sábado, abril 20, 2024

Terrorismo económico, el cartel molinero que te quita el pan de la boca

Por Raigan Nawel

Mientras los gremios y las organizaciones que componen el establishment chileno se entretienen con los procedimientos judiciales que acusa a líderes mapunche de actos de violencia, por su lado desarrollan sus negocios amparados en una serie de delitos financieros que no reciben castigo alguno de la legislación chilena; la distorsión de mercados, la colusión para manejar a su antojo los precios y la elusión para evitar los impuestos son algunos de los abusos que tienen que soportar la población Mapunche y chilena sin encontrar la justicia nunca presente en la gente de bien.

Por estos días se desarrolla el juicio contra Héctor Llaitul, un procedimiento plagados de intenciones que han sido denunciado por organismos internacionales donde a raíz del montaje mantiene una serie de presos políticos mapunche sin sentencia alguna permaneciendo en las cárceles chilenas a la espera de un proceso judicial que casi siempre termina en su liberación por falta de pruebas que los inculpen.

Por otro lado, anónimas organizaciones se entretienen en redes sociales creando sistemas para realizar denuncias de “violencia” impulsando un mensaje antimapuche y acusar a los protectores de la tierra en Wallmapu con la fuerza de las probabilidades, es decir, un mapuche es el único que puede ser acusado antes que se demuestre lo contrario.

En lo importante, el trigo ha llegando a precios histórico más bajo donde la responsabilidad empresarial económica donde quienes han jugado el papel son los supermercados, el retail (venta en detalle), las forestales que amparado por delitos no castigados mencionados anteriormente se suman las molineras que, carroñería mediante, se instalan a esperar alrededor de los puertos y acaparar para fijar los precios en desmedro de la producción nacional donde cuyas mayores extensiones de siembra se desarrolla en Wallmapu

El cartel de la colusión molinera

La concentración de poder en un reducido número de actores se manifiesta en las evidencias existente en torno a la importadora de granos agroindustrial G9 con domicilio en General Holley 2381, Providencia – Santiago cuyo desglose accionario muestra a Agrocomercial Cerealim Ltda (6,32%), Heredia Molinos S.A (6,89%), Molinera Aconcagua S.A (5,22%), Molinera del Maipo S.A (6,2%), Molino Balmaceda S.A (15,71%), Molino de Casablanca S.A (3,29%), Molino Koke SACI (14,44%), Molino La Estampa  S.A (17, 75%), Molinos Linderos S.A 86,87%), Molino Puente Alto S.A (17,31%)(https://www.portalchile.org/empresa/importadora-de-granos-g-9-sa-76938910).

Una organización de este tipo repercute en el trabajo y uso de la tierra que tiene a trabajadores empobrecidos, un alto desgaste producto del extractivismo, una calidad de vida carente de armonía, destrucción de las otras formas de vidas y consumidores agobiados con sueldos que sólo pueden destinar a comprar un pan encarecido.

Que los molineros se hayan coludido viene motivado por una exportación subsidiada de proveedores como Canadá, cuyas producciones de granos son protegidas con programas como el Agristability y AgriInvest donde los agricultores pueden soportar caídas de ingreso y reciben contribuciones gubernamentales con el fin de gestionar los riesgos; en el caso de EE.UU  los subsidios incluyen pagos directos a ciertos cultivos como el Maíz, el trigo y la Soja con programas de asistencia diseñados para la protección a agricultores de fluctuaciones de precios y asegurar la despensa nacional; en el caso Europeo existe la Política Agrícola Común (PAC) de la Unión Europea que proporciona apoyo directos regulando los costos respecto a oferta y demanda, el PAC busca promover un desarrollo que mantenga viabilidad, prácticas agrícolas sostenibles preservando el entorno rural.

De lo anterior sacan provechos los carteles empresariales que en vez de promover política de responsabilidad con la población y el territorio, aprovechan el salto para sacar dividendos y abultar sus carteras a costa de la necesidad poblacional en la que están inserto.

Mientras los delitos financieros no tengan castigo y no se asuman responsabilidades el empobrecimiento se seguirá extendiendo, el establishment no puede seguir amparando sus malas acciones en insistir con el montaje hacia quienes contemplan en su historial una larga lucha por la vida y protección de las riquezas de la ñuke mapu.

 

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente