Machi Celestino Córdova sufre descompensación por huelga de hambre

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Debido a una descompensación, este lunes 19 de marzo fue trasladado al hospital regional de Temuco el machi Celestino Córdova, quien lleva 65 días de huelga de hambre líquida en el Centro de Cumplimiento Penitenciario de la ciudad.

A pesar de sus condiciones físicas, razón de preocupación de diversos sectores de derechos humanos, eclesiásticos y de organizaciones sociales, ha trascendido que el Machi mantendrá esta medida de protesta hasta que se le permita acudir por 48 horas al Rewe (espacio ceremonial sagrado), para el ejercicio de su religiosidad y espiritualidad.

A continuación, compartimos declaración pública del Departamento de Primeras Naciones del COLMED (Colegio Médico), manifestando su preocupación por las condiciones de salud del Machi, publicado por Aukin.org .

Declaración:

El Departamento de Primeras Naciones del COLMED (Colegio Médico) lamenta profundamente las condiciones de salud en las que se encuentra el Machi Celestino Córdova, quien cumple condena en un centro penitenciario.

Es nuestro deber recordar que:

  1. En su rol como autoridad ancestral mapuche es fundamental mantener conexión con su territorio de origen, más aún si se trata de un Machi, quien establece conexión espiritual desde su REWE con las energías universales. Por eso mismo la privación de libertad ya es un factor culturalmente agresor al alejarlo de su territorio y determinar con ello el desequilibrio que condujo a su enfermedad finalmente. Era de esperarse un detrimento paulatino en su estado de salud.
  2. En su calidad de enfermo y en su contexto cultural mapuche requiere de la realización de un proceso sanador en todo homólogo a ser trasladado a un centro asistencial occidental y que en su caso implica poder retornar a su domicilio para renovar su REWE, que actúa como lugar de recarga y recomposición energética. Dependiendo del resultado de este proceso renovador denominado NGEIKÜREWEN o ANÜMREWEN (dependiendo del territorio), será necesario realizarlo periódicamente y/o acudir con otro Machi para un proceso curativo culturalmente pertinente.
  3. Estimamos como Departamento de Primeras Naciones que la solicitud es en todo homóloga a la necesidad de cualquier interno de acudir a un control médico, de ser hospitalizado e incluso de realizarse un procedimiento quirúrgico, actividades todas validadas por la cultura chilena occidental y que no requieren usualmente mayor explicación.
  4. Independientemente de las precisiones anteriores, entendiendo que la complementación en salud es parte del itinerario terapéutico que usualmente observamos en población mapuche y otras Primeras Naciones en nuestro país, y que no se trata de desacreditar un Sistema Médico o hegemonizar una cultura por sobre la otra, creemos que el Machi Celestino Córdova debe ser además evaluado por un equipo de Salud hospitalario sensibilizado y capacitado en temáticas indígenas.

Con esto pretendemos orientar técnicamente conforme a DDHH en contexto mapuche y promover la comprensión mutua de las necesidades fundamentales entre culturas distintas.