sábado, febrero 24, 2024

Comisión parlamentaria de Europa y América Latina publica informe cuestionando el fracking

La Comisión de Desarrollo Sostenible del Eurolat, principal espacio parlamentario de América Latina y Europa aprobó un duro informe contra esta técnica petrolera que hoy se está aplicando en comunidades mapuche de Puelmapu. 

eurolat portugal

Un giro en 180 grados

OPSur. El informe, impulsado originalmente por la eurodiputada de la derecha española, Pilar Ayuso, buscaba la promoción irrestricta del fracking, señalando las supuestas bondades de la técnica e invisibilizando sus crecientes impactos y detractores. Sin embargo la acción concertada de organizaciones sociales de ambos continentes logró hoy en Portugal modificar por completo el sentido del reporte. “Hace un año junto con más de 200 organizaciones sociales, presentamos un documento crítico del informe, que fue la base para realizar cerca de 180 enmiendas que desarmaron el esquema original planteado por Ayuso”, señaló Antoine Simon, de la organización Amigos de la Tierra Europa. “Esa acción permitió que le pusiéramos un freno a sus intenciones y podamos hoy tener este documento tan importante”.

El informe aprobado esta mañana en Lisboa contiene elementos que se convertirán en herramientas para la oposición al fracking en los diversos territorios de ambos continentes. En primer lugar llama a la utilización del principio precautorio como guía de acción ante la aplicación del fracking. Al mismo tiempo insta a los gobiernos a respetar el consentimiento previo libre e informado que asiste a los pueblos indígenas y su principio de autodeterminación. Reconoce que los diferentes marcos regulatorios permiten a las empresas operar con distintos estándares en uno y otro continente y llama a las compañías a cumplir las normas internacionales, como por ejemplo respetar las Áreas Protegidas y a las comunidades locales. Finalmente desacredita una supuesta “revolución del shale”, descartándola como una energía limpia y llama a una verdadera transición energética renunciando a la dependencia exclusiva de los hidrocarburos.

Sin embargo no fue aprobada la enmienda que proponía la declaración de una moratoria al fracking en ambos continentes. “Es un informe muy contradictorio porque si bien llama a aplicar el principio precautorio, finalmente no insta a una moratoria, que sería lo lógico”, advirtió Felipe Gutiérrez, del Observatorio Petrolero Sur. “Sin embargo consideramos que esta iniciativa se puede volver a poner en discusión en el pleno del Eurolat, ya que conseguimos importantes apoyos para modificar este informe, del discurso empresarial del “fracking seguro” a resaltar los enormes impactos de esta técnica”, complementó.

La propuesta de moratoria fue apoyada por numerosos grupos políticos, como el MAS boliviano, el PSUV venezolano, el PS chileno, el PT de Brasil, Alianza País de Ecuador y los grupos europeos Izquierda Plural y Los Verdes. Sin embargo la división del voto de la socialdemocracia europea, así como la oposición de la derecha europea y latinoamericana junto con la delegación argentina, determinaron que la enmienda fuera rechazada por 13 votos contra.

“Si prohibimos el fracking tendríamos que prohibir los hospitales”

La votación fue precedida por un debate entre los miembros de la Comisión, donde distintos diputados relevaron el hecho de que pudiera ser mejorado el reporte, respecto de su versión original. En esa instancia los representantes Javier Couso (Izquierda Plural, España), Edgard Mejía (MAS, Bolivia) y Alfonso de Urresti (Partido Socialista, Chile) destacaron la necesidad de que cualquier recomendación del Eurolat respete los derechos indígenas y sostenga como elemento fundamental el principio precautorio.

En una vereda totalmente opuesta se mostró la diputada Ayuso, quien señaló que “si apoyamos la moratoria, entonces también tendríamos que prohibir los hospitales porque producen sustancias tóxicas o la agricultura porque contamina pozos de agua”, para finalizar pidiendo que apoyen las enmiendas “sin caer en dogmas o supersticiones”.

El Eurolat es una Asamblea Parlamentaria cuyos informes no son vinculantes, sin embargo, sus recomendaciones son luego utilizadas para blindar decisiones geopolíticas. Además del fracking, a través de estas instancias se ha intentado promover iniciativas en favor de la megaminería y los tratados de libre comercio. El documento aprobado hoy por la Comisión de Desarrollo Sostenible debe ser refrendado por el pleno del Eurolat que tendrá lugar en septiembre en Montevideo.

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente