Para el abogado Pablo Villar, defensor de Peralino en la causa por los supuestos hostigamientos, la decisión de la Suprema debilita la indagatoria por el crimen Luchsinger-Mackay. “El que se estén investigando los hechos que denuncia José Peralino hace o, por lo menos, lanza un manto de dudas respecto de los testimonios de esos funcionarios policiales (los PDI), que van a ser testigos de la causa Luchsinger”, indicó.

El testimonio prestado en un inicio por Peralino es considerado como “clave” para el proceso que lleva adelante la fiscalía, y que mantiene con medidas cautelares vigentes a los 11 imputados en la causa.

Una postura similar a la de Villar es la que tiene su par Sebastián Saavedra, abogado defensor de los imputados Luis y José Tralcal. “Evidentemente va a tener una repercusión (…) La causa pierde sustento. La declaración de José Peralino, sin abogado defensor ante los fiscales, carece de valor, no sólo porque fue tomada bajo apremios, sino que porque existe un sin número de contradicciones con la evidencia que hay en el sitio del suceso o con los otros testimonios”.

Para Aucán Huilcamán, vocero del Consejo de Todas las Tierras, lo señalado por la Suprema complicaría a los querellantes. “Me parece que se cae el caso completamente. Y en ese sentido, la Intendencia de La Araucanía cuando estuvo defendiendo a la machi (Francisca) Linconao, se da cuenta que no tenía antecedentes”, dijo.

La dirigente de los agricultores de Malleco, Gloria Naveillán, señaló que “todo eso está dentro de lo que es esperable, desde la perspectiva de lo que hacen las defensas de los imputados y de todo lo que se trata de hacer por dilatar el juicio”.

El intendente de La Araucanía, Miguel Hernández, declinó referirse al tema. A través del Departamento de Comunicaciones de la Intendencia se indicó que “se esperará que los tribunales competentes se pronuncien ante las denuncias”.