viernes, julio 19, 2024

Autogobierno, descentralización y democratización: Propuesta Política de Wallmapuwen

Logo Wallmapuwen

Wallmapuwen presenta a la ciudadanía del Wallmapu, el País Mapuche, su posición respecto a las conclusiones emanadas de la Comisión Asesora Presidencial. También ofrecemos nuestra propuesta para enfrentar la cuestión de fondo y superar el conflicto histórico generado con la invasión del Estado chileno a nuestro País Mapuche.

Un documento pauteado por los empresarios y latifundistas

Wallmapuwen considera que las conclusiones emanadas de la Comisión Asesora Presidencial ha sido pauteada por el empresariado y los poderes regionales. Se escabulle por todos lados la responsabilidad del Estado en tanto aparato colonial que creo la situación de violencia que se vive hoy en los campos. Se escabulle el papel de los colonos en los procesos de usurpación de la tierra de nuestro pueblo, y elude la responsabilidad de las empresas forestales en la crisis que vive el mundo rural, con la pérdida y deterioro de la tierra y la escasez de agua.

La Comisión se limita a hablar de la violencia presente pero oculta la situación de violencia colonial vivido por nuestro pueblo desde fines del siglo XIX.

En muchas de las medidas de la comisión se busca reducir, obstaculizar o colocar en duda las conquistas alcanzadas por el movimiento mapuche. Sobre todo se quiere limitar el acceso a la tierra o compensar por otros medios la usurpación de las tierras vivida por las comunidades mapuche.

La cuestión de fondo que elude la Comisión Asesora Presidencial

La Comisión Asesora Presidencial, como otras anteriores, elude la cuestión política de fondo que explica el conflicto actual, y por lo tanto no traza líneas coherentes hacia una solución de fondo.

Hasta fines del siglo XIX como pueblo gozamos de soberanía y existencia nacional en nuestro propio territorio independiente, que se regía por sus propias leyes y autoridades, permitiendo el desarrollo de una cultura y lengua propia, el mapuzugun. Esta independencia nos fue arrebatada por la fuerza de la conquista militar. A través de la ocupación y colonización del Wallmapu (el País Mapuche), el Estado chileno nos despojó por la violencia de nuestras tierras y base económica, transformándonos en minoría en nuestro propio territorio y sumiéndonos en la marginalidad y la pobreza. La miseria material actual, la exclusión política, la represión y el abuso, son las consecuencias de la dominación y explotación nacional que sufre nuestro pueblo y que tienen su origen en esta conquista colonial del Estado chileno.

Para obrar en justicia se debe tratar la cuestión de fondo, que no es otro que el estatus político del Wallmapu respecto al Estado chileno. Por ello planteamos iniciativas de reformas territoriales y políticas que permitan restituir los derechos del Wallmapu y garantizar la participación e incidencia de toda la ciudadanía del País Mapuche sobre todos los asunto que nos conciernen.

Este cambio de estatus del Wallmapu, para superar la subordinación que vive se engarza con la democratización y descentralización del Estado chileno.

1. Un Estatuto de Autogobierno para una nueva región

Wallmapuwen aspira a un Estatuto de Autonomía para una nueva región, el Wallmapu o País Mapuche. Esta debe tener como base a la actual Región de La Araucanía, más algunas comunas adyacentes o parte importante de ellas: Lewfü, Los Álamos, Cañete, Kontulmo, Tirua, Külako, Mulchen y Alto Biobío, en la Región del Biobío; Mariküna, Lanko y Pagipülli, en la Región de Los Ríos. Esta área constituye, a grosso modo, el territorio mapuche independiente hasta la invasión y conquista chilena de fines del siglo XIX. Esta nueva región deberá tener como capital a la ciudad de Temuko.

2. Organización de la nueva región autónoma

La Autonomía de esta nueva región se expresará en una Asamblea Regional y en un Ejecutivo emanado de ella. La Asamblea se constituirá de a lo menos 125 miembros que serán elegidos democráticamente por toda la población de la región con derecho a voto (mapuche y no mapuche), por medio de un sistema electoral proporcional que garantice la representación de todos los sectores de la sociedad regional, en el marco de una circunscripción regional única. Esta Asamblea Regional deberá contar con el poder para legislar sobre todos los asuntos que conciernen a la región y sus habitantes.

3. Garantizar el carácter mapuche de la nueva región

El Wallmapu es el país de todos los mapuche y de quienes han nacido y viven en él. Sin embargo, el carácter mapuche de la región debe quedar explícito en el propio Estatuto de Autonomía. Ello debe expresarse en disposiciones que garanticen a nuestro pueblo:

― El derecho a los recursos naturales, en particular la tierra, mediante la creación de mecanismos que permitan la devolución expedita de tierras expoliadas a partir de la conquista chilena y hoy en manos del latifundio y empresas forestales; a los beneficios de la explotación de estos recursos, pero resguardando el equilibrio medioambiental; a vivir y poder trabajar en la región;

― Al desarrollo del mapuzugun estableciendo, sobre el principio de la territorialidad lingüística, su oficialidad en el conjunto de la nueva región y su enseñanza en un nuevo sistema educacional regional, su uso en la administración pública y en los medios de comunicación masivos.

4. Cambio a la ley de Partidos Políticos

La existencia de una nueva región, en tanto unidad política y la democratización que ello supone no será completa sin el reemplazo de la ley de partidos políticos heredada de la Dictadura, por una legislación acorde a las normas usuales en los países democráticos.

La actual legislación atenta contra la participación ciudadana, al poner todo tipo de trabas a la creación de partidos políticos y a su mantención como partidos legales. La democratización del sistema político debe permitir la existencia de partidos con implantación en una región. Desde una postura nacional mapuche, ello es un requisito para nuestra participación autónoma, con nuestros propios partidos, en el combate político democrático.

En este sentido, proponemos el reemplazo de la actual Ley de Partidos Políticos por una legislación acorde a las normas usuales en los países democráticos, que permita la formación de partidos o movimientos políticos regionales.

5. Nueva Constitución Política

Wallmapuwen considera fundamental la adopción de una nueva Constitución Política del Estado, aprobada por voto popular, en reemplazo de la Constitución heredada de la Dictadura, carente de legitimidad democrática. Esta nueva Constitución debe contemplar la descentralización en favor de las regiones y la democratización de las mismas, así como reconocer el derecho de los pueblos que preexisten al Estado chileno, como es el caso del pueblo mapuche, a la Autonomía.

El Estado debe reconocer la especificidad mapuche de la nueva región. El Estado debe reconocer en ella nuestros derechos como pueblo, en particular a la tierra, a nuestra cultura e identidad nacional. El mapuzugun debe tener el estatuto de lengua oficial en Wallmapu, junto con el castellano, con todas las consecuencias jurídicas y prácticas que ello implica. Las tierras mapuche expoliadas por la violencia colonial del Estado a partir de la ocupación y hoy en manos de las forestales y descendientes de colonos, deben ser a su vez devueltas a las comunidades.

WALLMAPUWEN
Por el Autogobierno en Wallmapu
Temuko, País Mapuche – 23 de enero de 2017

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente