Juicio a Emilio Berkhoff : “Esto es persecución política”

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Ayer se realizaron los alegatos para pedir la anulación del juicio a Emilio Berkhoff : “Esto es persecución política, lo que conocimos en dictadura hoy día lo estamos viendo en una práctica cotidiana”, declaró Elisa jerez, madre de Emilio.

Por Virginia Peña – Fuente: laizquierdadiario.cl

Ayer lunes 1 de junio se realizaron los alegatos en la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones de Concepción del recurso de nulidad interpuesto por la Defensa de Emilio Berkhoff Jerez, joven simpatizante de la causa mapuche condenado a 5 años de cárcel por porte ilegal de armas y municiones.

La defensa encabezada por el abogado Jaime Pacheco busca repetir el juicio dado que el joven luchador fue condenado con pruebas no rendidas por el Ministerio Público durante el juicio en Cañete realizado en marzo de este año, pero sobretodo porque la condena se basa en prejuicios, estereotipos y preconceptos sustentados en las ideas políticas de Emilio Berkhoff. Esta situación es de suma gravedad puesto que el sistema de justicia penal debiese juzgar los actos, no las ideas o pensamientos políticos que una persona pueda tener.

Por su parte la Fiscalía rechazó durante los alegatos que el Tribunal Oral de Cañete basara la condena a Emilio Berkhoff en sus ideas políticas y simpatía por la causa del pueblo mapuche.

Resulta por no decir menos “llamativo” que mientras a Emilio Berkhoff se le condenara a 5 años de cárcel por porte ilegal de armas, es decir la máxima pena, en casos como el del conocido agricultor derechista y anti mapuche, Jorge Temer a quien se le encontró en septiembre de 2012 en su domicilio en Victoria, región de La Araucanía, un verdadero arsenal de armas que incluía fusiles, rifles, pistolas, revólveres, bombas lacrimógenas y municiones de guerra, sólo fuera condenado a firma semanal durante los tres meses decretados para la investigación. Temer nunca estuvo preso, quedando en la completa impunidad.

Mientras a Emilio Berkhoff Jerez se le condena a la pena máxima por porte ilegal de armas y municiones, la semana recién pasada la Corte Marcial le rebajó la pena a Miguel Millacura Cárcamo, Carabinero que asesinó al joven estudiante Manuel Gutiérrez en agosto de 2011, debido a que la justicia consideró el crimen como “cuasi delito de homicida”, ya que el policía “disparó al aire”, por lo que la condena quedó en tan sólo 461 días de presidio.

Como hemos visto en reiteradas ocasiones, mientras a las y los luchadores sociales se les aplica el máximo “rigor” de la Ley, utilizando figuras como los testigos “sin rostro”, condenando con penas máximas, a los poderosos y sus amigos y familiares, a sus defensores como policías que asesinan y agreden al pueblo mapuche, a estudiantes que se movilizan, a trabajadores en huelga, se les terminan aplicando las mínimas penas, si es que reciben alguna condena.

El doble standard e la justicia hace rato que lo vemos en su máxima expresión de impunidad. Como señaló Elisa Jerez, madre de Emilio a la salida de los alegatos en Concepción: “Esto es persecución política, lo que conocimos en dictadura hoy día lo estamos viendo en una práctica cotidiana, no sólo con mi hijo (…) que mi hijo tenga debido proceso, no lo tuvo desde el inicio, recordemos que la criminalización hacia él partió por el mismo ministro del interior en ese momento, que lo condenó a priori”.