Pueblo Mapuche: Potenciar organización y avanzar al Kume Mongen contra abuso policial e intereses de empresas y gobiernos

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Editorial Mapuexpress: Ante un nuevo contexto de represión y criminalización a ambos lados de la cordillera, hacemos un llamado a las comunidades comunidades mapuche y organizaciones solidarias, a defender nuestros territorios y la vida digna.



Fiscales mediocres y sin compromiso con fortalecer su institución, todo el alto mando de la policía militarizada chilena investigado por casos de robos de dinero al Estado, agencias secretas de información levantando irresponsables acusaciones y un gobierno y su clase política que nunca ha asumido una conversación seria acerca de lo que ocurre en los territorios del pueblo Mapuche. Ese es el escenario que se agrava ante las abusivas detenciones de dirigentes políticos y espirituales mapuche este fin de semana. Todo esto acompañado de la huelga de más de 110 días de otros comuneros que llevan más de un año con prisión preventiva, así como la prisión política de numerosos hermanos a ambos lados de la cordillera y la represión que llega a extremos como al desaparición del compañero Santiago Maldonado en Chubut.

Frente a esta maliciosa operación de inteligencia, aprobada por el Subsecretario del Interior, que afirmo que esta “Operación Huracán” está respaldada porque la “la determinación del Tribunal avala el carácter licito del procedimiento policial”, no nos queda otra que fortalecer nuestra organización en todos los territorios Mapuche y potenciar las acciones de defensa de nuestra Ñuke Mapu, de nuestros bosques, de nuestras aguas, de nuestro mar, valles y cordilleras. Y por sobre todo defender la vida digna, nuestro Kume Mongen, nuestro Buen Vivir.

Tenemos que defender a nuestros niños, a nuestras niñas, a nuestras familias abusadas por la policía enviada por los gobiernos de Buenos Aires y Santiago. Pu peñi, lamgien, este mal tiempo de oscuridad pasará, nuestra propuesta de respeto entre las personas y la naturaleza prevalecerá a través de un camino de autonomía y autodeterminación que construimos en conjunto.

El pueblo mapuche, con presencia milenaria en estos territorios, ha soportado innumerables avasallamientos, ocupaciones e intentos de extinción desde el Tawantinsuyu hasta los Estados de Chile y Argentina, pasando por el reino de España. Lo más reciente de estas expresiones de intentos de exterminio, dominación o integración a sus leyes, han sido las estrategias implementadas por los diferentes gobiernos una vez finalizadas las dictaduras cívico-militar en Chile y Argentina.

Todos estos impulsos dañinos, han fracasado, debido la sistemática lucha de las comunidades mapuche que obligadas o no, han sabido establecer una resistencia en los ámbitos políticos, culturales, económicos, legales y además espirituales, tanto a nivel local como internacional.

Mientras las familias, comunidades y organizaciones resisten las violentas campañas estatales y empresariales para criminalizar, judicializar y encarcelar a los defensores y defensoras de las demandas mapuche, la lucha continúa y se amplía tanto territorial como conceptualmente. En tiempo, espacio y espiritualidad, el Pueblo Mapuche existe.

Ya no solo se defiende la Araucanía, sino que desde Santiago y Buenos Aires, hasta la Patagonia y desde el Atlántico y el Pacífico, las comunidades Mapuche están haciendo notar la recuperación territorial y protección y uso colectivo de los bienes comunes tanto del mar, de los lagos y ríos, de las montañas y bosques, y por supuesto del aire y el subsuelo. Pero también en este territorio se está desarrollando y fortaleciendo la rica filosofía de vida con los conceptos ancestrales de nuestro pueblo que es parte de la naturaleza. Hoy más que nunca en tiempos de crisis ambientales, de encarcelamiento, represión y abuso por parte de las instituciones del Estado chileno, el Pueblo Mapuche alza su voz para defender la naturaleza y la vida digna. Y por supuesto sus alianzas con las comunidades organizadas de los pueblos chileno y argentino que también sufren el abuso de las clases de poder.

Newen kom pu peñi ka lamgen