jueves, junio 13, 2024

Comunidades Mapuche reivindican terrenos donde pretenden imponer media luna de rodeo en Padre Las Casas

RODEO ES TORTURADos comunidades Mapuche de Padre Las Casas,  sector Huichahue: comunidad Entuco y  Curiqueo Queupumil, que hoy se encuentran en conflicto con la Municipalidad de Padre Las Casas, han iniciado la reivindicación de terrenos donde pretende el Municipio imponer, arbitrariamente, en estos terrenos ancestrales de las comunidades, una media luna de rodeo, un casino para el club de huasos y la organización del rodeo anual.

Cabe consignar que a causa de que el Municipio  compró y posteriormente entregó en comodato al Club de Rodeo Criollo de Padre Las Casas un terreno dentro de la Comunidad Entuco y colindante con la curiqueo Queupumil, hoy se ha generado un conflicto, situación por la cual las comunidades han determinado iniciar un proceso reivindicativo, plantando recientemente un chemamüll en los terrenos, realizando una ceremonia y hoy, ingresando formalmente la petición de resolución de este conflicto ante instancias públicas como Conadi y ante el propio concejo municipal.

A principios de este mes ambas comunidades se reunieron por primera vez y acordaron trabajar juntas para reivindicar el predio de la municipalidad y recientemente en una ceremonia afianzaron el acuerdo y se han establecido diversas reuniones al respecto con tal propósito.

Este 29 de octubre desde las 15,30 horas se ha convocado a un mitin e ingreso formal a Conadi para la búsqueda de una solución frente a estos hechos.

INFORMACIÓN RELACIONADA

INFORME ANEXO

Resumen Caso Comodato para construcción de Media Luna en la Comunidad Indígena Entuco, comuna de Padre Las Casas:

La comunidad  Entuco, persona jurídica número 867 constituida según la Ley Nº 19.253 el año 1996; ha ocupado históricamente el sector que hoy lleva la misma denominación, ubicada en el kilómetro 3 camino huichahue-cunco de la comuna de Padre Las Casas. Parte de su territorio ancestral se encuentra amparado por el Título de Merced (TM) número 1105 de fecha 23 de Julio del año 1906, encabezado por don Bartolo Lepín, del lugar Entuco, cuya hijuela se estableció en una superficie de 195 hectáreas y fue inscrita con el número 349. El año 1981 en virtud del Decreto Ley 2.568 se divide la comunidad, quedando su superficie después de la mensura con 166,53 hectáreas divididas en 66 hijuelas.

A esta pérdida territorial de 28,47 hectáreas al año 1981, debe sumarse las 18,18 que actualmente están inscritas a nombre de personas no indígenas, y cuyos títulos de adquisición e inscripciones son posteriores a la vigencia de la Ley Nº 19.253. En terrenos amparados en el título de Merced del año 1906 y aún aquellos resultantes de la división de 1981 podemos encontrar hoy: 3 iglesias evangélicas, 1 motel y una fábrica de ladrillos artesanales que ya no está un uso.

La comunidad ha reaccionado ante diversos proyectos que se han pretendido emplazar dentro del que llaman su territorio ancestral, tal es el caso del proyecto para ampliar el límite urbano del Plan Regulador de la comuna de Padre Las Casas en el año 2007, y aquel que pretendía instalar viviendas sociales del año 2009. Hoy el conflicto tiene como opositor a la Municipalidad de Padre Las Casas y al Club de Rodeo Criollo de Padre Las Casas, en razón de un contrato de comodato entregado a este último respecto de tierras provenientes de la división del TM que fueron adquiridas por el municipio el año 2011.

La Municipalidad de Padre Las Casas compró tierra indígena en el año 2011, adquirió de doña Julia Fabiola Carpo Licanqueo el Lote 2, de la hijuela 66 proveniente de la subdivisión del predio encabezado por don Bartolo Lepin. La calidad de indígena de la tierra al momento de la compraventa no tenía mayor cuestionamiento toda vez que cumplía con los requisitos del artículo 12 nº 1 letra b) de la Ley Indígena, esto es estar actualmente ocupada en propiedad o posesión por un indígena y provenir de un Título de Merced.

La comunidad ha reclamado por muchos años los actos que veían que se realizaban en la hijuela 66, que primero se loteo (acción que no es permitida por la Ley indígena), posteriormente se pretendió instalar viviendas sociales, parte de esta hijuela está incluida dentro de su demanda territorial. Los dirigentes de la comunidad han enviado constantemente cartas al Municipio dando conocimiento de estas circunstancias y solicitando su apoyo para dar solución a su problema de pérdida territorial por acciones inescrupulosas de particulares y de algunas autoridades.

Pese a lo anterior, la Municipalidad de Padre Las Casas, aprobó en concejo municipal de fecha 18 de agosto del presente año un comodato en favor del Club de Rodeo de Padre Las Casas, por 25 años renovables automáticamente. Posteriormente en el contrato de comodato suscrito se estableció la siguiente cláusula:

“La comodataria destinará el inmueble única y exclusivamente al desarrollo de sus actividades propias y para las cuales cuente con las autorizaciones legales y administrativas correspondientes. Dicha Organización destinará el Inmueble para el funcionamiento de la Media Luna y Casino del Club de Huasos de Padre Las Casas, como asimismo para el desarrollo de las diferentes actividades de difusión de costumbres patrias, como rodeo anual, desfiles, etc. Queda estrictamente prohibido destinar el inmueble para otros fines y, en general, a cualquier actividad que atente contra el orden público, la moral y las buenas costumbres, así como cualquier actividad que produzca daño o deterioro al inmueble. De la misma forma, queda estrictamente prohibido a la comodataria facilitar el uso del inmueble en referencia a otra u otras personas naturales o jurídicas, entendiéndose por estas últimas como otras organizaciones comunitarias de cualquier tipo.”

 

Como se puede ver el comodato entrega en forma exclusiva y excluyente el lote Nº 2, al Club de Rodeo Criollo de Padre Las Casas. Así las cosas se puede observar que hay una medida administrativa susceptible de afectar a una comunidad indígena y por tanto que requiere sea consultada según el Convenio número 169 de la OIT.

La municipalidad se ha defendido señalando que es simplemente un comodato y aún no existe un proyecto que sea objeto de consulta. Sin embargo como se puede observar en la transcripción, el contrato tiene una finalidad específica que lo justifica.

La comunidad Entuco presentó una carta a la municipalidad firmada por sus dirigentes y 68 socios rechazando estos actos, y reconociendo en ello una violación a su autonomía, a su territorio y un riesgo a su identidad cultural, todos derechos colectivos asegurados en el convenio 169 de la OIT y la Declaración de naciones unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas.

Ante el reclamo de la comunidad, la municipalidad dispuso la conformación de una mesa de trabajo en la que participan: la autoridad municipal, el club de rodeo, agrupaciones animalistas, la unión comunal de juntas de vecinos, el comité de medio ambiente de la comuna y 2 comunidades indígenas, entre las cuales está la comunidad Entuco. Sin embargo, la mesa sólo ha girado en torno a cómo obtener el consentimiento de la comunidad, lo que es propio de una consulta indígena con el estándar que dicho proceso exige.

Dado lo anterior se presentó ante la corte de apelaciones de Temuco el día 17 de septiembre, un recurso de protección que pretende dejar sin efecto los actos administrativos que intervinieron en la decisión de entregar el comodato, fundado en la falta de consulta previa, libre e informada de este.

 

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente