domingo, mayo 19, 2024

Partidos políticos en la UTI: las cifras y malas prácticas que gatillaron su peor crisis

La Comisión Engel no hizo más que confirmar que los partidos políticos chilenos están en la UTI. Y la decisión de la Presidenta de que deberán reinscribir a sus militantes –algo así como partir de cero- es la señal más dura de lo que viene. Vea en este reportaje cómo funciona la toma de decisiones, las finanzas y la transparencia en cinco de los principales partidos. El 6% de confianza ciudadana que tuvieron en la encuesta del CEP de 2014 se refleja en su pésima democracia interna: sólo un reducido número de militantes elige a las directivas que deciden cómo se reparte el poder en el país.

 

Por :  y  en Reportajes de investigación, CIPER CHILE

El sistema completo de partidos políticos está en la UTI. Son ellos, o más bien sus cúpulas, quienes eligen a los candidatos que irán por la Presidencia de la República, sus ministros, subsecretarios, intendentes, gobernadores y casi todos los jefes de servicio además de los superintendentes, alcaldes y concejales. Eligen también a quienes llegarán al Congreso para encargarse del diseño de las leyes. Hasta hace poco, con el binominal, ni siquiera corrían riesgos: el mismo sistema les garantizaba una repartición casi equitativa del Poder Legislativo. Ahora, con el cambio de sistema electoral, no sólo se les acabó esa certeza, sino que también deberán enfrentar una reingeniería total en su peor momento de credibilidad.

Ya nadie duda que en sus malas prácticas está la base de una estructura que hoy se desmorona ante la escandalosa relación entre el dinero y la política, y que hoy es materia de investigación por varios frentes. El Ministerio Público, el Servicio de Impuestos Internos (SII), y los Tribunales de Justicia han puesto sobre la mesa el financiamiento ilegal de campañas, un sistema que cruza todo el espectro político, llegando directamente a los partidos. Son sus candidatos, son sus mecanismos.

Michelle Bachelet durante la cadena nacional

Michelle Bachelet durante la cadena nacional

La Comisión Asesora Anticorrupción que encabezó Eduardo Engel reconoce en suinforme final que si bien los partidos son “las organizaciones responsables de canalizar las demandas de la ciudadanía, de seleccionar y formar dirigentes para cargos de gobierno, y de competir en procesos de elecciones”, hoy se encuentran debilitados y que los vínculos históricos entre su orgánica partidaria y la ciudadanía están desgastados. Los datos que revisó CIPER lo corroboran.

Sus niveles de adherencia son bajísimos: sumados los militantes de todos los partidos políticos registrados en el país, la cifra no supera las 871 mil personas. Pero aún más bajos son sus niveles de participación.

Tres colectividades han cambiado su directiva este año. El más reciente fue el Partido Socialista (PS). Aunque registra 121 mil afiliados, el domingo 26 de abril votaron cerca de 26.000. Muchos más de los que se esperaba, pero apenas un 21% del padrón. En un sistema de votación universal e indirecto, ganó la lista de la senadora Isabel Allende, que ahora deberá ser ratificada por el nuevo Comité Central como presidenta de la mesa ejecutiva. Y en ello no todo fue transparente. Ni siquiera en la directiva pudieron explicar a CIPER el explosivo aumento de afiliados durante el último año: más de 11.000, según los registros del Servel. Lo que sí hay son denuncias de inscripciones fraudulentas al padrón de militantes, de falsificación de firmas y de “acarreo político”.

En marzo fueron las elecciones internas de la Democracia Cristiana (DC). En un proceso en que participó tan sólo el 17,2% de sus más de 115.000 militantes, resultó electo el senador Jorge Pizarro como nuevo presidente. Días después se supo que la empresa de tres de sus hijos emitió facturas por servicios sin respaldo a SQM. Ante la sospecha de triangulación de dinero para financiar su campaña, el nuevo líder del falangismo pasó a ser protagonista indirecto de la crisis. El que iba a ser su vicepresidente en el partido, el diputado Fuad Chahín, renunció a la mesa antes de asumir. Argumentó una “diferencia insalvable de diagnóstico político” sobre lo que significa para la DC, en este contexto, que Pizarro asuma la presidencia. Aun así, el senador se posesionó del cargo.

El tercer partido que cambió su directiva en medio de la crisis es quizás el más afectado por ella: la UDI. A diferencia del PS y la DC, en el gremialismo los cambios fueron una movida urgente gatillada por la renuncia de su presidente, Ernesto Silva, debido a su rol protagónico –y el de varias de sus más emblemáticas figuras– en los graves casos de corrupción que investigan el Servicio de Impuestos Internos (SII) y el Ministerio Público. Otra diferencia: no hubo participación de los militantes en el proceso porque simplemente no hubo elecciones. La nueva directiva, encabezada por el senador Hernán Larraín, asumió tras una negociación interna entre los grupos dominantes del partido. Igual en la decisión no habrían participado los cerca de 74 mil afiliados de la UDI, ya que su sistema no contempla la votación directa de las bases para elegir a sus dirigentes.

banner-partidosLa debilidad actual de los partidos es producto del mismo conjunto de normas que inciden en el funcionamiento de la política. Así lo consideró la llamada Comisión Engel en su informe. Y es por eso que además de exigir mejoras en sus sistemas de democracia interna, entre las medidas que Bachelet anunció la noche del 28 de abril respecto a los partidos políticos, están también el fin del financiamiento privado de la política y la reinscripción de los militantes para transparentar los padrones.

CIPER analizó en detalle cada uno de esos puntos para determinar en qué situación se encuentran actualmente cinco de los principales partidos del país. Sobre los procesos para elegir sus directivas, sus estructuras orgánicas, sus vías de financiamiento, sus padrones de militantes y la transparencia de su institucionalidad. Sobre esto último, Chile Transparente ya hizo una primera medición a mediados de 2014. Evaluó cuánta información estaba disponible al público respecto a distintos indicadores. El sistema completo reprobó: en una escala del 1 al 7, la nota promedio fue de 2,77.

MISTERIOSA MULTIPLICACIÓN DE MILITANTES EN EL PS

Un hombre en Recoleta recibió meses atrás una llamada de la lista interna que lideró el ex senador Camilo Escalona para volver a dirigir el PS. Le pedían que movilizara a los militantes de la comuna y los llevara a votar. Si Escalona quería ganarle a la senadora Isabel Allende, debía echar a andar la maquinaria y reunir todo el apoyo posible. El hombre dijo que hacía una década que dejó de militar en el PS y que ya no tiene redes. Optó por no participar en el proceso, pero muchos otros sí lo hicieron.

El PS fue el que más creció el último año: unos 11.000 nuevos militantes entre enero de 2014 y marzo de 2015. Con más de 121 mil inscritos, es el partido con más afiliados. ¿De dónde vienen? No se sabe con certeza. Las acusaciones de “acarreo político” suenan fuerte. En febrero, tal como publicó El Mostrador, ingresaron dos denuncias al Tribunal Supremo del partido por la inscripción fraudulenta de militantes en San Ramón. La acusación apunta a una vicepresidenta de la mesa ejecutiva, Mónica Aguilera, quien habría falsificado las firmas de al menos dos personas para incluirlas al padrón. También está el caso de un fallecido que habría sido incluido como nuevo militante socialista. La práctica sería más común de lo que se piensa. Aún no hay fallo del tribunal.

La secretaria general del PS, Carola Rivero, reconoció a CIPER las irregularidades y que no hay certeza de la veracidad del padrón:

-Hace años el militante debía postular antes de ser aceptado, pasar por un filtro, pero hoy no: basta con sólo firmar la ficha para convertirse en militante. Hay quienes dicen que es mejor volver a lo anterior, mientras que otros piensan que hay que mantener este método que, al final, manipula las elecciones. Se ha propuesto modificar los estatutos para que los nuevos militantes no puedan votar en la elección inmediata, sino que recién para un segundo proceso. Eso podría desincentivar el acarreo de militantes.

Aunque Escalona y Allende concentraron toda la atención, lo que los socialistas eligieron no fue a su presidente, sino que a los miembros del Comité Central, el organismo colectivo superior que dirige el partido. Y son estos últimos los que elegirán de entre sus miembros a quienes llevarán las riendas del PS: a la mesa ejecutiva y a los 26 integrantes de la Comisión Política (ver instructivo).

Isabel Allende, presidenta electa del PS.

Senadora Isabel Allende

Una antigua militante dijo a CIPER que si bien se han modificado la estructura del Comité Central y el mecanismo electoral interno para hacerlos más democráticos, en la práctica no es tan así. Por ejemplo: los votos regionales proporcionales se implementaron para fomentar la descentralización del PS, pero “sólo la Región Metropolitana aporta 23 integrantes al comité. Y las listas nacionales casi siempre las compone gente de Santiago, por lo que son 30 personas más. Al final, casi la mitad de los miembros son de la capital”, dice. Otros aspectos incluidos son la paridad de género, un 20% de cupos garantizados para jóvenes, voto desde el extranjero y un límite de dos períodos en el mismo cargo.

Con un patrimonio que supera los $6.492 millones y que administra una comisión interna, el PS es también el partido más rico de Chile. Y no por tener más militantes. Las cotizaciones de sus afiliados son apenas un 2,8% de sus ingresos anuales. El grueso de sus ingresos proviene de sus propias rentas: más de $6.334 millones en instrumentos financieros, a lo que se suman su sede central en calle París 873, 12 inmuebles más y otros activos fijos que suman un total de $1.616 millones. Lo anterior le ha permitido al partido tener una espalda financiera que en épocas electorales se ha vuelto crucial: entre 2004 y 2013, el 40% de los ingresos electorales de sus candidatos surgió del propio partido (Ver detalle de ingresos electorales por partido).

En la medición de Chile Transparente, el PS fue el mejor evaluado: un 6,5 (ver informe). No tiene en su sitio web un espacio dedicado exclusivamente a Transparencia, pero sí cuenta con bastante información disponible al público, aunque limitada. Sólo hay dos resoluciones del Consejo General, ambas sobre las elecciones de 2013. Está el número detallado de afiliados, aunque desactualizado. ­Hay también información respecto a cada una de sus instancias orgánicas y las listas de personas que las conforman. Respecto a sus finanzas, están los últimos tres balances entregados al Servel, además del detalle sobre qué tipo de inversiones tiene el partido. Se pueden descargar tambiénvarios documentos de su órgano disciplinario: hay ocho fallos emitidos por el Tribunal Supremo desde mayo de 2014, entre ellos la suspensión de los derechos de militante del diputado Christian Urízar, formalizado en marzo por supuestamente haber defraudado al fisco con $68 millones cuando era consejero regional de Quillota.

DC: EL DOMINIO DE LOS PARLAMENTARIOS

“Quedó una línea que no dice nada”, cuenta Myriam Verdugo, viuda del líder sindical Manuel Bustos, sobre la declaración del Consejo Nacional del PDC del 7 abril, donde media docena de consejeros intentaron que se limitara la reelección de los parlamentarios a dos períodos. Pero el saliente timonel del partido, senador Ignacio Walker, se jugó para que ello no se incluyera, aseguró Verdugo: “Walker insistió en que había que tener cuidado con lo que se decía”. Finalmente, en el documento -que abordó la ética y la transparencia en la política- sólo se estampó la vaga idea de “regular de manera adecuada la reelección de cargos de representación popular”. (Ver declaración del Consejo Nacional).

La periodista y ex subsecretaria del SERNAM en el gobierno de Lagos es una de las voces críticas dentro del PDC cuando hay que enjuiciar la democracia interna. “El partido está parlamentarizado y su institucionalidad no funciona”, opina.

Verdugo integra el Consejo Nacional que es el organismo máximo de “conducción permanente” del partido. Son unas 50 personas, 18 de las cuales se eligen por votación en la Junta Nacional, entidad conformada por los dirigentes del partido desde la cúpula hasta el nivel de presidentes comunales, más un grupo de delegados de las bases.

Según la consejera -que logró la cuarta mejor votación en la junta- los parlamentarios se han convertido desde hace mucho tiempo en un factor de poder que pesa más que las organizaciones del partido. Por ejemplo, la directiva nacional recién electa viene mayoritariamente del Congreso: de los nueve miembros, cinco son parlamentarios, partiendo por el nuevo timonel, el senador Jorge Pizarro. Y habrían sido seis de no mediar la renuncia del diputado Fuad Chahín a raíz de las boletas de los hijos de Pizarro a Soquimich.

La mesa recién instalada responde a una amplia alianza de “chascones” (Yasna Provoste y Gustavo Paulsen), con “Guatones” (Pizarro y Gonzalo Duarte) y “Colorines” (Carolina Goic). Los “príncipes” se ordenan ahora entre los seguidores de la familia Walker y los de Claudio Orrego, ambos con ambiciones presidenciales.

Jorge Pizarro, presidente del PDC.

Jorge Pizarro, presidente del PDC.

El dominio del eje mesa directiva-parlamentarios también se ha expresado en la información que se entrega al resto del PDC. “El cómo se distribuyeron los dineros para financiar las campañas a senadores y diputados nunca se ha informado a los militantes ni al Consejo Nacional. Es absolutamente discrecional y por eso y por las declaraciones públicas inconsultas es que hay molestia en las bases, pues no son tomados en cuenta”, explicó Verdugo, quien opinó que esa es la causa de la disminución de votantes en la reciente elección de mesa directiva.

Incluso lamentó que no hubiera una cuenta económica exhaustiva de la directiva saliente ante el Consejo Nacional. Recordó  que Walker les mostró un power point, “no un balance y nos explicó que había recibido al PDC en 2010 con un déficit de $648 millones y que lo entregaba sin deuda y con $200 millones en caja”. (Ver declaración de Ignacio Walker).

Según el Servel, el PDC ha recibido entre 2004 y 2013, $8.154 millones de platas electorales, de los cuales $3 mil millones son de aportes reservados y otros $3.400 millones financiamiento del fisco por los votantes.

El partido registra en el DICOM 13 bienes raíces en el país, avaluados en $261 millones, aunque en el último informe financiero de Ignacio Walker (18 de abril) se indicó la existencia de 40 sedes partidarias. Igualmente, el ex presidente DC informó que se habían “saneado totalmente” tres sociedades ligadas al partido: Inmobiliaria  4 de Septiembre, Santa Lucía S.A.C., y Círculo Azul S.A.

De un padrón de 115 mil militantes, según los registros del Servicio Electoral, el 29 de marzo votaron 19.803, de los cuales 14.134 lo hicieron por la lista ganadora de Jorge Pizarro (71,3%). En la anterior elección (2013)  habían sufragado 23 mil militantes.

Pero la caída de 17% de participación no condujo a una autocrítica partidaria: “al contrario, fue considerada un logro porque se temía que hubiera menos interés por votar”, relató Verdugo a CIPER.  La consejera apuntó que de las 347 comunas que existen, la DC tiene organización sólo en 220: “Estamos ausentes en 127 porque se ha producido un distanciamiento entre las bases y la dirigencia”.

Esa distancia también se produce con la comunidad, ya que según la ONG Chile Transparente, el PDC no aprovecha debidamente internet para conectarse con su gente. En la evaluación, el sitio web pdc.cl apenas obtuvo nota 2,91 en la escala de 1 a 7. Como ejemplo de falencias, hoy la web DC no tiene disponible el “código de ética y conducta” partidario.

A juicio de otros militantes DC consultados, también hay condiciones para sincerar el padrón de militantes y dar un impulso al VI Congreso Ideológico de la falange que debería realizarse este año, pero que tuvo “poco apoyo de Walker y esperamos que sí lo tenga de la nueva directiva”. En preparación de ese congreso este mes se realizó la jornada del influyente Frente de Profesionales y Técnicos de la DC, a la que asistieron casi 300 militantes. En sus conclusiones apoyaron una nueva Constitución Política del país con el procedimiento de Asamblea Constituyente y propusieron aumentar el “control ético en el PDC para mejorar la imagen ante la sociedad”.

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente