jueves, abril 18, 2024

Vivian Michel: «Vivimos una doble forma de racismo, no solo como mujeres sino como mujeres e indígenas»

????????????????????????????????????
Vivian Michel, dirigente de Canada en una Marcha por los derechos de las Mujeres en Lima.

“Colonialismo, patriarcado, abusos policiales ¡No más!” Dice un cartel en la concentración que el 29 de octubre se realizó  en Montreal, Canadá. Tras años de denuncias, se ha descubierto que la misma policía está involucrada en los abusos sexuales y otras violencias contra mujeres indígenas que habitan la región del Quebec.


Por: Angélica Valderrama Cayuman
Mapuexpress.org


Finales de Octubre y por las calles de Cajamarca, Perú, se sienten ritmos de batucada. Un grupo de jóvenes  de Chiclayo participa en el “Cuarto Encuentro Regional de la Marcha Mundial de Mujeres”. Movimiento que actúa para eliminar las causas que originan la pobreza y la violencia contra las mujeres. “Agua sí, oro no” dice el huayno que entonan junto a otras compañeras americanas, sumándose a la lucha de los habitantes de Cajamarca contra el Complejo minero Yanacocha.

Esta lucha es portada  en carne propia por mujer indígena Máxima Acuña, mujer indígena del norte cajamarqueño que lleva cuatro años resistiendo los embates de la minera productora de oro, que a través de su proyecto Conga pretende desalojarla de sus terrenos en la comunidad de Sorochuco. La resistencia de Máxima le ha valido intentos de desalojo, acusación de usurpación agraviada, destrucción de nuevas construcciones en su propiedad. También le ha valido la solidaridad y el apoyo internacional, la ONG Grufides asumió su defensa legal y la Red latinoamericana de Mujeres ULAM, le otorgó en Marzo el premio Defensora del Año 2014.

Entre gritos y cantos, otra mujer indígena marcha con sus pensamientos en la manifestación, pero también en los últimos sucesos acontecidos en Quebec. Viviane Michel,  indígena del pueblo Innu,  trabajó muchos años en el proyecto Missinak, un refugio  para mujeres indígenas y sus familias  y desde el 2012 es la  presidenta de la Asociación de Mujeres Nativas de Quebec (FAQ/QNW). Viviane se tomó un tiempo y conversó con Mapuexpress.

Lo primero que Vivian nos comparte es parte de la historia de los pueblos indígenas del Quebec, que producto del empeño etnocida del Estado, han debido resistir a crueles formas de colonialismo.

“Muchos niños fueron sacados de sus casas sin autorización de sus padres y llevados a internados, donde llevaban a los niños indígenas. Y eso no fue solamente el primer contacto de shock cultural, sino también otras, violencias sexuales, violencias físicas, violencias psicológicas. Por ejemplo el hecho de que se les prohibiese hablar su lengua. Nunca en tu vida habías hablado francés y de un día para otro, esa era tu lengua. Como la piel era más oscura, no  lo suficientemente blanca, ellos agarraban esponjas, duritas, para lavarles la piel”.

Esta fue la experiencia de los internados para indígenas en Canadá, que desde el año 1920 hizo obligatoria la asistencia a todos los niños indígenas, quienes residían ahí  diez meses cada año. Impulsada por el Estado en conjunto con las Iglesias, el último de ellos cerró sus puertas en 1996 en la provincia de Saskatchewan.

“Hay personas que estuvieron internadas por periodos de quince años. La ruptura de las relaciones con la familia ha sido una de las cosas que tiene el impacto más importante, los traumas y la pérdida de la cultura, se pierde la transmisión intergeneracional”.

Las  políticas de asimilación han buscado la pérdida de la identidad indígena, en el caso de las mujeres, a través de instituciones como el matrimonio.

“Si una mujer, antes del 1985, por ejemplo, decidía casarse con un hombre de Quebec, desde ese momento ella se transformaba en una “québécoise”  pura, en decir, una mujer de Quebec pura,  y en ese  momento, se perdía su condición indígena. Solo las mujeres estaban afectadas por esta discriminación. Son formas de asimilación que tratan de extinguir  a la población indígena.”

Desde hace algunas décadas,  la comunidad sufre de un fenómeno de violencia contra las mujeres, que ha sido invizibilizado.

“Hay 1586 mujeres que son reportadas desaparecidas y asesinadas. Desde hace treinta años que se demanda una investigación a nivel nacional. El estado responde que es algo que tiene que ver con  la esfera de la criminalidad, no con una cuestión sociológica…hoy 2015 si uno va a denunciar la desaparición de su hija vivimos situaciones de prejuicio y de violencia en el momento en  que nos dicen “ah bueno, pero quizás tu hija estaba en una fiesta”, “quizás tu hija se fue por una razón”.

Lo último que se ha conocido ha generado la solidaridad de todos los sectores y ha develado la profundidad y la impunidad en que ha quedado la violencia que viven las mujeres indígenas.

“Un caso reciente que ha salido…es de la comunidad Abitibi-Temiscamingue en Val-d’Or (valle de oro, Quebec)… Eran los policías mismos, había todo un sistema de complicidad entre la policía y eran ellos los que agredían sexualmente a mujeres de todas las edades, pero mujeres indígenas. Hace cinco años que ellas lo habían reportado oficialmente a las autoridades. No se hizo nada. La situación explotó y están haciendo denuncias virales por todas partes, eso está siendo muy fuerte en este momento en Quebec. Estamos viviendo formas de racismo muy importantes, nosotras como mujeres vivimos una doble forma de racismo, no solo como mujeres sino como mujeres e  indígenas y la respuesta es que no vale, verdaderamente, la pena poner en marcha la máquina de la justicia porque somos mujeres indígenas”

Los esfuerzos de las organizaciones no cesan, Viviane trabaja a tiempo completo por la lucha de las mujeres indígenas  del Quebec junto a la Asociación de Mujeres Nativas.

“Hacemos mucha educación popular, trabajan con el pueblo de Quebec y las comunidades indígenas sobre los efectos de la colonización y el sistema patriarcal…los tipos de violencia a  las que nos enfrentamos, sistémica, institucional y estructural

Frente al nuevo escenario, producto de la elección como primer ministro de Justin Trudeau, Vivian Michael espera que se construyan nuevas formas de relación con el Estado en todo sentido. Una de las prioridades es elaborar un plan conjunto contra la violencia hacia las mujeres indígenas, pero respetando las diferencias.

 

La entrevista se realizó con traducción simultánea gracias a Anabel Paulos, activista de la Marcha Mundial de Mujeres, Quebec.

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente