Organizaciones de DDHH dan a conocer preocupante situación en territorio Pewenche de Cañicú, Alto Bio Bio

Observadores y defensores de derechos humanos pertenecientes a las organizaciones Comisión Ética Contra la Tortura y Coordinadora 4 de Agosto por la Defensa de los Derechos del Pueblo, tras imponerse de la ocupación de comuneros Mapuche-Pewenche de Cauñicú (Comuna de Alto Bío Bío, VIII Región) de un territorio ubicado en el sector Los Chenques en manos de un empresario del grupo familiar Esquerré, emitieron una declaración manifestando su preocupación por los actuales conflictos que atraviesa la comunidad a causa de problemas de tierras con un empresario, cuyo predio que posee es territorio ancestral pewenche y en su interior existen diversos antecedentes sobre la existencia de cementerios, nguillatuwe y paliwe.

“Es convicción de los comuneros pewenche estar recuperando tierras que anteriormente habían ocupado y, por tanto, no consideran estar incurriendo en una ilegalidad. Este planteamiento se sustenta en el artículo 13, N° 1, del Convenio 169 de la OIT al afirmar “la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios”, señalan en una parte de la declaración los observadores de DDHH.

Cabe mencionar que el mismo particular del fundo en conjunto con un empresario hidroeléctrico, pretenden imponer en el territorio de la comunidad una hidroeléctrica, razón por la cual diversas organizaciones reaccionaron hace algunos días pidiendo terminar con los atropellos a las comunidades pewenche, suscribiendo una declaración que entre otros puntos señala: “”Hacemos un llamado al Gobierno central ante la acción inoficiosa de los actores del gobierno regional del Bio-Bio, a terminar con los atropellos a las comunidades mapuche pewenche del Alto Bio Bio; a que se asuma las obligaciones estatales de cautelar la integridad cultural y a respetar las prioridades en materia de desarrollo, su territorio ancestral y recursos naturales, establecidos en normas internacionales como el Convenio 169 de la OIT y la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, buscando una salida pacífica a las actuales demandas y petitorios de las comunidades que se ajustan a derecho”, señalan en torno al proceso de recuperación de tierras y el freno a la expansión hidroeléctrica.

Entre las organizaciones firmantes están: Acción por los Cisnes, Valdivia; Centro de Estudios Sociales de Chiloé (Cesch); Colectivo Ecologista Aire Puro, Valparaíso; Colectivo Viento Sur; Comisión Justicia y Paz – Aysén; Comité de Apoyo al Pueblo Mapuche de Montreal, Canadá;  Coordinadora por la Defensa de los Territorios del Bio Bio; Coordinadora Memoria y Derechos Humanos de Los Rios; Grupo de Trabajo por Derechos Colectivos; Mapuche Documentation Center, Ñuke Mapu, Suecia; Red de Acción por los Derechos Ambientales (Rada-Temuco); Red de Comunicación Mapuche; Red por la Defensa de los Territorios-Wallmapu (Araucanía); Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales (Olca) y Valdivia sin Represas.

A esto se suma diversos pronunciamiento de solidaridad de organizaciones que se han sumado posteriormente, tales como: Chile Sustentable, Red de Semillas Libres de Chile, Ética en Los Bosques, Comité Iniciativa Arica y Parinacota Sustentable CIAPS, la Red de apoyo a los Pueblos Indígenas de Noruega, La Red Ecológica de Chile.

Por su parte, el comunicador de portales internacionales, Andrés Figueroa, quien es licenciado en comunicación social, literatura, lingüística y periodista profesional de origen chileno, señaló en relación a la situación del Alto Bio Bio: “El combate nuestro, de mapuche y de mestizos, por la recuperación indeclinable y justiciera del territorio Pewenche del Alto Bio-Bio y en contra de la arremetida de los intereses del gran capital extractivista, es una lucha entre la vida y la muerte. No se trata de capricho o de moda. Las pistas de la sociedad pos-capitalista futura abrevan de la práctica y victorias parciales de los pueblos y sus razones históricas. El terror impuesto por la minoría que todavía manda, se vuelve rebeldía en el pecho y en la cabeza, y la rebeldía organizada se convierte en promesa de liberación. Por eso estamos aquí. Si no fuéramos parte de esta batalla necesaria, ¿cómo miramos a los ojos a los hijos nuestros y qué sentido tiene la vida misma?

La Doctora Alexandra Tomaselli, Investigadora, Academia Europea de Bolzano (ITALIA), también envió su solidaridad con la comunidad de Cañicú y alentó a las autoridades para que se resuelva los problemas que enfrentan las familias pewenche allí.

La declaración de los observadores de Derechos Humanos

Manuel Andrade Valenzuela de la Comisión Ética Contra la Tortura; y Luis Guerrero Paredes, de la Coordinadora 4 de Agosto por la Defensa de los Derechos del Pueblo, visitaron el territorio de Cañicú, Alto Bio Bio, y señalaron: “La ocupación del territorio mencionado es reivindicada como Territorio ancestral por la comunidad pewenche de Cauñicú, de acuerdo a lo señalado por el vocero Nelson Maripil. Por su parte, según el testimonio del Lonco de la comunidad Marcelino Queupil, en dicho territorio se encuentran importantes hitos que dan cuenta de la presencia pewenche representada en la existencia de cementerios, nguillatuwe y paliwe anteriores a la categoría de propiedad privada que el territorio ostenta en la actualidad. Dicha demanda tiene correspondencia con el artículo 14, N° 1, del Convenio 169 de la OIT, en el que se señala que deberá reconocerse para los pueblos indígenas el derecho de propiedad y de posesión sobre las tierras que tradicionalmente ocupan. La Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas se expresa con una mayor precisión cuando en su artículo 26, N° 1, establece que los pueblos indígenas “tienen derecho a las tierras, territorios y recursos que tradicionalmente han poseído, ocupado o utilizado o adquirido”. Ambos instrumentos jurídicos ratificados por el Estado de Chile.”

En otro punto agregan: “La responsabilidad de la comunidad involucrada en la acción de recuperación territorial, se enmarca en la obediencia colectiva a una consciencia distinta de la occidental, que determina a la comunidad en su actuar y no le permite representarse su acción como delito. En este sentido, es convicción de los comuneros pewenche estar recuperando tierras que anteriormente habían ocupado y, por tanto, no consideran estar incurriendo en una ilegalidad. Este planteamiento se sustenta en el artículo 13, N° 1, del Convenio 169 de la OIT al afirmar “la importancia especial que para las culturas y valores espirituales de los pueblos interesados reviste su relación con las tierras o territorios.”

Finalizan señalando: “Hacemos un llamado a las autoridades del Estado de Chile a garantizar el respeto a la vida e integridad física y psíquica de las personas que se encuentran al interior de la propiedad aludida, con particular preocupación por la presencia de niños y niñas junto a sus padres y familiares. Durante los últimos meses la opinión pública ha conocido hechos de violencia que han afectado gravemente a comuneros mapuche. Nos referimos particularmente a los lamentables sucesos acontecidos el día 10 de febrero del presente año en el Lob Choque- Lleu Lleu, en el que nueve personas fueron detenidas y testimoniaron agresiones aberrantes por agentes del Estado, que se han difundido a través de las redes sociales y han sido denunciados ante el Instituto Nacional de Derechos Humanos.”

*************************

Información relacionada

Organizaciones protestan por instalación de minihidro en zona de Alto Biobío / http://www.publimetro.cl/nota/cronica/organizaciones-mapuches-protestan-por-instalacion-de-minihidro-en-zona-de-alto-biobio/xIQpce!5UZg4780EYbNE/

************************

Imagen: Fundo los Chenque en recuperación por comunidad Cañicú – Lof Kawellu ko / Foto: Corporación 4 de agosto

recuperacion tierras los chenque