Desde Montreal, comunicado de apoyo a Mapuexpress ante querella criminal. No permitiremos la censura a las y los defensores de derechos humanos

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Montreal, Canadá, 25 de julio 2017

El Comité de Apoyo al Pueblo Mapuche de Montreal y el Comité por los Derechos Humanos en América Latina, en tanto organismos que desde el espacio internacional nos solidarizamos con la realidad del Pueblo Mapuche, con sus organizaciones, comunidades y familias que persisten en la lucha anticolonial por la libre-determinación y el respeto de sus derechos ancestrales, consideramos necesario apoyar al medio de comunicación mapuche Mapuexpress y a su miembro, Alfredo Seguel, que hoy se encuentra en riesgo inminente de criminalización.

Hemos tomado conocimiento de una querella criminal interpuesta en contra de Alfredo Seguel por injurias graves con publicidad. Esta querella, (RIT N° 5706 – 2017), solicita 3 años de cárcel y 150 UTM de multa más costas del juicio. Esta acusación es presentada por un consultor del Banco Interamericano de Desarrollo y de diversos organismos empresariales y gubernamentales, Andrés Antivil, quien fuera denunciado por una serie de autoridades tradicionales cuando intentaba ejercer este rol en la zona de Maihue – Rupumeica. El hecho que inspira este proceso judicial se sitúa en el seno de un territorio mapuche, dónde actores locales denunciaron las faltas éticas del Ministerio de Energía y de este profesional, quienes planeaban instalar un proyecto en la zona sin respetar a las autoridades tradicionales y a las organizaciones históricas.

Este hecho nos parece doblemente grave. De una parte se pretende criminalizar el quehacer de un comunicador independiente y con ello de Mapuexpress, medio que ha constituido un espacio clave de difusión, análisis y crítica de los diversos acontecimientos que ocurren en Wallmapu, país Mapuche y que son silenciados por los medios comerciales. Recordemos que Chile es un país dónde los medios de comunicación se concentran principalmente en dos empresas, y que los medios comunitarios, tienen muy poco apoyo e incluso terminan siendo criminalizados como ha sido la realidad de las radioemisoras. De otra parte, con esta acción jurídica se persigue el quehacer de los actores territoriales mapuche que resisten a la expansión de las actividades empresariales de carácter extractivo, como son las inversiones hidroeléctricas en territorio mapuche.

Como parte de la comunidad internacional atenta a las vulneraciones de los derechos humanos de los pueblos indígenas y en particular del Pueblo Mapuche por parte de los Estados y empresas, consideramos que es un deber pronunciarnos ante este hecho. Por ello declaramos que:

Respaldamos al Colectivo Mapuexpress, y a su miembro Alfredo Seguel por esta persecución política en su contra. No aceptaremos la censura ni la criminalización de un medio de comunicación mapuche que participa activamente en la defensa de los derechos colectivos del Pueblo Mapuche.

Instamos a las autoridades chilenas, y entre ellas a los representantes de las instituciones que imparten justicia, a que se desestime esta querella y a que se garantice el derecho a la libre expresión de comunicadores y comunicadoras de pueblos indígenas.

Apoyamos a las comunidades mapuche en resistencia frente al modelo extractivo que continúan con sus reivindicaciones por el uso, manejo y control de los recursos naturales en sus territorios. Éstas deben ser escuchadas y consultadas, respetando el Consentimiento Libre, Previo e Informado, tal como ha sido declarado por Naciones Unidas.

Repudiamos el actuar de las empresas extractivas y del Ministerio de Energía en Chile que, bajo el falaz enunciado de la “responsabilidad empresarial” o de “diálogo social” esconden prácticas antiéticas de intervención de comunidades y territorios indígenas. El caso que está a la base de esta querella da cuenta del quiebre socio-comunitario que estas malas prácticas producen a través de ofertas económicas y laborales, atropellando las formas tradicionales de representatividad y organización, en desmedro de las propuestas locales de buen vivir. Solidariamente

Comité de Apoyo al Pueblo Mapuche de Montreal

Comité por los Derechos Humanos en América Latina