El arma de los impotentes: Colegio Médico visita a los presos del “Caso Iglesias” en el día 94 de la huelga de hambre

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

10 de septiembre de 2017.- La medida sostenida por el lonco Alfredo Tralcal y los hermanos Benito, Ariel y Pablo Trangol exige mediar el proceso judicial respecto a la Ley Antiterrorista, ley que permite tenerlos en prisión preventiva hace más de un año como presuntos autores del ataque incendiario contra un templo evangélico de la comuna de Padre Las Casas y del que se declaran inocentes.

Por Morin Ortiz Herrera, publicado en El Desconcierto

El 8 de septiembre se cumplieron 94 días de la huelga de hambre de los presos políticos mapuche por el “Caso Iglesias”. Ante esta urgencia, el doctor César Salazar, miembro del Departamento de DD.HH del Colegio Médico, viajó desde Santiago a Temuco para evaluar durante más de cinco horas las consecuencias tras el ayuno hídrico prolongado que sostienen los cuatro imputados.

La revisión identificó una baja de peso significativa mayor al 20% del peso corporal, además de compromisos vitales de secuelas neurológicas, cardiológicas, renales y digestivas. Observaciones que alertan sobre la gravedad que constituye la huelga de hambre, situación por la cual “el Colegio Médico quisiera realizar un seguimiento para informar a las autoridades del riesgo en el que se encuentran estas cuatro personas”, señaló Salazar.

Para ello, el Departamento de DD.HH del organismo hará un informe con lo recabado, donde además incluirán los antecedentes registrados en el mismo procedimiento realizado el sábado 29 de julio por Enrique Morales, Presidente del Departamento, y su colega Waldo Wilkinson. Entonces cumplían 53 días en huelgay ya evidenciaban hipertensión, cefalea y depresión severa. Con este documento “se hará llegar la situación de gravedad a las autoridades y el plan es hacer una conferencia de prensa que se realizará en Santiago, donde se le pueda notificar a los medios de comunicación la situación en la cual están los cuatro huelguistas”, señala Salazar.

El doctor señala que los presos manifestaron sostener esta medida porque no disponen de herramientas comunicacionales, ni de poder político ni económico para hacer valer sus derechos. “La literatura médica le llama a las huelgas de hambre ´el arma de los impotentes´, porque precisamente no hay otras herramientas de las cuales disponen, sobre todo en el contexto de una cárcel, para hacer patente la denuncia”. En este caso estas cuatro personas protestan contra la injusticia en torno al proceso judicial que los tiene bajo la Ley Antiterrorista.

Exámenes y medicamentos

Tras la revisión médica, los cuatro huelguistas presentan riesgo vital y daños neurológicos severos. Uno de los más afectados es Benito Trangol, de 33 años, quien presenta “compromiso neurológico grave y debiese requerir hospitalización. Está con desequilibrio, enlentecido, poco conectado al medio”. Situación que, según Salazar, exige manejo médico dentro de un hospital y está siendo impedida por el contexto carcelario.

Para agilizar el traslado, el Colegio Médico realizará un informe formal que se entregará a los abogados del caso para que gestionen la derivación a uno de los hospitales de La Araucanía. “El personal médico de la cárcel está informado del riesgo de estas cuatro personas y particularmente,  en el caso de Benito, de la indicación de hospitalización. Por lo que, en cierto sentido, hay alguna responsabilidad médica de que el traslado se realice”. Del mismo modo, su hermano de 23 años, Pablo Trangol, también requiere de exámenes neurológicos que sólo están disponibles en el Hospital.

Compleja es también la situación del lonco Alfredo Tralcal, quien antes de entrar a la cárcel ya presentaba antecedentes de hipertensión, hemorragia digestiva en estudio y úlcera gástrica. Hoy sufre una riesgosa pérdida de peso y una severa depresión que se ha intensificado desde la revisión del día 53, ocasión en la que se le administró antidepresivos.

Ante la consulta por eventuales contraindicaciones en el uso de estos, considerando el ayuno prolongado, el doctor Salazar señaló que se tomaron las medidas pertinentes con protección gástrica. A lo que añadió: “las pastillas no solucionan nada, sólo son una medida temporal al problema de fondo que es una depresión severa”. Por lo que en esta ocasión se solicitó derivación psicológica.

Tras la revisión el doctor Salazar sugirió el uso de algunos medicamentos y sueros vitamínicos para prevenir las consecuencias posteriores a una huelga de hambre. Tales como “secuelas neurológicas como compromiso de conciencia, compromiso de la marcha, compromisos cardiovasculares, arritmia, atrofia intestinal y alteraciones digestivas”. Por esto, señaló la importancia de mantener una hidratación diaria que asegure un aporte vitamínico básico.

Medida que se acoge a la Declaración de Malta de la Asociación Médica Mundial, que plantea que las huelgas de hambre son acciones legítimas por parte de las personas que deciden tomar esta forma de protesta. Lo que quiere decir que el personal médico, aun cuando no le parezca esta decisión “debe respetar la autonomía de cada persona de decidir por su propio cuerpo”. En este sentido, Salazar asegura que a los huelguistas “no se les ha administrado ni se ha forzado a consumir alimentos”.

Llamado urgente a las autoridades

Según lo conversado entre el doctor y los huelguistas: “ellos sostienen que han sido sometidos a un proceso injusto el que los tiene con la sensación de frustración e impotencia. Aun así refieren mantener la huelga hasta las últimas consecuencias. Si bien quieren vivir y mantenerse vivos, desean hacerlo con dignidad y con un trato justo por parte de la justicia”.

Por tanto, la huelga de hambre se sostendrá hasta que no haya una mediación judicial que responda a las solicitudes que han hecho. Estas son: Juicio Justo en un plazo razonable; No a la aplicación de la ley 18.314 (denominada Ley Antiterrorista); No a la utilización de testigos sin rostros y revocación de la medida cautelar de prisión preventiva.

Determinación ante la cual el doctor Salazar hizo un llamado a las autoridades locales y nacionales por parte del Departamento de Derechos Humanos del Colegio Médico: “Es insostenible una huelga de más días. Hay compromiso vital y de secuelas que son irreversibles que es necesario evitar. Solicitamos que haya una mediación de parte de las autoridades del poder judicial”.

La visita médica se realizó a 20 días de la audiencia preparatoria del juicio oral del “Caso Iglesias”, con fecha para el 27 de septiembre. Instancia en la que se evaluará si las pruebas presentadas durante la investigación son pertinentes o no. Se espera que los informes emitidos puedan servir como insumos para el caso.

Reprimen manifestación de apoyo a los huelguistas

La visita se realizó al otro día de que en las calles de Temuco se manifestaran pacíficamente familias mapuche, estudiantes secundarios del Liceo Pablo Neruda y amigos/as de la causa en apoyo a los huelguistas del “Caso Iglesias”, siendo violentamente reprimidos por Fuerzas Especiales de Carabineros, quienes detuvieron a 22 de los manifestantes, tres de ellas menores de edad.

Otros cuatro pasaron a control de detención: tres quedaron con reclusión domiciliaria nocturna, mientras que Daniel Melinao deberá cumplir prisión preventiva en la cárcel de Temuco, luego de defender a una menor de edad de los golpes de un sacristán al interior de la Catedral donde buscaron refugio. La Jueza de Garantía, decidió no concederle el traslado a Angol, donde estaría más cerca de su familia.