sábado, julio 13, 2024

Comunidad de Machi Celestino Córdova manifiesta negación de ejercicio espiritual y discriminación por parte de CET Vilcún

 

El día de ayer, pu lagmien en representación de la Comunidad Chicahual Córdova Notrüko y de la autoridad ancestral espiritual Machi Celestino Córdova, se reunieron en la Intendencia Regional de La Araucanía con motivo de entregar una carta al Delegado Presidencial José Montalva, para exponer la solicitud de autorización de realización del Nguillatún en el Nguillatuwe del Centro de Educación y Trabajo CET de Vilcún.

Al respecto, Cristina Romo Peralta, werken del machi Celestino Córdova, comentó: “Hoy día hemos venido hasta la Intendencia para entregar una carta al Delegado Presidencial como representante del Estado chileno en el territorio. Nosotros desde hace más de seis meses hemos venido reclamando para que se nos autorice la realización de nuestro guillatún en nuestro guillatuwe del CET de Vilcún, sin embargo, el día 2 de agosto hemos recibido una respuesta de parte de Gendarmería de Chile insatisfactoria ya que se nos restringe nuestro ejercicio espiritual a un día.”

Así, explica: “El año pasado nosotros celebramos nuestro guillatún por cuatro días y por lo tanto no se entiende esta decisión arbitraria de parte de Gendarmería, institución que por lo demás no se manda sola, depende de la Subsecretaría de Justicia y por ende del Ministerio de Justicia, un ente de gobierno. Acá nosotros vemos en esta decisión bastantes aspectos que dicen relación con la negación de nuestro ejercicio espiritual y con una clara discriminación como pueblo mapuche”.

Luego, agrega: “En la Declaración de la Nación Unida sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas se establece que el ejercicio de nuestros derechos deben estar libres de toda forma de discriminación, situación que en esta oportunidad no la vemos de esa manera. Nosotros tenemos nuestro guillatún una vez al año y a diferencia de otros creos que celebran su ceremonia de forma semanal en las distintas instituciones y por lo cual no se ven afectados o no se restringe su estructura autodefinida en que ellos mismos se dan”.

“Lo que sí ocurre –explica la lagmien Cristina Romo- en nuestro caso en que se ha resuelto nuestra petición de forma arbitraria negando nuestro libre ejercicio espiritual y se restringe el uso de nuestro legítimo derecho a la realización de una ceremonia tan solo en un día, lo que se traduce en una transgresión cultural desde la institucionalidad se incide en la forma en que vivimos y practicamos nuestra religiosidad. Todo esto sin que exista una justificación razonable que explique las diferencias de trato con los otros credos. Aquí nosotros dijimos no se les puede producir una intervención y eso es lo que quieren ellos hacer al restringir nuestro guillatún a un solo día. A los demás credos se les restringe su reunión, encuentro, ceremonia, misa a menos de la mitad, no es así. ¿Por qué entonces con nosotros se hace eso? ¿No es acaso un trato discriminatorio? Nosotros creemos a todas luces que sí.”

Al respecto explica que los pueblos indígenas tienen derecho a manifestar, practicar, desarrollar, enseñar sus tradiciones y costumbres y ceremonias espirituales y religiosas y mantener y proteger los lugares religiosos y culturales y acceder a ellos privadamente y utilizar y controlar los objetos de culto.

Así, señala:  “ Y esto es claramente algo que no nos está permitiendo Gendarmería de Chile con la venia de este gobierno. De acuerdo a lo anterior, esta decisión arbitraria de concedernos solo un día para nuestro libre ejercicio espiritual se nos quiere claramente someter a una forma de asimilación forzada y por lo tanto asimilar una forma de ejercer nuestra creencia espiritual que no es la nuestra allanando el camino hacia la destrucción de nuestra espiritualidad y con ello vulnerando nuestros derechos consagrados en los artículos 11 y 12 de la misma Declaración de las Naciones Unidas”.

Así agrega, explicando que esto “supone el reconocimiento de un derecho a una cultura propia y la preservación cultural y el derecho colectivo a la integridad cultural o el derecho a la supervivencia colectiva de las comunidades, eso a nuestro parecer no se está respetando. Esta resolución que es la que se nos ha notificado restringe nuevamente nuestro ejercicio espiritual y pretende imponer estructuras que son ajenas a las nuestras, es decir, la respuesta que se ha dado nuestra comunidad no solo atenta en contra de nuestros derechos en tratados internacionales, sino que también a la propia normativa interna que hoy día está en Gendarmería de Chile dado que está el ordinario 3925”.

Cristina Romo emplaza al gobierno de Chile para que se pronuncie en torno al guillatún, añadiendo: “pero también queremos emplazar al director nacional de la CONADI, el lagmien Penchuleo, porque aquí la CONADI algo también tiene que decir, es una institución que vela por los derechos de los pueblos indígenas y por lo tanto también se debe pronunciar respecto a la realización de nuestro guillatún en el Cet de Vilcún. Aquí, Lagmien Penchuleo- señala- usted es mapuche y por lo tanto algo tiene que decir. ¿Qué es lo que más prevalece en usted? ¿Ser funcionario de gobierno o ser parte del pueblo mapuche? Algo debe decir usted”, finaliza reflexionando.

 

- Advertisment -spot_imgspot_imgspot_imgspot_img

Lo Más Reciente