Funa y protesta a empresa SAESA por complicidad con transnacional RP Global en atropellos a comunidades Mapuche

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

En las oficinas de la empresa transnacional SAESA en Panguipulli se realizó una protesta y funa por su responsabilidad directa en atropellos a familias de comunidad mapuche en Tranguil de esta comuna en la instalación de tendidos eléctricos para fines hidroeléctricos de la transnacional RP GLOBAL. La empresa también es cuestionada por comunidad mapuche williche en Chiloé quien recientemente presentó un recurso de protección en su contra.

SAESA es una empresa con amplia presencia en el sur dedicada a los negocios de distribución y transmisión eléctrica, la que es controlada por el fondo canadiense Ontario Teachers Pensión Plan Board (“OT-PPB”) y Alberta Investment Management Corp (“AIMCo”), quien impuso por la fuerza la instalación de tendidos eléctricas para fines hidroeléctricos de la transnacional austriaca RP Global, momentos después del asesinato de Macarena Valdés (muerta el 22 de agosto del 2016)  en el sector Tranguil, comuna de Panguipulli.

Al día siguiente de la muerte de Macarena, Es decir el día martes 23 de agosto del 2016,  en horas de la mañana, mientras la pareja de Macarena realizaba diligencias ante la Fiscalía, llegó maquinaria de SAESA a instalar el cableado de alta tensión con varios camiones acompañados de efectivos represivos de Carabineros, en medio de múltiples atropellos que se vienen cometiendo en este territorio.

Durante la mañana de este 13 de octubre de 2016, nuevamente con efectivos policiales militarizados, la empresa SAESA llegó al territorio para cambiar cableados, contingente acompañado de zorrillos y vehículos bélicos a pesar de la oposición de familias mapuche del sector.

La empresa SAESA también es severamente cuestionada en Chiloé por parte de familias y comunidades Williche. La comunidad de Alto Gamboa, en Castro, presentó el 19 de enero un recurso de protección contra la empresa por la instalación de tendidos eléctricos que afectan lugares de significación cultural y espiritual.

En las oficinas de SAESA se realizó el viernes 19 de enero de 2018, una funa y protesta por parte de manifestantes que exigen justicia ante el asesinato de Macarena Valdés, haciéndose responsable a esta transnacional de atropellos a comunidades y complicidad con la transnacional RP Global.

RP GLOBAL, proyectos hidroeléctricos en territorio mapuche  y el asesinato de Macarena Valdés

RP Global salió con fuerza a la luz pública luego de la muerte de Macarena Valdés, cuyo deceso hoy incorpora antecedentes forenses que se refieren a un asesinato y que involucraría a sicarios, en el sector de Tranguil, comuna de Panguipillu, haciéndose responsable a la empresa del escenario de violencia generado en el territorio por un proyecto hidroeléctrico y de transgredir derechos de las comunidades Mapuche. Macarena fue encontrada muerta, colgada, el 22 de agosto del 2016, en presencia de su hijo de un año y medio, encontrada por otro de sus hijos de 11 años (Macarena tuvo 4 hijos junto al werken Rubén Collio). Previo a esto, habían ocurrido una serie de amenazas en contra de esta familia, así, como a otras del sector que se oponen a los proyectos hidroeléctricos.

La situación ha generado una serie de movilizaciones de protesta, incluso, hasta una funa se realizó a la empresa en las inmediaciones de sus oficinas en Santiago de Chile. Mujeres de Panguipulli han hecho urgentes llamados ante la violencia empresarial en el sector en medio de la impunidad en  una serie de actos, donde fuerzas públicas de carabineros se han prestado para actuar a favor de los intereses de esta transnacional para imponer cableados y líneas de tensión relacionadas a la conectividad de la central, bajo la pasividad del gobierno de Bachelet ante una serie de irregularidades.

El proyecto se impone sin mayores sanciones ni fiscalizaciones por el gobierno de Bachelet y fue impuesto estando en vigencia una serie de normativas sobre derechos indígenas sin que se cumpliera ninguna de ellas. A modo de ejemplo: No se realizó consulta indígena y la obtención del consentimiento previo, libre e informado que es obligatorio al estado hacia las comunidades no se  aplicó.  No se respetaron lugares de significación culturalprotegidos por ley.  No se atendió las prioridades de las comunidades en materia de desarrollo y pertenencia que establece el Convenio 169 y la Declaración ONU.  Ni siquiera se respetó el derecho de propiedad de algunas familias, pasándose a llevar algunos predios, según denuncias de familias de Tranguil.

El proyecto hidroeléctrico que se impone en el presente en Tranguil, fue autorizado y “amarrado” en el periodo anterior del gobierno de Sebastián Piñera, quien actuó en todos los planos a favor de sus intereses, transnacional que ha creado una serie de “nombres”   en  centro y sur de Chile relacionados a su holding: -RP Global Chile S.A; – RP Global Chile Energías Renovables; – RPI Chile Energías Renovables, nombre anterior de RP Global Chile Energías Renovables; – RP El Torrente Eléctrica S.A. Central Hidroeléctrica Panqui, en Curarrehue; – RP Butamalal Hidroeléctrica S.A. (cuatro proyectos en la octava región – con DIA – 3 desistidos y uno aprobado); – RP El Arroyo Energías Renovables S.A. (Dueña de los Derechos de Agua en Río Tranguil.

RP Global – Chile y su representante Felipe Pichard, durante el gobierno de Piñera comienzan a expandirse en diversas localidades.  En agosto del año 2010, comienzan a hacer lobby ante el Concejo Municipal de Cañete (Región del Bio Bio) para la Central Hidroeléctrica en el sector Butamalal de Cayucupil. También, comienzan a aparecer durante el periodo gubernamental de Sebastián Piñera una serie de derechos de agua inscritos por la empresa en la Región de la Araucanía.

En abril del año 2013, el Gobierno Regional de la Araucanía, encabezado por el ex Intendente Andrés Molina, hoy diputado,  da la orden para que la Comisión de Evaluación del Medio Ambiente, apruebe por unanimidad el proyecto hidroeléctrico Panqui, emplazado en la zona cordillerana de Curarrehue.