martes, febrero 27, 2024

Partió al WenuMapu don José Lincoqueo, el abogado mapuche de los parlamentos

El abogado mapuche, werken de la embajada mapuche provisoria ante el Estado de Chile, amante del derecho, la historia y la justicia para su pueblo, partió en la madrugada de este 19 de marzo a la edad de 85 años.

Don José Lincoqueo mantuvo siempre, la justa convicción de exigir ante toda instancia, la jurisdicción autonómica mapuche del Bio Bio al sur, reivindicando los diversos parlamentos de la corona española suscrita con la Nación Mapuche, así como el tratado de Tapihue del estado chileno de 1825.

El abogado mapuche, por años defendió numerosas causas, desde presos políticos mapuche, reivindicaciones territoriales y un sinnúmero de gestiones, demandas, querellas y oficios judiciales, administrativos y políticos sobre la autonomía mapuche, viviendo en diversos episodios de su vida detenciones arbitrarias, encarcelamiento, robo informático, allanamientos, persecuciones, incluso, un fallo condenatorio buscó impedir el ejercicio de su profesión por “patologías siquiátricas”.

Lincoqueo, sostuvo siempre que toda la institucionalidad wingka en el territorio tiene su origen en un acto ilegal y violento, que, atropellando tratados y parlamentos, en los quela corona española inicialmente y luego el Estado chileno, fijaron una frontera que separaba al territorio chileno de Wallmapu, sin embargo, el jurista mapuche consideraba que se buscaba la desaparición física y espiritual del pueblo Mapuche.

“Los Parlamentos Generales son un verdadero Tratado Internacional, ya que en esos parlamentos iban los lonkos de todo el territorio de Arauco del sur del Bio-Bio y del sur del río Colorado. Dichos parlamentos permitían defender la frontera, además permitían desarrollar el comercio internacional”, sostenía Lincoqueo.

A continuación, en su homenaje, compartimos escrito del dirigente mapuche Vicente Painel Seguel:

Elegía al abogado Jose Lincoqueo Huenuman

Pensé en hacerle una égloga como a Mañil Wenu el estadista pastor del cielo… a su arquitectura una oda, ¿acaso una apología?, más he de cantarle una elegía. Y es que extrañamente nada mas ayer, sentía una canción de la paz desafinado en la psiquis. ¿Habrán sido los heraldos yendo a buscar el violín a Paganini?… Me viene a las palabras escuchadas cuando en vuestro homenaje el año 2017, su brindis fue a la libertad del pueblo mapuche… Libertad cual primigenia musa. Usted erudito, y hablante prístino del mapuchezungun, abogado con formación rigurosa en filosofía, antropología y lógica. Maestro de silogismos que concatenaba exactos para disponer un malal inexpugnable, una muralla perfecta para defender la tierra.

Cada Parlamento tejido hasta el Tratado de Tapihue por usted enarbolado en los tribunales, los escritos, los buros, tamaña gallardía de letrado moral, como Don Quijote vencido de León Felipe…  “hazme un sitio en tu montura, caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura que yo también voy cargado de amargura y no puedo batallar!…Ponme a la grupa contigo, caballero del honor, ponme a la grupa contigo, y llévame a ser contigo pastor.”

Pero no, jamás ha de ser derrotado quien no deja de luchar, y usted ínclito jurista no paró de litigar; desde el campo mismo, en cada pensamiento de lo general a lo particular, en aquellas tierras que antaño arrobaron las lanzas, usted cargaba, con todo, en cada aliento y colocaba sus escritos en Temuco, en Nueva Imperial…un acápite y esgrime Brecht “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida: esos son los imprescindibles.”… Más muchos somos bajos, y se revuelven los tórridos de lo acordado, y se pelearon, las rucas en Santiago…

¿Cuánta mediocridad queda en la media todavía tañi fta peñi?. Aunque usted no, imposible; su impronta impoluta, incorruptible no dudaba, en decir tirano al tirano, sátrapa al sátrapa, genocidio al genocidio y porque si al norte han renunciado solapados tras el monopolio de las armas al Parlamento, solo queda, válidamente, legítimamente, legalmente, volver a hacer un nuevo, para eventualmente actualizar o modificar lo por el anterior planteado. Sin Parlamento nada es legal… ¿Puede existir derecho internacional sin respetar la palabra acuñada en la tinta indeleble de la historia? ¿Acaso el espíritu no reclama su verdad al inscribirse en el manto enhebrado del wuirrin de todos los pueblos del mundo?

Cabalgue en cada laceradura y por las reverberaciones y cirrocúmulos acuáticos del Cholchol y el Cautin; llegue usted en su arrebol y arcoíris relmu, a la calamina del corazón vecina a su corbata, hasta la libertad azul, y vuelva, en cuarto menguante a encarnar su indicativo para la victoria de Quecheregua… que su saludo a la libertad torna solar y lunar tatuada en el acicate del bregar.

Un hombre recto de shumpiro ha sido, un prócer del honor… Atakantu Rufche ka amulepe, amulepe taiñ weichan.

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente