Declaración de Principios de los Habitantes de la Comuna de Curacautín y sus Alrededores

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn

“NUESTROS RÍOS. La gran mayoría de las personas y organizaciones que habitamos en el territorio del Cautín y sus tributarios, hacemos un llamado a nuestros representantes políticos para que el Estado chileno no permita una afectación permanente e irreversible de los ecosistemas de esta cuenca, que amenace la paz social, nuestra cultura y los medios de vida sustentables que se están gestando en este territorio”.

De nuestra Consideración:
La gran mayoría de quienes habitamos junto al río Cautín y sus afluentes somos personas de esfuerzo y paz que, agrupados en organizaciones sociales, comunidades mapuche, juntas de vecinos, instituciones y empresas, vemos con preocupación e impotencia como distintos proyectos de inversión privada quieren ocupar los ríos, tomar sus cauces naturales y poner en marcha lucrativos negocios a costa de la naturaleza, la cultura y el desarrollo sustentable de todo un territorio, caracterizándose por generar una profunda desconfianza, pues recurren desde sus inicios a malas prácticas, falta de diálogo y el intento premeditado de eludir la voluntad ciudadana y la cosmovisión Mapuche.
Por ello, manifestamos lo siguiente:
1. LOS HABITANTES DE LA CUENCA DEL CAUTÍN RECHAZAMOS ROTUNDAMENTE LA

INTERVENCIÓN DE PROYECTOS DE CENTRALES HIDROELÉCTRICAS EN

NUESTROS RÍOS. La gran mayoría de las personas y organizaciones que habitamos en el territorio del Cautín y sus tributarios, hacemos un llamado a nuestros representantes políticos para que el Estado chileno no permita una afectación permanente e irreversible de los ecosistemas de esta cuenca, que amenace la paz social, nuestra cultura y los medios de vida sustentables que se están gestando en este territorio.
2. ESTA CUENCA ES UN TERRITORIO DE UN VALOR SOCIOAMBIENTAL INCALCULABLE, QUE DESPUÉS DE MUCHOS AÑOS COMIENZA A RECUPERARSE, PERO CONTINÚA SIENDO FRÁGIL Y VULNERABLE. La cabecera de la cuenca del río Cautín, que comprende desde su naciente hasta la ciudad de Curacautín, aproximadamente, es un territorio que ha conocido en primera persona las graves consecuencias de la explotación irracional de su naturaleza; pero hoy, luego de más de cuatro décadas y gracias al trabajo de muchas personas y organizaciones sociales, posee una nueva trayectoria, en la que se han comenzado a armonizar las actividades económicas y culturales con la restauración y conservación del entorno ambiental en que vivimos. Un ejemplo de ello es, la manera en que se han ido gestando nuevas actividades económicas, como el turismo de atractivos naturales, intereses especiales y étnico, alineándose con la estrategia regional, que identifica al turismo como la principal actividad económica creadora de puestos laborales para la región, tal como fuera ratificado el 04 de febrero del 2015 por el ex-Intendente de la Araucanía, Francisco Huenchumilla, al firmar un compromiso de trabajo por la Reserva de la Biósfera Araucarias.

3. EL CONSENSO SOCIAL Y EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL LEGÍTIMO DEBE PRIMAR POR SOBRE LOS INTERESES ECONÓMICOS DE UN PROYECTO DE

INVERSIÓN. Todas las herramientas de Planificación Territorial que se han desplegado en los últimos años, como el PLAN DE DESARROLLO REGIONAL PLADECO, PLADETUR, RESERVA DE LA BIÓSFERA ARAUCARIAS (UNESCO), GEOPARQUE KÜTRALCURA y
otros, así como la explícita voluntad de las comunidades Mapuche y las organizaciones
Sociales de la comuna de Curacautín, dejan en claro que quienes habitamos este territorio deseamos actividades productivas que garanticen la protección y preservación de los altos valores ambientales y culturales. La mayoría de estos proyectos confronta esta voluntad ciudadana y no abordan seriamente las contradicciones que tienen con las aspiraciones de quienes habitamos este territorio. Creemos que el proceso de construcción de los instrumentos de ordenamiento y planificación territorial, generados de manera amplia y participativa, reflejan el espíritu democrático que la región necesita y que son alterados, radicalmente, por la decisión unilateral de los proponentes de estos proyectos, que buscan imponer su afán de lucro y sus concepciones de uso de los recursos, que postergan la multiplicidad de usuarios y visiones culturales, e ignoran los esfuerzos institucionales. Justamente, el proceso de ampliación de la Reserva de la Biósfera Araucaria y su posterior aprobación por UNESCO, refleja ese amplio consenso y apoyo institucional del Estado chileno, el mismo que sería profundamente afectado por la decisión de inversionistas ajenos a la región. Una situación que habría que hacer notar a UNESCO, pero también un tema que deben reflexionar los organismos públicos que se han esforzado por ampliar los acuerdos sociales y fortalecer la institucionalidad pública.
4. ESTOS PROYECTOS NO SON CAPACES DE GARANTIZAR LA PROTECCIÓN DE LOS ALTOS VALORES AMBIENTALES Y SOCIALES DEL TERRITORIO. Hemos sido testigos de la incapacidad recurrente que demuestran los titulares de estos proyectos para hacerse cargo responsablemente de todos los aspectos técnicos y sociales que podría significar una intervención en el río Cautín y cuestionamos seriamente la capacidad de éstos para emprender un proyecto de manera sustentable y en estricto apego a la ley.
5. LOS TITULARES MINIMIZAN INTENCIONALMENTE EL ALCANCE REAL DE LOS EFECTOS ECOSISTÉMICOS DE SUS PROYECTOS. En concordancia con el punto anterior, los titulares repetidamente manifiestan que “no habrá afectación ambiental de especies endémicas” y declaran la inexistencia de especies con algún tipo de protección ambiental en la Línea de Base. El conocimiento ecológico local ha dejado al descubierto la falta de rigurosidad de los estudios encargados y la clara voluntad de sub-representar la complejidad de los ecosistemas: los vecinos organizados han identificado aves, mamíferos, reptiles, hongos, peces y anfibios, habitualmente no considerados por los estudios, varios de ellos amenazados, y otros que se encuentra en la categoría de “Peligro de extinción”. Igual situación en lo que se refiere a la Flora, claramente deficiente.

6. ESTOS PROYECTOS NIEGAN EL VALOR ÉTNICO DEL RÍO CAUTÍN Y NO ASUMEN LAS IMPLICANCIAS PARA LAS DIFERENTES COMUNIDADES MAPUCHE DEL

TERRITORIO. Para ello definen áreas de influencia acotadas, que debiera como mínimo circunscribirse a la demarcación territorial de la Reserva de la Biósfera Araucarias. Desde esta perspectiva territorial e intercultural, no podemos permitir que “emprendimientos empresariales” con estas características se lleven a cabo sin una consulta previa, libre e informada a las comunidades Mapuche, tal como establece con claridad el Convenio 169 de la OIT para todo proyecto que se realice en territorio indígena.
En su Manifiesto, los Lonkos del territorio han señalado: “La sabiduría ancestral reconoce que este tipo de proyectos es una nueva forma de irrumpir por sobre la voluntad del pueblo
Mapuche y representa un grave deterioro de los recursos esenciales para la vida: el Co (agua), la Mapu (Tierra), y todo lo que en ellas se sustenta: el bosque, los animales, el hombre, y la vida en su totalidad. Las comunidades Mapuche no aceptamos que los empresarios vengan a decidir cómo debemos vivir, o a imponernos sus intereses y sus reglas, a las que llaman mercado o modelo económico. Nuestra vida y cultura, se definen a partir del respeto al lugar donde vivimos y hoy nos sentimos amenazados y transgredidos con este y otros proyectos”.

7. RECHAZAMOS LAS MALAS PRÁCTICAS EMPRESARIALES Y NO ACEPTAREMOS

SUS COMPENSACIONES ECONÓMICAS, PUES PARA NOSOTROS LA CONCIENCIA CIUDADANA NO TIENE PRECIO NI ESTÁ A LA VENTA. Los titulares enfrentan nuestras demandas ciudadanas ofreciendo recursos económicos del todo cuestionables, tanto a personas como empresas locales, intentando con ello, resolver vía express las propias falencias del proyecto, generar división y acallar las voces críticas. Estas ofertas, algunas explícitas y otras veladas, representan una grave amenaza a la paz social de este territorio y son completamente incapaces de compensar la afectación que este proyecto podría generar si es que se lleva a cabo.
8. LA TRAMITACIÓN DE ESTOS PROYECTOS PRODUCE EFECTOS NEGATIVOS, PUES FAVORECEN LA MULTIPLICACIÓN DE OTROS PROYECTOS ENERGÉTICOS DE MENOR ESCALA QUE ASPIRAN A ELUDIR LOS ESTUDIOS DE IMPACTO AMBIENTAL. La explícita y evidente desaprobación ciudadana hacia este tipo de proyectos está provocando que otros del mismo tipo cambien su estrategia. Para facilitar la tramitación de los permisos que les permitan construir centrales hidroeléctricas, han optado por proyectos menores a 3 MW, de esta forma se elude la presentación de estudios de línea de base ambiental y evitan el escrutinio y oposición por parte de la ciudadanía. La actual legislación permite y avala esta práctica, no obstante, la ley es débil al no considerar que la sumatoria de estas centrales de paso instaladas sobre una misma cuenca, provocará la fragmentación de los ríos, alteración en sus regímenes hidrológicos e hidrodinámicos naturales y, en consecuencia, afectación sobre la disponibilidad y distribución del agua en la cuenca (superficial y subterránea), modificaciones en el hábitat físico-químico, funcionalidad de ecosistema fluvial, stress y degradación de los ecosistemas y pérdida irreversible de la biodiversidad.
9. EXIGIMOS UNA EVALUCIÓN RIGUROSA E INTEGRAL, QUE CONSIDERE LOS GRAVES EFECTOS SINÉRGICOS DE LOS DISTINTOS PROYECTOS QUE PRETENDEN UTILIZAR EL AGUA DE ESTE TERRITORIO. Los ciudadanos consideramos que estos proyectos no pueden ser evaluados por separado, circunscribiéndose a una mínima porción de la cuenca, sin considerar los efectos sistémicos que implica su aprobación, pues representa la puerta de entrada a numerosas iniciativas similares. Actualmente, existen más de 15 proyectos hidroeléctricos en diferentes estados de avance, que se pretenden asentar en la cuenca y afluentes del río Cautín y que esperan ver facilitada su tramitación una vez aprobada por la autoridad, los permisos para ejecutar proyectos similares. A esto se suma, por lo menos, 25 derechos de agua con fines hidroeléctricos en la comuna, los cuales resultan ser potenciales centrales.
10. ESTOS PROYECTOS PUEDEN DAÑAR ESTRUCTURALMENTE EL DESARROLLO, LA PAZ Y LA CONVIVENCIA DE QUIENES HABITAMOS LA CUENCA DEL RÍO CAUTÍN.
Hemos constatado que el aumento acelerado de iniciativas hidroeléctricas en la zona, está generando una grave situación, que se traduce en el lucrativo negocio en el que se ha convertido vender derechos de agua no consuntivos y consuntivos a estas empresas. En la comuna, la mayoría de estos derechos está en manos de un número reducido de privados y familias, claramente identificados por los ciudadanos, que los están vendiendo a los titulares de estos proyectos, auspiciando de esta forma la intromisión y ejecución de un mayor número de estas centrales y con ello, el monopolio y mercado del agua, lo cual, se traducirá en un retraso económico y social de gravísimas consecuencias para las comunidades que estamos siendo afectados. La Región de la Araucanía y en particular la Provincia del Malleco, nos muestra -como ningún otro sitio en el país- la gravedad del conflicto que causa la desigualdad, la impotencia de las personas, la vulneración de derechos ancestrales y la ausencia de políticas justas y pertinentes culturalmente. Por ello, no permitiremos que estos proyectos contradigan la voluntad ciudadana, desequilibren la armonía social y afecten el camino de desarrollo sustentable que estamos construyendo.
11. LA LEGISLACIÓN Y LA NORMATIVA AMBIENTAL NOS GENERA PROFUNDA DESCONFIANZA. La ciudadanía de Curacautín concibe como una aberración que el Estado de Chile entregue la responsabilidad a las empresas titulares de proyectos para que definan la línea de base ambiental de los lugares que afectarán irreversiblemente y a perpetuidad. La caracterización ecosistémica de estos lugares debiera ser ejecutada e implementada por instituciones independientes u organismos del Estado, de tal forma, que cualquier proyecto pueda y deba ajustar sus estudios, evaluación de impactos, medidas de mitigación y reparación, sobre una información recabada de manera imparcial, fidedigna y cabal. El Estado chileno tiene la obligación de anteponer a la aprobación e implementación de estos proyectos, estudios que permitan describir, conocer, diagnosticar y entender los ecosistemas naturales existentes en la zona, los procesos y condiciones que determinan su estructura, composición y funcionamiento, posibilitando formular directrices científicas consistentes para una gestión de los recursos hídricos verdaderamente integral, de tal forma, que se cumpla con lo señalado en la Constitución de la República, en el capítulo 3, De Los Derechos Constitucionales, artículo 8, que señala como un deber del Estado tutelar la preservación de la naturaleza.
Por todo lo anterior, quienes firmamos esta carta demandamos que nuestra voz sea escuchada por nuestros representantes políticos y organismos públicos, y requerimos que se actúe con la mayor responsabilidad en la resolución de estos proyectos, evitando que se genere un nuevo conflicto en la región.
Asimismo, manifestamos nuestro rechazo radical a todos los proyectos, que afectan irreversiblemente el ecosistema del río Cautín, que no consideran la cultura ancestral Mapuche, contradicen la voluntad de los habitantes, intervienen dañando el territorio declarado Reserva Mundial de la Biósfera y alteran el camino de sustentabilidad que entre todos, con respeto y democracia estamos construyendo.
Agradecemos de antemano vuestra atención.
Suscriben esta declaración las siguientes organizaciones sociales del territorio:
1. Agrupación Ambientalista VIVECURACAUTÍN
2. Agrupación Cultural Huitral-Mapu
3. Agrupación Cultural TUGÜN
4. Agrupación Curacautín Sin Embalses
5. Agrupación Turística de Malalcahuello
6. Alianza Territorial Mapuche
7. API Novena A.G.
8. Cámara de Turismo de Curacautín
9. Cámara de Turismo de Malalcahuello
10. Centro Femenino Altiva Araucaria
11. Coalición Ciudadana Aysén Reserva de Vida
12. CODEFF, Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora
13. Comité de Adelanto de Malalcahuello
14. Comité de Adelanto Cordillera las Raíces
15. Comité de Pequeños Apicultores de Curacautín
16. Comunidad Mapuche Benancio Huenchupán
17. Comunidad Mapuche Pancho Curamil
18. Comunidad Mapuche Juan Quidel de Cunco
19. CORETUR, Corporación Regional de Turismo
20. Corporación de Desarrollo “El Trampolín”
21. Forest Ethic – Ética en los Bosques
22. Fundación Huerquehue
23. Junta de Vecinos N° 1 de Curacautín
24. Junta de Vecinos N°2 de Curacautín
25. Junta de Vecinos de Malalcahuello
26. Junta de Vecinos Villa el Bosque
27. Observatorio Ciudadano
28. OLCA
29. Parques Para Chile
30. RADA
31. Red Reserva de la Biosfera Araucarias
32. Taller Sol de Mayo
33. Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Curacautín
34. Empresa Abord Spa
35. Empresa Cabañas Los Robles
36. Empresa Cabañas Newenpüllü
37. Empresa Casa Verde
38. Empresa Centro Ski Corralco
39. Empresa Chile Wild
40. Empresa El Coigue
41. Empresa Estación Benedicto
42. Empresa Domos Malalcahuello
43. Empresa Fundo Laguna Blanca
44. Empresa Inversiones Wenu Mapu
45. Empresa Isoterma Cero
46. Empresa Las Chascas
47. Empresa Las Tinajas
48. Empresa Los Guillos
49. Empresa Nativa Pizza
50. Empresa Ñamku Lodge
51. Empresa Posada del Rio
52. Empresa Refugio Las Raíces
53. Empresa Ruca Pehuen
54. Empresa SuizAndina
55. Empresa Termas de Manzanar
56. Empresa Termas de Malalcahuello
57. Empresa Turismo Epu Pewen
58. Empresa Vórtice.
59. Sociedad Comercial Valle del Río Ltda.
PERSONAS NATURALES
60. Aglae Casanova SIlva (Rut 7.038.802-2)
61. Alejandro Iturriaga Newman (Rut. 10.931.263-0)
62. Álvaro Herrera Yáñez (Rut. 13.316.417-0)
63. Andrés Briones Aravena (Rut. 8.707.602-4)
64. Andrés Pagola del Río (Rut. 9.979.787-8)
65. Beatriz Ríos Etcheverry (Rut 902706-0)
66. Berta Herrera Hernández (Rut.7.968.492-9)
67. Boris Farías Aravena (Rut. 8.305.730-0)
68. Carla Cepeda (Rut.13.709.916-0)
69. Carlos Crisóstomo (Rut. 14.296.137-7)
70. Carlota Zamora (Rut. 5.202.751-5)
71. Cristian Borgeoud (Rut. 16.282.421-k)
72. Cristina Gaete Cortés (Rut.13.659.555-5)
73. Diego Sepúlveda Zapata (Rut. 15.981.275-8)
74. Eduardo Reyes Jiménez (Rut.15.911.822-3)
75. Elena Germani Tellier (Rut.
76. Elena González Alarcón (Rut.4.704.978-4)
77. Eliana San Martín Montes (Rut. 9087451-9)
78. Enrique Valencia Sáez (Rut. 9.202.572-1)
79. Ernesto Venegas (Rut. 5.071.880-8)
80. Fabiola Fuentes Reyes (Rut. 15.981.123-9)
81. Felipe Andrade (Rut.16692509-6)
82. Felipe Guerra Schleef (Rut.16.656.127-2)
83. Felipe Hinojosa Castillo (Rut.13.036.730-5)
84. Fernando Ziem Alegría (Rut. 15.234.171-7)
85. Fernando Vásquez Zúñiga (Rut. 16.235.462-0)
86. Flavio Olivares Ferrada (Rut. 8.685.227-6)
87. Gabriel Carvajal Beltrán (Rut. 16.461.444-1)
88. Gerardo Zúñiga Navarro rut 10106026-8
89. Ginette Cortez Castillo (Rut. 10.965.540-6)
90. Gloenlandia Rivas Sáez (Rut. 8.340.248-2)
91. Gonzalo Soto Germani (Rut. 7.652.651-6)
92. Gustavo Iturriagada Venegas (Rut. 20.500.634-6)
93. Ignacio Donoso De la Noi (Rut. 16.155.384-0)
94. Ingrid Venegas González (Rut. 11.844.099-4)
95. Isadora Iturriaga Venegas (Rut.19.841.894-3)
96. Ivana Franz (Rut.12.4456.287-2)
97. Jacqueline Ramírez (Rut. 10.332.938-8)
98. Jaime Díaz Lavanchy (Rut 10663716-4)
99. Javiera Iturriaga Venegas (Rut.18.863.810-4)
100. Jenia Jofré Canobra (Rut.7045210-3)
101. Jonathan Manqui Quilaqueo (Rut.16.380.564-2)
102. Jorge Ojeda Martín (Rut.23.588.957-9)
103. José Miguel Araya Jofré (Rut.17.758.098-5)
104. José Miguel Cepeda Lagos (Rut. 15.462.439-2)
105. José Luis Álvarez Gómez (Rut. 13.522.043-4)
106. Joy Penroz Yáñez (Rut. 16.020.932-1)
107. Juan Vio Ulloa (Rut.6.556681-8)
108. Karin Morgensten Pastor (Rut. 13.964.905-2)
109. Katharina Tietze (Rut. 14.655.460-1)
110. Lavinia Schofield (Rut. 22.291.443-4)
111. Lilian Lorena Briones León (Rut. 13.810.251-3)
112. Lorena Villalobos Beltrán (Rut. 17.187.952-3)
113. Lorena Contreras Vera (Rut. 16.338.752-2)
114. Luis Antonio Soto Alarcón (Rut. 12.549.459-5)
115. Luz Marina Poblete Rivas (Rut. 13.934.920-2)
116. Macarena Cerda Brito (Rut. 15.710.681-3)
117. Macarena Molina Sandoval (Rut.17.991.352-6)
118. Marcela Castillo Carrasco (Rut. 11.337.120-k)
119. Marcelo Quidel (Rut.11.216.031-0)
120. Margarita Seguel Quezada (Rut 6841805-4)
121. María Angélica Hernández Saavedra (Rut. 6.531.804-0)
122. María Teresa Tascón González (Rut. 6.679.563-2)
123. María Verónica Muñoz Gutiérrez (Rut. 18.177026-0)
124. Marigen de Percigaluto (Rut.11.798.116-4)
125. Mario Abarca Ruiz (Rut.8.622.458-5)
126. Mario Esparza (Rut: 9.433.057)
127. Mario Pablo Neira Quiroga, (Rut 8.383.400-5)
128. Marisol Tascón González (Rut.6. 489.383 -1)
129. Marta Diez Tascón (Rut. 19.305.971-6)
130. Massiel Olivares Ferrada (Rut. 8.685.165-2)
131. Mauricio Peñailillo (Rut. 9.504.232-5)
132. Miguel Guajardo Barrera (Rut. 6.531.484-3)
133. Miguel Jofré Sarmiento (Rut. 9.980.966-3)
134. Miguel Niculqueo Traipe (Rut. 7.872.349-1)
135. Millaray Brito Siade (Rut. 5.360.793-4)
136. Natalia Corail Eterovic (Rut 15.839.217-8)
137. Nidia Aravena Sandoval (Rut. 14.296.202-0)
138. Paloma Cárdenas (Rut.13.923.555-k)
139. Pamela Valladares (Rut.15.552.000-0)
140. Patricia Beltrán Gacitúa. (Rut. 10358020-k)
141. Patricia Rodríguez Castillo (Rut.11.966.982-0)
142. Patricia Tapia Becerra (Rut. 14.540.380-4)
143. Patricio Sepúlveda Hernández (Rut. 6.804.356-5)
144. Peter Spahn Simba (Rut.9.717.433-4)
145. Raúl Alberto Cid Cid (Rut. 13.963.836-0)
146. Raydoreth Isla (Rut.11.966.979-0)
147. Remis Ramos Belmar, (Rut 6982010-7)
148. Ricardo Henríquez Escalona (Rut.10.468.993-0)
149. Rodrigo Calcagni Gonzales (Rut. 7.255.465-5)
150. Rogelio Gaete (Rut. 14.166.588-k)
151. Rosa Contreras Moncada (Rut.8.898.149-9)
152. Roxana Cecilia Martínez Henríquez (Rut. 7045209-K)
153. Roxana Pizarro Ruedi (Rut. 8.160.675-7)
154. Rudy Isla (Rut.8.653.251-4)
155. Sebastián Núñez Aillon (Rut. 13.916.880-1)
156. Sergio Pérez Menares (Rut.10.328.557-7)
157. Silvia Martínez (Rut. 2.526.278-6)
158. Úrsula del Carmen Miranda Vidal (Rut. 14.059.523-3)
159. Viviana Pailahueque Ramírez (Rut. 15.798.002-5)