domingo, julio 21, 2024

Poemas desde Territorio Mapuche de Emilio Antilef Arriagada

En los años ’80 Emilio Antilef, cuando era un niño, fue conocido por participar en programas de televisión. Luego de eso se fue a América del Norte, estudio, aprendió inglés, se hizo periodista. Ha recorrido varios países y ahora se mueve entre Santiago y Villarrica. Ha editado varios libros y en Julio reeditara su sección de entrevistas periodísticas Visibles. Antilef habla de la naturaleza, los árboles y el vinculo que lo mantiene con sus Epu namun (dos píes) en la Mapu, pero siendo un ciudadano también del mundo.


Por: Patuno Melillanca
Mapuexpress.org


 

 

– ¿Te consideras un poeta mapuche?

– Claro que sí, muy warriache, muy permeable a toda la cultura global de siempre, pero eso alimenta mi Mapuche mognen o mi ser mapuche

 

– ¿Cómo se mueve o se debería mover un mapuche en el contexto de una comunidad global conectada en este siglo 21… y a la vez mantener sus epu “Namun” (píes) en la Mapu?

– Es que nadie tiene autoridad de decir ASI SE DEBE MOVER UNO, somos mapuches y como dice el gran Huenun (se refiere a Jaime Luis Huenun), no somos un ejército ni un partido, como lo intentan ver unos cuantos peregrinos, ser mapuche, para mí, de hecho, es ser abierto, ser genuino y es en ese mognen, donde la conciencia viene solita. Como dicen algunos la ezcurria (despabilamiento) es gratis y el namun se mantiene en la medida que vas explorando tu raiz y manteniendo ese enamoramiento con ella que te impulsa. No es Deber ser así, es sencillamente serlo, expresarlo. Yahí también ojala que cada mapuche tuviera un buen peñi o lamgen que le ayude a recordar cuando los sentimientos andan volando bajo.

 

– Donde vives ahora? que haces?…  de que vives?…

– Vivo entre Santiago, Peñalolen y la casa de mi padre en Villarrica, mis clases de inglés me dan de comer y viajar y lo demás vivo del aire, ja ja ja… Del aire que me da mi coqueteo con el periodismo. Me estoy dedicando mucho a la gestión de sacar adelante las metas de IACCTIS, pero los proyectos de cultura no dan para andar parando la olla, pero si para sembrar  una cosecha que es realmente generosa para alimentar muchas sonrisas y al menos en IACCTIS nos interesan las sonrisas de los pichikeche (niños y niñas), no solo mapuches, sino Aymaras, Quechuas y los Rapanui que a veces nos apañan.

 


Nacido en en Santiago de Chile en 1972. Hijo de padre mapuche. Escribió su primer libro a los seis años de edad. Ha publicado 4 libros de poesía: Pequeños poemas (1979) Mi mundo de Niño(1982), Ragco(1989) y Intima trinidad (2001) Sus poemas han sido parte de diferentes antologías de poesía joven y de arte indígena. Ha realizado estudios de Bachillerato en Artes en Calgary, Canada y de Periodismo en la Uniacc. Como periodista, publicó en 2012 el libro de entrevistas: VISIBLES:MAPUCHES EN LA CABEZA DEL LEON, que este año lanza su segunda edición ampliada con Editorial Catalonia. Es Licenciado En Educación en Inglés de la Universidad de Santiago. Ejerce como periodista y como docente del idioma Inglés en colegios y empresas. Es Vicepresidente del Instituto de Artes, Ciencias, Cultura y Tecnología de Santiago (IACCTIS) y escribe en el diario electrónico Eldinamo.cl


 

 

GENTES DE TIERRA

Todos los sonidos
los números
las comas
los alegatos
las plegarias
y las piedras
las rebeldes maldiciones
y los más húmedos besos
se reúnen
para armar
su anfiteatro
que presenta
la fina desesperación
del agua
cuando cae
en magistral ballet
entre las rocas que no pueden sujetar
el sumo pontificado
de la tierra no domada
en lento peregrinaje hacia su cielo

Así que

salten cascadas
griten niños
callen hombres
suenen todos los tambores
que poseen las quebradas
y los ríos
y los lagos
de la tierra que no cesa
de ser
y amanecer y parir
sus más pródigos hijos

 

ELTUME WOODS

Ese bosque
del paterno origen
de apellido mapuche
y de vista hacia el volcán

me invita a jugar

y en sus feroces elementos
me sumerge
en sus carruseles y sus rondas
donde el ayer y el hoy
bailan desnudos
sin estúpidos rencores familiares
y sin pudores
sin recuerdos de la palabra culpa

cuando se reconoce la pulpa de la tierra
que es un bocado de todos los sabores
que pueden quedarse en la lengua
que acaricia
los pliegues que se expanden en el bosque
como lo haría
ante una mujer que abre sus secretos
de madre
que es fecunda

y me convierte
en un sol muy pequeño y muy errante
que acaricia su contorno con follaje
de bosque
ahí en Eltume
y su espectáculo de plan ilimitado
de árboles que desafían cada cielo
y sus promesas nunca eternas

entre el perpetuo sentido del cambio
de nubes que desfilan para irse
y traer algo más que una esperanza
algo más que el sinfónico ensamble
de la materia con la que estamos fabricados
y el espíritu que sube
baja
trepa y grita
ama
pierde y gana
la vida que vale todas sus penurias
a cambio del goce y privilegio
de poder jugar en pleno bosque

a la hora
cuando los lobos y los huincas envidiosos
no están

 

GUAYE 1

Me sostengo en la fuerza
de las ramas
de mi guaye hermano

ramas que juegan a ser
la plataforma de mis sueños
y su musgo es la salvaje
procesión
de profecías
letanías
y oraciones
con ojos muy despiertos a ese sol
que despedaza las gotas del rocío

Reposo en el colchón
que el guaye arma con su ronco
y que guarda testimonios
de otras vidas
risas y lágrimas de ftaches
que se hermanan en sus hojas
como un remolino
de todos los sonidos
que en sus raíces brotan
como miel en un panal
para saciar
los reclamos y la angustia de su tierra
por sacar al fin su propia voz
que apenas puede traducir un ser humano

las palabras de la tierra
quedaron escritas en mapudungun
en este guaye
donde reposan mis huesos y mis ansias
por aprender de la corteza
su lenguaje
con que se puedan tejer mil poesías
que sólo el alma sea capaz de oir
y asi romper las añosas maldiciones
que obligaron
a guardar
tantos años de silencio

LOF

Hay un lugar al fondo de la ruta de mi alma
donde la luz del sol penetra el verdor
de la manera más suprema conocida
hasta hoy

un lugar donde se acumula
el canto y el sonido
en un coro
que acompaña
el trino sumergido
en el movimiento de hojas convertidas
en multitud y auditorio
muy selecto

Un lugar donde los más óptimos cables y antenas
no tendrán la fineza
de producir este baile de criaturas
hijas legitimas del viento y la alegría
cuando explota en la tierra
y su escenario
y su aventura
de ser
madre pródiga y artista generosa
gentil y plena como solo puede hallarse
en el patio sumergido
del alma
cuando puede mirarse en el espejo
que el rocío le prepara a la mañana para que vuelva a preparar
otra función.

 

HUELLAS VERDES

Escondido se encuentra aquel camino
donde Dios selló la puerta
del edén
y dejó pistas y huellas
en el bosque y en la tierra
para descifrar la fórmula
de poder abrir la llave
que lleven a las claves
del deleite
y así olvidarse
del egoísmo y el temor
burlarse de los miedos y las rabias
y mandar al infierno ese dolor
que no tiene cabida entre los coros
de las aves que vigilan
en Eltume
la conjunción de árbol
pasto y flor

protegidas por la murra y sus espinas
que me devuelven al polvo que yo soy
pero puedo multiplicarme en cada hoja
y también
puedo mimetizarme en la humedad
que respira y conversa en este bosque
como tesoro de cariño y el tesón
por urdir
la arpillera de la vida
que derrota a la muerte en su esplendor.

 

PILLAN 2

El volcán es el seno de la tierra
se yergue como un pezón de madre
que en su interior guarda la leche prodigiosa
con que se alimentan
nuestros miedos y esperanzas

por ser llevados al encuentro
con lo que fluye en el corazón de nuestra tierra
de lo que estamos hechos
construidos
dispersos
como materia viva
hirviendo
como la suma de los años
de esta raza
que se alimentó de los respiros
de ese volcán
pillán también llamado

por una raza de perdiciones y de glorias
hechas de fuego que corre como agua
y agua que arde como fuego

Ahí está el Villarrica
con su herida que es vida
con su dolor que es risa
su palabra que es juicio
y sus miles de piedras
como guardias
de los lagos más profundos y preciosos
vigías del estruendoso manto
de emociones guardadas
en más de quinientos años de silencio
que aún están esperando
por gritar.

 

PIPEÑO A 200 LA CAÑA

El vaso espera
Con recuerdos de otros mundos
Que pueden ser hallados en paredes con la nostalgia a pasos
Del pan a medio comer
Con sus migas revolviéndose capaces
De dividir las distancias que separan
El peso de nuestros corazones

El vaso espera a sus hijos
Como la vieja mamadera
Que duerme en los sueños rotos de la infancia
Y el vaso que está pleno
Del más módico y tierno elixir para pequeños dioses
Para acompañar los deseos carcomidos
Y el yugo de los salarios mal medidos

Es lo que llena el vaso
Es ambrosía
Es pipeño engañador y sorpresivo
Pipeño que sabe jugar pero no miente
Espeso como la fantasía guardada entre baúles
Como el beso que no se dio por cobardía
Y la carga de las costumbres escondidas

El pipeño es sol que brilla en media tarde
En la barra que libera los amores a medio consumar
Y la barra es galería y es tribuna
Para atestiguar el desafío
De ver la vida vertirse en ese vaso
Esa caña más querida que un hada de cuentos
Tan celosa y viscosa como el beso
De la mujer más esperada y más temida
es el refugio de los anhelos comprimidos
Que quieran acompañar
Esta dulce e intoxicante caravana
Adornada por compañeros comulgantes
Que en sus rostros llevarán la cuenta
De vasos sin medida que invitan a tejer
Un vibrante intercambio de delirios
Más entretenidos que una charla sobre ciencia política
O salud natural

 

Màs intensos que el frìo que hoy golpea como mendigo
la puerta que separa y que divide
el mundo de la calle enloquecida
y el bar refugio con su lìquida invitación a la alegría

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente