Opinión de la Comunidad de Historia Mapuche sobre la situación de la machi Francisca Linconao y ante quienes atentan contra su vida

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Machi Francisca Linconao

I

“No contamos con semanas, contamos con días”, nos advierte el Colegio Medico sobre el delicado estado de salud en el que se encuentra la machi Francisca Linconao luego de casi dos semanas en huelga de hambre. Otra vida mapuche atravesando la delgada línea hacia la muerte. Hace unas semanas hablábamos de Brandon, de Lorenza. Pareciese que la agonía ya se nos vuelve cotidiana.

            La machi Francisca, entre las tinieblas del colonialismo, se ha transformado en un faro de dignidad para el pueblo mapuche, por la lucha que desarrolla en estos instantes por su libertad, por un juicio justo, fuera del racismo jurídico que reina en los tribunales al sur del Bio Bío. La machi Francisca debe tener gruesas carpetas en los aparatos de inteligencia por defender incansablemente su territorio. Fue ella quien el año 2008 denunció a la Sociedad Palermo Limitada, de propiedad de la familia Taladriz, influyentes personeros de la Multigremial de la Araucanía[1], por tala ilegal de árboles y arbustos nativos en el fundo Palermo Chico, colindante con su comunidad. Los actos de la familia Taladriz violaban un sitio de significación cultural, en tanto aquellos árboles nativos eran parte de un menoko, humedal donde habitan fuerzas fundamentales para la cosmovisión mapuche y la vida en general, lugar desde donde la machi recolectaba plantas medicinales para la atención y buena salud de la sociedad. La Corte falló en favor de la machi mediante lo que fue el primer juicio ganado utilizando el Convenio 169 de la OIT.

            Este hecho reviste una significación profunda en el entramado colonial y capitalista en la región, dado que la machi Francisca logró situar el derecho al territorio por sobre el posicionamiento individual de la tierra. Los Taladriz, y toda la Multigremial, evidenciaron en la lucha de la machi Francisca en el sector Rahue de la comuna de Padre Las Casas un proceso que pone a la luz la turbiedad de su propiedad sobre la tierra. La propiedad jurídica, argumento defendido incansablemente por el latifundio colonial, se vio revestido de un significado que permite hablar, desde la misma jurisprudencia, es decir, desde el lenguaje que con tanto ahínco defienden, del derecho al territorio, del derecho a impugnar el argumento liberal de la propiedad. Quizás es esto lo que no le perdonan a la machi Francisca Linconao, develar con sus medios, el aparato jurídico, el origen espurio de sus propiedades. Por cierto, quien perdió frente a la machi fue el abogado Carlos Tenorio, actual defensor de la familia Luchsinger MacKay, también miembros de la Multigremial.

II

Todo hacer ver que los caminos institucionales o políticos (como usar y ganarle al Estado o a los particulares en tribunales nacionales o interamericanos) se están cerrando y los contextos jurídicos que aluden a lo convenido y declarado por Chile en materia de derecho indígena vienen siendo burlados. Se nos ofrece a cambio -sino la sumisión más absoluta al orden arbitrario- un enfrentamiento para el cual sólo están preparados quienes proviniendo de una cultura de la muerte están armados con los medios más sofisticados en materias de guerra sucia, contando con la experiencia del golpe, la impunidad y connivencia posterior.

            Lamentable. Esto sólo vaticina que el camino se va haciendo largo y tortuoso, ante lo que nos queda advertir que si bajo esas condiciones en otros momentos históricos, como lo fue todo el siglo XX,  nuestra lucha y nuestra identidad ha pervivido a las peores condiciones de despojo, violencia, negación y persecución, entonces la opción estratégica que adoptan los dueños de la fuerza no les asegura su victoria, salvo por un momento. Es brutal, pero les funcionó con la conquista, aunque no resuelve nada, sólo administra el problema a su favor. Ellos no ofrecen ninguna otra opción política.

            Nos queda claro que los sectores militarizados y en esto no sólo involucramos a los uniformados que disparan a niños, sino a esa parte de la sociedad civil (latifundistas,  fiscales, parlamentarios, etc.) que no se hicieron problemas en co-gobernar con la dictadura, son quienes están ejerciendo un poder factico. Ellos, como sus oponentes, deben entender que las condiciones de fuerza no son sustentables en el tiempo, tarde o temprano terminan agotándose aunque no hayan tiros de por medio. El costo es alto en materia social, económica, emocional, psicológica ¿quién lo pagara esta vez?, creer que tan sólo los mapuche es de ilusos. ¿Quién lucrará de esto? en lo inmediato los grandes capitales neoliberales cuyo negocio chorrea a la elite regional. Cero concepto de asociatividad y de otros modelos de desarrollo que no sean los extractivistas.

III

Es cierto, lo que se nos hace en la figura de nuestra machi, del joven Brandon, de Matías Catrileo, del cual conmemoramos nueve años de su crimen, es la fórmula brutal de ganar tiempo y abrir espacio para que el negocio de moda gane mercado, en los marcos de un Estado tomado por algunas familias coludidas con la fuerza, la riqueza, el poder y una imagen de país miserable y autocentrada en su propia etnicidad.

            Ante esto es que llamamos a las autoridades a intervenir urgentemente ante el caso que detiene a nuestra machi, destrabando todos los impedimentos para su liberación, sean jurídicos (ley antiterrorista; ministro Luis Troncoso) como políticos (presiones cívico-policiales de la multigremial y carabineros).

             Lavarse las manos ante un tema tan límite como lo es la vida de Francisca Linconao, quien porta una espiritualidad especial como exclusiva de reconocimiento entre los mapuche y significación para el resto de las vidas con que convivimos, sólo los corresponsabilizará con la injusticia y la inmoralidad existente en el país.

            Para nosotros los escenarios que se pueden desprender de una desidia política son tan inconcebibles como complejos, he ahí nuestra preocupación y voz de alerta que esperamos quienes gobiernan y son gobernados lo puedan escuchar y actuar como corresponde.

 

Comunidad de  Historia Mapuche

 

Gulumapu, enero 4 de 2017

[1]             La Multigremial aglutina a la Sociedad de Fomento Agrícola Temuco (SOFO), Cámara Chilena de la Construcción de Temuco, Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de Temuco, Corporación Chilena de la Madera Araucanía (CORMA), Asociación de Dueños de Camiones de Malleco y Cautín, Hotelga Araucanía; Asociación de Industriales de Malleco y Cautín (Asimca) y SalmónChile Araucanía.

Foto: Mural realizado por el proyecto Museo a Cielo Abierto en la población La Pincoya, Santiago (Foto: Simona Mallo)