Carta de organizaciones a organismos públicos en rechazo a proyecto hidroeléctrico doña Alicia en Curacautín

Comparte este artículoShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someone

Carta abierta a los Seremis y Directores de Servicios Públicos responsables de pronunciarse sobre el Proyecto “Central Hidroeléctrica Doña Alicia”

Curacautín, 11 de febrero de 2015

La gran mayoría de quienes habitamos junto al río Cautín y sus afluentes somos personas de esfuerzo y paz que, agrupados en organizaciones sociales, comunidades mapuche, juntas de vecinos, instituciones y empresas, vemos con preocupación e impotencia como distintos proyectos de inversión privada quieren ocupar los ríos, tomar sus cauces naturales y poner en marcha lucrativos negocios a costa de la naturaleza, la cultura y el desarrollo sustentable de todo un territorio.

Uno de estos proyectos de inversión es la denominada “Central Hidroeléctrica Doña Alicia”, que se encuentra actualmente tramitando un Estudio de Impacto Ambiental (EIA), y que se ha caracterizado por generar una profunda desconfianza, pues ha estado marcado desde un inicio por malas prácticas, falta de diálogo y el intento premeditado de eludir la voluntad ciudadana y la cosmovisión Mapuche.

Por ello, manifestamos lo siguiente:

1. LOS HABITANTES DE LA CUENCA DEL CAUTÍN RECHAZAMOS ROTUNDAMENTE LA INTERVENCIÓN QUE EL PROYECTO “CENTRAL HIDROELÉCTRICA DOÑA ALICIA” PRETENDE HACER EN EL RÍO. La gran mayoría de las personas y organizaciones que habitamos en el territorio del Cautín y sus tributarios, hacemos un llamado a los Servicios Públicos para que el Estado chileno no permita una afectación permanente e irreversible de los ecosistemas de esta cuenca, que amenace la paz social, nuestra cultura y los medios de vida sustentables que se están gestando en este territorio.

2. ESTA CUENCA ES UN TERRITORIO DE UN VALOR SOCIOAMBIENTAL INCALCULABLE, QUE DESPUÉS DE MUCHOS AÑOS COMIENZA A RECUPERARSE, PERO QUE CONTINÚA SIENDO FRÁGIL Y VULNERABLE. La cabecera de la cuenca del río Cautín, que comprende desde su naciente hasta la ciudad de Curacautín aproximadamente, es un territorio que ha conocido en primera persona las graves consecuencias de la explotación irracional de su naturaleza; pero que hoy , luego de más de cuatro décadas y gracias al trabajo de muchas personas y organizaciones sociales, posee una nueva trayectoria, en la que se han comenzado a armonizar las actividades económicas y culturales con la restauración y conservación del entorno ambiental en que vivimos. Un ejemplo de ello es la manera en que se han ido gestando nuevas actividades económicas, como el turismo de atractivos naturales, intereses especiales y étnico, alineándose con la estrategia regional, que identifica el turismo como la principal actividad económica creadora de puestos laborales para la región, tal como fuera ratificado el pasado 4 de febrero de 2015 por el Intendente de la Araucanía, al firmar un compromiso de trabajo por la Reserva de la Biósfera Araucarias.

3. EL CONSENSO SOCIAL Y EL ORDENAMIENTO TERRITORIAL LEGÍTIMO DEBE PRIMAR POR SOBRE LOS INTERESES ECONÓMICOS DE UN PROYECTO DE INVERSIÓN.Todas las herramientas de Panificación Territorial que se han desplegado en los últimos años, como el PLAN DE DESARROLLO REGIONAL, PLADECO, PLADETUR, RESERVA DE LA BIÓSFERA ARAUCARIAS (UNESCO), GEOPARQUE KÜTRALKURA y otros, así como la explícita voluntad de las comunidades Mapuche y las organizaciones sociales de la comuna de Curacautín, dejan en claro que quienes habitamos este territorio deseamos actividades productivas que garanticen la protección y preservación de los altos valores ambientales y culturales. El proyecto “Central Hidroeléctrica Doña Alicia”confronta esta voluntad ciudadana y no aborda seriamente las contradicciones que tiene con las aspiraciones de quienes habitamos este territorio. Creemos que el proceso de construcción de los instrumentos de ordenamiento y planificación territorial, generados de manera amplia y participativa, reflejan el espíritu democrático que la región necesita y que son alterados radicalmente por la decisión unilateral del proponente de un proyecto que busca imponer su afán de lucro y sus concepciones de uso de los recursos, que posterga la multiplicidad de usuarios y visiones culturales, e ignora los esfuerzos institucionales. Justamente, el proceso de ampliación de la Reserva de la Biosfera Araucaria y su posterior postulación ante UNESCO, refleja ese amplio consenso y apoyo institucional del Estado chileno, el mismo que sería profundamente afectado por la decisión de un inversionista ajeno a la región. Una situación que habría que hacer notar a UNESCO, pero también un tema que deben reflexionar los organismos públicos que se han esforzado por ampliar los acuerdos sociales y fortalecer la institucionalidad pública.

4. ESTE PROYECTO NO ES CAPAZ DE GARANTIZAR LA PROTECCIÓN DE LOS ALTOS VALORES AMBIENTALES Y SOCIALES DEL TERRITORIO. Estamos convencidos de la incapacidad del titular de este proyecto para hacerse cargo responsablemente de todos los aspectos técnicos y sociales que podría significar una intervención en el río Cautín. El dato más contundente es que, después de un año y medio de tramitación, existen más de 120 solicitudes de aclaraciones, rectificaciones o ampliaciones a la última Adenda del proyecto (Resumen del ICSARA N° 2, del 30 octubre de 2014), algunas de ellas de mucha complejidad, lo que en términos generales revela el deficiente nivel técnico del titular y cuestiona seriamente la capacidad para emprender un proyecto de manera sustentable y en estricto apego a la ley.

5. EL TITULAR HA INTENTADO MINIMIZAR INTENCIONALMENTE EL ALCANCE REAL DE LOS EFECTOS ECOSISTÉMICOS DEL PROYECTO. En concordancia con el punto anterior, el titular se ha atrevido a manifestar que “no habría afectación ambiental de especies endémicas” y a declarar la inexistencia de especies con algún tipo de protección ambiental en la Línea Base. El conocimiento ecológico local ha dejado al descubierto la falta de rigurosidad de los estudios encargados y la clara voluntad de sub representar la complejidad de este ecosistema: los vecinos organizados han identificado aves, mamíferos, reptiles, hongos, peces y anfibios no considerados por el estudio, varios de ellos amenazados, como el Lagarto Gruñidor del Sur (PristidactyLustorcuatus), que se encuentra en la categoría de “Peligro de extinción”. Igual situación en lo que se refiere a la Flora, claramente deficiente.

6. ESTE PROYECTO NIEGA EL VALOR ÉTNICO DEL RÍO CAUTÍN Y NO ASUME LAS IMPLICANCIAS PARA LAS DIFERENTES COMUNIDADES MAPUCHE DEL TERRITORIO. Para ello, ha definido un área de influencia inexplicablemente acotada, que debiera como mínimo circunscribirse a la demarcación territorial de la Reserva de la Biósfera Araucarias. Desde esta perspectiva territorial e intercultural, no podemos permitir que un emprendimiento empresarial de estas características se lleve a cabo sin una consulta previa, libre e informada a las comunidades Mapuche, tal como lo establece con claridad el Convenio 169 de la OIT para todo proyecto que se realice en territorio indígena.

En su Manifiesto, los Lonkos del territorio han señalado:”La sabiduría ancestral reconoce que este tipo de proyectos es una nueva forma de irrumpir por sobre la voluntad del pueblo Mapuche y representa un grave deterioro de los recursos esenciales para la vida: el Co (agua), la Mapu (Tierra), y todo lo que en ellas se sustenta: el bosque, los animales, el hombre, y la vida en su totalidad. Las comunidades Mapuche no aceptamos que los empresarios vengan a decidir como debemos vivir, o a imponernos sus intereses y sus reglas, a las que llaman mercado o modelo económico. Nuestra vida y cultura, se definen a partir del respeto al lugar donde vivimos y hoy nos sentimos amenazados y transgredidos con este y otros proyectos.”

7. RECHAZAMOS LAS MALAS PRÁCTICAS DE ESTA EMPRESA Y NO ACEPTAREMOS SUS COMPENSACIONES ECONÓMICAS, PUES PARA NOSOTROS LA CONCIENCIA CIUDADANA NO TIENE PRECIO NI ESTÁ A LA VENTA. En los últimos meses hemos visto como el titular ha enfrentado nuestras demandas ciudadanas ofreciendo recursos económicos del todo cuestionables, tanto a personas como a empresas locales, intentando con ello resolver vía exprés las propias falencias del proyecto, generar división y acallar las voces críticas. Estas ofertas, algunas explícitas y otras veladas, representan una grave amenaza a la paz social de este territorio y son completamente incapaces de compensar la afectación que este proyecto podría generar si es que se lleva a cabo.

8. LA TRAMITACIÓN DE ESTE PROYECTO YA ESTÁ TENIENDO EFECTOS NEGATIVOS, PUES HA MULTIPLICADO PROYECTOS ENERGÉTICOS DE MENOR ESCALA QUE ASPIRAN A ELUDIR LOS ESTUDIOS DE IMPACTO AMBIENTAL. La explícita y evidente desaprobación ciudadana hacia la “Central Hidroeléctrica Doña Alicia” está provocando que otros proyectos hidroeléctricos cambien su estrategia. Para facilitar la tramitación de los permisos que les permitan construir centrales hidroeléctricas de menos de 3MW, se está buscando eludir la presentación de estudios de línea de base ambiental y evitar el escrutinio y oposición por parte de la ciudadanía. La actual legislación permite y avala está práctica, no obstante, la ley es débil al no considerar que la sumatoria de estas centrales de paso instaladas sobre una misma cuenca, provocará la fragmentación de los ríos, alteración en sus regímenes hidrológicos e hidrodinámicos naturales y, en consecuencia, afectación sobre la disponibilidad y distribución del agua en la cuenca (superficial y subterránea), modificaciones en el hábitat físico-químico, funcionalidad del ecosistema fluvial, stress y degradación de los ecosistemas y pérdida irreversible de la biodiversidad.

9. EXIGIMOS UNA EVALUACIÓN RIGUROSA E INTEGRAL, QUE CONSIDERE LOS GRAVES EFECTOS SINÉRGICOS DE LOS DISTINTOS PROYECTOS QUE PRETENDEN UTILIZAR EL AGUA DE ESTE TERRITORIO. Los ciudadanos consideramos que este proyecto no puede ser evaluado por separado, circunscribiéndose a una mínima porción de la cuenca, sin considerar los efectos sistémicos que implica su aprobación, pues representa la puerta de entrada a numerosas iniciativas similares. Actualmente, existen más de 15 proyectos hidroeléctricos en diferentes estados de avance, que se pretenden asentar en la Cuenca y afluentes del Río Cautín, y que esperan ver facilitada su tramitación una vez aprobada por las autoridades la RCA de este proyecto.

10. ESTE PROYECTO PUEDE DAÑAR ESTRUCTURALMENTE EL DESARROLLO, LA PAZ Y LA CONVIVENCIA DE QUIENES HABITAMOS LA CUENCA DEL CAUTÍN. Hemos constatado que este proyecto en particular, junto con el aumento acelerado de otras iniciativas hidroeléctricas en la zona, está generando una grave situación, que se traduce en el lucrativo negocio en el que se ha convertido vender derechos de agua no consuntivos y consuntivos a estas empresas. En la comuna, la mayoría de estos derechos está en manos de un numero reducido de privados y familias, claramente identificados por los ciudadanos, que los están vendiendo a los titulares de estos proyectos, auspiciando de esta forma la intromisión y ejecución de un mayor numero de estas centrales y con ello, el monopolio y mercado del agua, lo cual se traducirá en un retraso económico y social de gravísimas consecuencias para las comunidades que estamos siendo afectadas. La región de la Araucanía y en particular la Provincia del Malleco, nos muestra -como ningún otro sitio en el país- la gravedad del conflicto que causa la desigualdad, la impotencia de las personas,la vulneración de derechos ancestrales y la ausencia de políticas justas y pertinentes culturalmente. Por ello, no permitiremos que el Proyecto “Central Hidroeléctrica Doña Alicia” contradiga la voluntad ciudadana, desequilibre la armonía social y afecte el incipiente camino de desarrollo sustentable que estamos tomando.

11. LA LEGISLACION Y LA NORMATIVA AMBIENTAL NOS HA GENERADO UNA PROFUNDA DESCONFIANZA. La ciudadanía de Curacautín concibe como una aberración que el Estado de Chile entregue la responsabilidada las empresas titulares de proyectos para que definan la línea de base ambiental de los lugares que afectarán irreversiblemente y a perpetuidad. La caracterización ecosistémica de estos lugares debiera ser ejecutada e implementada por instituciones independientes u organismos del Estado, de tal forma que cualquier proyecto pueda y deba ajustar sus estudios, evaluación de impactos, medidas de mitigación y reparación, sobre una información recabada de manera imparcial, fidedigna y cabal. El Estado chileno tiene la obligación de anteponer a la aprobación e implementación de estos proyectos, estudios que permitan describir, conocer, diagnosticar y entender los ecosistemas naturales existentes en la zona, los procesos y condiciones que determinan su estructura, composición y funcionamiento, posibilitando formular directrices científicas consistentes para una gestión de los recursos hídricos verdaderamente integral, de tal forma que se cumpla con lo señalado en la Constitución de la República, en el capítulo 3, De Los Derechos Constitucionales, artículo 8, que señala como un deber del Estado tutelar la preservación de la naturaleza.

Por todo lo anterior, quienes firmamos esta carta demandamosque nuestra voz sea escuchada por las instituciones del Estado, y requerimos quelos Servicios Públicos actúen con la mayor responsabilidaden la tramitación de este Proyecto, evitando que se genere un nuevo conflicto en la región.

Asimismo, manifestamos nuestro rechazo radicala este proyecto, que afecta irreversiblemente el ecosistema del río Cautín, que no considera la cultura ancestral Mapuche, contradice la voluntad de los habitantes, interviene dañando el territorio declarado reserva mundial de biósfera y altera el camino de sustentabilidad que entre todos y con respeto estamos construyendo.

Suscriben esta carta las siguientes organizaciones sociales del territorio:

1. Agrupación Cultural Huitral-Mapu

2. Agrupación Cultural TUGUN

3. Agrupación Curacautín Sin Embalses

4. Agrupación Ecológica Ambientalista “Vive Curacautín”

5. Agrupación Turística de Malalcahuello

6. Cámara de Turismo de Curacautín

7. Cámara de Turismo de Malalcahuello

8. Centro de Alumnos Liceo Las Araucarias de Curacautín

9. Coalición Ciudadana Aysén Reserva de Vida

10. Comité Nacional pro Defensa de la Fauna y Flora, CODEFF

11. Comité de Adelanto de Malalcahuello

12. Comunidad Mapuche Benancio Huenchupán

13. Comunidad Mapuche Pancho Curamil

14. Comunidad Mapuche Quilape López

15. Ética en los Bosques

16. Fundación Huerquehue

17. Junta de Vecinos Nº 2 de Curacautín

18. Junta de Vecinos de Malalcahuello

19. Parques Para Chile

20. Observatorio Ciudadano

21. Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, OLCA

22. Red de Acción de los Derechos Ambientales, RADA

23. Red Reserva de la Biosfera Araucaria

24. Red Territorios Justos y Sustentables

 

25. Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Curacautín